Esp
miércoles, 18 de octubre 2017
18/10/2017
Síguenos

Listado

El Almanaque de Jorge Tiscornia llega a Medellín

zuecos almanaque
Fabricación de los zuecos para el documental Almanaque

Por Elizabeth Ramirez

Hace cuarenta y cinco años, cuando fue enviado a la cárcel, Jorge Tiscornia nunca pensó que escribir un almanaque de sus días encerrado le llevaría, mucho tiempo después, a visitar varios países del mundo y a ser un símbolo de la conservación de la memoria latinoamericana.

Del 22 al 25 de mayo, Jorge Tiscornia y José Pedro Charlo visitaron el país por primera vez y llegaron a Medellín para estar presentes en la inauguración de la exposición “Almanaque. 4.646 días de encierro” que estará hasta finales de julio en el Centro de Recursos para la Activación de la Memoria (CRAM) del Museo Casa de la Memoria. Además, participaron en dos conversatorios con proyección del documental dirigido por Charlo en la Universidad de Antioquia y la Universidad Pontificia Bolivariana. Esto como parte de las actividades académicas asociadas a la exposicion “El curso de la huella” producto de la alianza entre el Museo de Antioquia, la Universidad Pontifica Bolivariana, la línea de investigación Memoria y Sociedad del Grupo de Investigación en Información, Conocimiento y Sociedad de la Escuela Interamericana de Bibliotecología y el Museo Casa de la Memoria.

Jorge Tiscornia nació en octubre de 1944 en Montevideo. Era estudiante de arquitectura y luego militante del Movimiento de Liberación Nacional conocido como los “Tupamaros”, que ejerció como guerrilla urbana en Uruguay en los años sesenta y setenta. Tenía 27 años cuando fue arrestado por el gobierno en junio de 1972 y no sería libre hasta 4.646 días después, en marzo de 1985. Como muchos otros, fue un preso político de la Dictadura militar uruguaya (1973-1985).

El miércoles 25 de mayo, en el Edificio de extensión de la Universidad de Antioquia, Jorge y José estuvieron presentando el documental y contestando las preguntas de los asistentes. Esto es algo que vienen haciendo juntos hace varios años. Aunque no lo sabían, ambos vivieron tras las rejas, y no se conocieron sino hasta veinte años después de ser libres. El penal de Libertad, ubicado en la ciudad del mismo nombre —a 52 kilómetros de Montevideo— fue el lugar donde pasaron años de encierro, Jorge por doce y José por ocho. 

El secreto del recluso 777


penal libertad
Ingreso al penal de Libertad (Captura del documental)

En el documental Almanaque, se pueden observar estos calendarios. Escritos en papel de tabaco, con tintas rojas y negras, letra pequeña y llenos de símbolos y letras, son algo que con el tiempo incluso al propio Jorge le cuesta descifrar. “El detonante de los almanaques fue después de pasar por torturas cuando pregunté al calabozo del lado ¿Qué fecha es hoy?. Nadie tenía idea. Me trasladaron y cuando regresé volví a preguntar. Entonces un compañero se puso a cantar La Marsellesa. Pensé que él estaba loco y me dijo que era 14 de julio, porque él había logrado averiguarlo. Ya tenía la fecha pero no qué día era. Ese día empecé a escribir los almanaques.”

Cuando Jorge ya era libre, pensó que debía seguir y dejar atrás su tiempo encerrado y eso se reflejó en sus almanaques “Pasaron quince años para que yo abriera los zuecos donde estaban los almanaques y volviera a verlos. Eso es una etapa pasada y no tenía interés de mostrarlos a nadie. Cuando un buen día, hablando con varios compañeros nos pusimos a hablar lo que pasaba en tal o cual fecha en el penal y yo dije: Tengo esto. A la mesa llevé los zuecos, los partimos y de ahi salio la idea de hacer un libro que se llama Vivir en libertad que escribí con Walter Phillips-Treby.”

Zuecos
Tomado de http://www.elalmanaque-film.com/fotos.html

En esos zuecos de madera había, sin duda, un tesoro escondido. El mismo los fabricó en el penal luego de haber perdido unos almanaques en un traslado “Se me ocurre que tengo que ocultarlos y si bien en la celda había lugares donde ocultarlos se podía dar que me dijeran vaya levante sus cosas y se cambia de celda y no te da tiempo de sacarlos. La otra idea era ocultarlos en algo que yo siempre pudiera transportar conmigo.” Se hizo los zapatos y los usaba para caminar y bañarse con ellos. Luego los abría, guardaba más almanaques y volvía a reacondicionarlos “Eso empecé a hacerlo una vez al año y terminé haciéndolo cada seis meses. Eran algo que podía estar perfectamente a la vista porque su aspecto no era atractivo. Eso hacía que fueran un lugar que yo sentía que podían estar seguras las cosas.”


El libro Vivir en libertad fue el hilo conductor para que el documentalista José Pedro Charlo se enterara que Jorge era ese recluso que hacía resonar el piso del penal de Libertad cuando caminaba. “Yo estaba filmando un documental cuando en el desarrollo de este leí el libro. Ahí me enteré que existían unos registros ocultos que Jorge había tenido por años. Yo tenía un recuerdo de eso, del sonido de los suecos de madera, porque en esa época todo el mundo usaba zapato de goma y aunque no lo escuchaba todo los dias ni mucho rato, con la acumicacion de los dias se empiezan a identificar esos sonidos. Yo no sabía quién era, pero pensaba ¿quién es este que tiene zapatos que hacen ruido?.”

