•  
  •  

home
Inicio » Estudiar en la UdeA » Pregrado » Camino a la Universidad
  
    Carta abierta al bachiller     
    Camino a la Universidad     

Carta abierta al bachiller

Estás en el último año de bachillerato y en tu cabeza mil preguntas y posibilidades sobre tu futuro dan vueltas y vueltas. Esta situación puede ser difícil para muchos por estar en un momento de la vida en el que pesa mucho el presente, donde sólo es importante lo que pasa hoy y mañana y lo divertido que esto resulte. Otros no tendrán muchas complicaciones porque desde tiempo atrás, por x o y motivo, tienen clara su motivación por una área de estudio, una profesión o una actividad.

Sea como fuere es una época de interrogantes e inquietudes, donde tú por más ayuda e instrucciones que recibas tendrás que ser el piloto de tu propia vida, por eso es importante que seas consciente de la existencia de múltiples caminos, avenidas e incluso autopistas por las que puedes viajar. Es fundamental que conozcas tu potencial para que puedas orientarlo y llegues a ser lo que estás en condiciones de ser, y de esta manera puedas autovalorarte y realizar lo que esté acorde con tu esencia y con la visión que tengas del mundo, a pesar de los límites impuestos por las realidades políticas, sociales y económicas. La época en que vives no es fácil y requiere luchadores, seres que amen y persigan sus ideales.

No hay un único lugar donde un ser humano pueda realizarse, por eso no hay que obsesionarse con la idea de la universidad, puede ser que tu realización esté en otro lugar. Saberlo no será fácil y a lo mejor tendrás que dar vueltas y revueltas para ubicarte. La condición del ser racional se mueve en la ambivalencia y la contradicción; es la paradoja humana. Cada proceso será diferente, y estará muy relacionado con cada personalidad básica, es decir con la manera de ser, actuar, comprenderse y comprender el mundo. Por ello te invito, al igual que a tus padres y profesores a entender la decisión vocacional y profesional, desde un contexto amplio e integral. El no hacerlo puede tener consecuencias en la construcción de tu proyecto de vida y posteriormente en el mundo laboral y social.

En el momento en que decides que quieres ser admitido en la universidad, puedes verte atrapado en una red de propuestas y expectativas que otros, muy importantes para ti, tienen frente a tu elección: tu mejor amigo te propone que estudien juntos, tu primo te asegura que la carrera suya es la más bacana de todas, tus papás con la mejor voluntad te enrollan en sus sueños y aspiraciones y sobre todo en una carrera en que “no te mueras de hambre”, en la tele repiten sin parar lo del desempleo en estas y aquellas profesiones, los profesores examinan tu historial académico y sin duda piensan que tal profesión es la tuya, el psicólogo te aplica unas pruebas y descubres nuevas posibilidades y cada día que pasa esa compleja telaraña de opciones y opiniones crece, pero sea cual sea su tamaño tú tienes que desbaratarla antes de tomar una decisión. ¿Cómo? Debes escuchar con atención y luego poner en una balanza toda esta información que te llega de afuera y compararla con toda la que tienes dentro de ti. Tomar la decisión es tarea tuya, pues te tocará asumirla y vivir con ella de ahí en adelante, con todo lo bueno, lo maluco e inclusive con las reparaciones que tengas que hacerle en el camino.

La elección profesional está vinculada al logro de sueños, al desarrollo de capacidades o habilidades; al desempeño personal, al goce y a la realización individual y social. Es una determinación importante y vale la pena que te tomes tu tiempo y que en esa refl exión pongas tus cinco sentidos, lo único que yo puedo ofrecerte son algunos elementos que debes tener en cuenta en ese momento, porque tampoco tengo una respuesta contundente a esa pregunta que ronda sin parar: ¿Qué hacer para tomar la decisión acertada?

Estas son mis sugerencias, espero que te ayuden en esta elección:

  • Imagina tu futuro a corto, mediano y largo plazo y percibe los sentimientos, realizaciones, temores y las maneras de enfrentar el mundo que podrías vivir en cada etapa.
  • Contacta el área académica en la cual encontraste más satisfacción en la secundaria.
  • Identifi ca tu razón de ser en el mundo. ¿Cuál es tu misión? Te cuento que no es fácil.
  • Visualiza tu quehacer como profesional en el futuro e imagina tu lugar de trabajo, ¿en qué te desempeñas y con quién lo realizas? Allí podrás observar algunas de tus preferencias en cuanto a espacios: abiertos, cerrados, vínculos: personales-impersonales, y temáticas: prácticas-teóricas, concretas o abstractas.
  • Establece relación entre tus características o actitudes personales y las cualidades básicas exigidas por la carrera que piensas elegir.
  • Precisa la asignatura o asignaturas que asimilaste con más facilidad y aquellas en las cuales tu rendimiento académico fue superior y constante a lo largo de tus estudios.
  • Analiza tus realidades económicas y defi ne tu rango de dedicación al estudio, es decir, ¿te convendría hacerlo de tiempo completo? ¿de tiempo parcial? o inclusive, ¿a distancia?
  • Respóndete: ¿Requieres un trabajo para poderte sostener, un préstamo o el apoyo de alguien en particular y cuáles serían los trámites para lograrlo?
  • ¿Te convendría iniciar los estudios universitarios optando por una tecnología y más tarde acceder a estudios profesionales o puedes elegir en principio estudios de cinco años o más?
  • ¿Podría ser ventajoso para ti capacitarte en algo muy técnico en un comienzo para poder trabajar y más tarde aspirar a niveles superiores?

Ten en cuenta que si el acierto no es total, es posible hacer ajustes, cambios, buscar áreas de especialización de mayor interés. Inclusive hay personas que aprenden a amar sus elecciones sobre la marcha una vez realizan análisis basados en ventajas y ganancias. Siempre habrá quienes realizan opciones apropiadas, otros que rectifi can a tiempo y unos terceros que se adaptan a las exigencias que les imponen sus niveles de estudio. La claridad que tengas sobre tus fortalezas y tus debilidades será un buen aliado para tu elección. Si aún te sientes muy confuso busca ayuda. Alguien con buen criterio y buena formación te puede orientar.

Emilia Pulido de Peláez (q.e.p.d.)
Psicorientadora
Universidad de Antioquia

Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108
Conmutador: [57+4] 219 8332 | Clic para enviar un correo electrónico | Fax: [57+4] 263 8282 | NIT 890980040-8
Horario de atención sede central: lunes a viernes de 8:00 a.m. a 12:00 m. y 2:00 a 6:00 p.m. | Horario de atención sedes y seccionales
Medellín - Colombia |Todos los Derechos Reservados © 2011