Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

Esp
lunes, 10 de diciembre 2018
10/12/2018
Síguenos

Listado

“Todo lo que he logrado se lo debo a la universidad pública”

El profesor David Antonio Pineda Salazar, actualmente adscrito al departamento de Medicina Interna y Morfología, fue reconocido como investigador emérito por su contribución y trayectoria académica e investigativa, la cual ha sido determinante para el fortalecimiento del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación. Este reconocimiento, que es de carácter vitalicio, es la máxima categoría de Colciencias para investigadores colombianos. 

Su formación le ha permitido desempeñarse en diferentes áreas del conocimiento. Es doctor en psicología con orientación en neurociencia cognitiva aplicada, magister en neuropsicología; especialista en neurología y en salud mental y farmacodependencia y médico cirujano.

Por su categoría emérita, conversamos con el profesor Pineda sobre su trayectoria en la docencia e investigación, como también sobre el legado que le deja a la Facultad de Medicina de la Alma Mater. 

Colciencias lo reconoce a usted como investigador emérito, ¿cuál es el sentido de esta categoría?

Desde que inició el Sistema de Ciencia y Tecnología, Colciencias pide que actualicemos periódicamente nuestra hoja de vida, y de acuerdo con la experiencia de investigación, número de publicaciones, citaciones e impacto que haya tenido los estudios o proyectos, se van clasificando los investigadores. Uno arranca como junior, luego es asociado, senior y la etapa final y vitalicia es investigador emérito. Este nivel se da cuando uno reúne ciertos criterios y tiene una larga trayectoria en investigación. 

¿Cuántos años ajustó como investigador?

Yo pertenezco al grupo de profesores de la Universidad que inició en 1994 como docentes e investigadores, esto sucedió bajo el cambio de la misión institucional, donde pasamos de ser una universidad de docencia que investigaba, a una universidad donde la investigación es para la docencia y la extensión. 

¿Por qué decidió ser docente-investigador, qué le atrajo de esta labor?

La curiosidad. Desde que ingresé a la docencia en 1986, al departamento de Fisiología, siempre tuve el deseo de trabajar para responder preguntas. Más que dictar clases, yo buscaba preguntas para resolverlas desde mi actividad docente.
 
¿Sobre cuáles temas le gusta investigar?

Yo he hecho todo tipo de investigaciones: básica, clínica y en otras áreas del conocimiento, diferentes a la medicina. Yo soy doctor en psicología y he realizado proyectos en ciencias sociales y humanas, también en educación. Actualmente participo en un estudio con Ingeniería para el desarrollo matemático de dispositivos cerebrales. 

De sus investigaciones, ¿cuál es la que más destaca?

Sin duda la que más ha tenido impacto nacional e internacional es la investigación sobre la genética del TDAH. Hasta mediados de los 90 se suponía que el trastorno era de origen ambiental, sin embargo, en los grupos Neurociencias de Antioquia y de Neuropsicología y Conducta, ambos de la Facultad de Medicina, describimos una variante genética asociada con la aparición de una proteína moduladora de la dopamina en algunas familias antioqueñas. Para desarrollar este estudio recibimos financiación por 10 años del Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos. 

¿Cuál es la importancia de que un médico investigue durante su actividad asistencial?

La investigación clínica es la manera para generar conocimiento y producir tecnología. Si uno no se hace preguntas de los vacíos que hay en la actividad clínica, seguiremos siendo solo reproductores de conocimiento e información y consumidores de tecnología. Es necesario que los clínicos empecemos a contestarnos más preguntas bajo los métodos de la investigación y en compañía de los pacientes. Ellos no demandan solamente un servicio asistencial, sino que nos ayudan para que encontremos respuestas a las enfermedades y sus respectivos tratamientos. 

¿Cuál es el legado que usted le deja a la Facultad de Medicina?

Toda mi historia de vida como investigador y docente comprometido con la Universidad de Antioquia. La universidad pública me formó y todo lo que he logrado en la vida se lo debo a la educación pública y por eso mi compromiso ha sido la defensa total de la Universidad, que a fin de cuentas es la que nos garantiza que personas como yo, que no fuimos favorecidos con recursos económicos, hubiésemos tenido la oportunidad de ascender y de ser productivos socialmente en un nivel muy alto: la academia y la ciencia. 

54d4db3244a5e15c6a21152b_logo-renata.png
54d4db5924c957e253bd5fa5_logo-ruana.png
54d4db63ae77e15e6afe94a0_logo-universia.png
54d4db6add1988d75368ecff_logo-icetex.png
54d4db7744a5e15c6a211531_logo-colombiaprende.png
54d4db7edd1988d75368ed05_logo-gobiernolinea.png
54d4db86dd1988d75368ed09_logo-canalu.png
54d4db9644a5e15c6a211534_logo-cis.png
54d4db9d44a5e15c6a211535_logo-colciencias.png
54d4dba444a5e15c6a211539_logo-ips.png
Sistema Único de Información de Trámites - SUIT
54d4dbb7ae77e15e6afe94a4_logo-redemprendia.png
54d4dbbfdd1988d75368ed14_logo-colombia.png
Fundación Universidad de Antioquia
No + filas
No + filas
Hacemos Memoria
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57+4] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57+4] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones

Política de tratamiento de datos personales

Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2018