Jorge pensó que había encontrado la idea para hacer el documental sobre sus años encerrado y los de otros como el. entonces busco a Jorge y le propuso hacer el documental “Hacía tiempo quería hacer una película sobre el penal de Libertad pero no encontraba como. Porque estuvimos muchos ahí pero no había una memoria colectiva porque la fragmentación era mucha. Los almanaques me dieron la percepción de una persona, que no eran un encargo político ni nadie le dijo que lo hiciera”. Para filmar el documental se hizo un proceso de buscar fondos y ganar varios concursos, además de presentaciones a nivel internacional.Gracias a los avales de algunos premios en Uruguay pudieron darle vía libre al proyecto.

En el filme puede verse como años después de estar encerrado allí, Jorge regresó a lo que fue su antigua celda y observó todos los cambios que el tiempo ha traído a lo que fue su hogar por doce años. Gracias al documental han podido viajar a Europa y Latinoamérica y además dar charlas en colegios e instituciones educativas uruguayas.

Calendarios de la memoria

Almanaques Jorge TiscorniaLos almanaques, en sí, son escritos en papelitos mínimos. Tienen un código personal que hay que ir descubriendo. Jorge todavía se sorprende de que sus almanaques hayan llegado a tantos lugares. Dice que por “ser desmemoriado” fue que empezó a escribirlos “Todos los días en el penal eran iguales, por lo tanto, vacíos. No tenían contenido ni diferencia y lo que hice fue llenarlos de eso para poder diferenciarlos uno de otro.” Esto recuerda que se lo dijo un amigo y afirma que adoptó esta definición para explicar por qué empezó a escribir sus almanaques.

Sus compañeros de celda ya sabía de la existencia de los textos y le hacían aportaciones para registrar cosas que sucedían en los días de encierro “Fue una creación conjunta. Varios amigos me decían qué cosas anotar en ellos.” Esos amigos compañeros le ayudaron para que no lo descubrieran “En la convivencia diaria teníamos la complicidad de las cosas escondidas. En el 84, cuando volvía con mi compañero a la celda, poco antes de salir, yo seguía portando mis zuecos y mi compañero se reía de la preñez de ellos.”

Fallecimientos, traslados, comidas, enfermedades, torturas, días en el calabozo, días de deporte y eventos aparentemente poco importantes fueron los que Jorge iba registrando en sus almanaques usando palabras claves, dibujos y símbolos. Cuando se le pregunta por una palabra como “Gol”, escrita en uno de ellos él responde “Le puse esa palabra porque ese día era el 27 de junio de 1973, el día del golpe de estado.”

El Almanaque de Jorge Tiscornia es el único diario escrito y ocultado durante la dictadura uruguaya. Por esto fueron declarados Patrimonio por la UNESCO en 2014 y ya hacen parte oficial del Registro Regional Memoria del Mundo como "Patrimonio Documental de América Latina y El Caribe" por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco). Jorge decidió donarlos y ahora están conservados en el archivo de la Secretaría de Derechos Humanos para el Pasado Reciente de la Presidencia de la República de Uruguay.

José Tiscornia y José Pedro Charlo
Jorge Tiscornia (izquierda) y José Pedro Charlo (derecha)

Cuando salió de prisión, Jorge decidió que se reintegraría a la sociedad uruguaya. Formó una familia y siguió con su vida. Ahora su historia en el penal es parte de la memoria colectiva de tantos presos como José. Tanto los almanaques, las fotos que logró tomar de penal, los libros y el documental hacen parte de una muestra más de esfuerzos cotidianos para preservar la memoria. “La memoria borra más recuerdos de lo que uno se imagina” afirma José Pedro en el documental. Porque para recordar hay que hacer más esfuerzo. Jorge, sin saberlo, estaba haciendo memoria y eso es lo que tanto la exposición de la Casa de la Memoria como la línea de investigación de la EIB quieren que la ciudadanía pueda conocer. 

Informes

comunicacionesbibliotecologia@udea.edu.co | Teléfonos: 219 59 30 - 219 59 47

54d4db3244a5e15c6a21152b_logo-renata.png
54d4db5924c957e253bd5fa5_logo-ruana.png
54d4db63ae77e15e6afe94a0_logo-universia.png
54d4db6add1988d75368ecff_logo-icetex.png
54d4db7744a5e15c6a211531_logo-colombiaprende.png
54d4db7edd1988d75368ed05_logo-gobiernolinea.png
54d4db86dd1988d75368ed09_logo-canalu.png
54d4db9644a5e15c6a211534_logo-cis.png
54d4db9d44a5e15c6a211535_logo-colciencias.png
54d4dba444a5e15c6a211539_logo-ips.png
Sistema Único de Información de Trámites - SUIT
54d4dbb7ae77e15e6afe94a4_logo-redemprendia.png
54d4dbbfdd1988d75368ed14_logo-colombia.png
Fundación UdeA
No + filas
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57+4] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57+4] 263 8282 | Peticiones, Quejas, Reclamos y Sugerencias
NIT 890980040-8
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2017