Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

Esp
lunes, 1 de junio 2020
01/06/2020
Síguenos

Listado

Eliminar la hepatitis: la enfermedad que causa 1.4 millones de muertes anuales

El grupo de investigación en Gastrohepatología de la Facultad de Medicina de la UdeA encontró muestras positivas de hepatitis E en Medellín, uno de los cinco casos virales de esta enfermedad que no cuenta con diagnóstico en el país por su desconocimiento. Se transmite por consumir agua contaminada con heces fecales de porcinos e hígado de cerdo. Actualmente la OMS lucha por eliminar las hepatitis víricas a 2030. 

Los cinco casos de hepatitis virales que hay registrados en el mundo son un problema importante de salud pública porque representan la séptima causa de morbimortalidad, por encima del VIH – SIDA y tuberculosis. A pesar de las vacunas disponibles para prevenir los tipos A y B, y los antivirales de acción directa para tratar infecciones del tipo C, esta enfermedad es la responsable de por lo menos 1,4 millones de muertes anuales.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, OMS, el 90% de los casos de infección están asociados con los virus de la hepatitis B y C, que a fin de cuentas producen cirrosis y cáncer hepático. Aunque el segundo tipo tiene cura, ambos casos pueden ser asintomáticos. 

Antioquia es el departamento que más casos de infecciones reporta ante el Sistema Nacional de Vigilancia en Salud Pública, Sivigila, no necesariamente porque haya más pacientes clínicamente comprobados, sino porque hay una disposición desde las entidades de salud para sistematizar los datos de manera oportuna. 

En Colombia, según el órgano de vigilancia, se registran por lo menos 2 mil contagios de hepatitis B en el año y 300 del tipo C; no obstante, en un periodo de 10 años, los números de contagios por el tipo A disminuyeron de 9 mil a solo mil casos reportados.

 Por la endemicidad de esta enfermedad, la OMS / OPS instó a los gobiernos para crear planes y programas para eliminar las hepatitis, de ahí surge el Plan Nacional de Control de las Hepatitis Virales del Ministerio de Salud y Protección Social, el cual busca sensibilizar, fomentar alianzas y movilizar recursos; políticas basadas en evidencia y datos para la acción y prevención de la transmisión, detección, atención y tratamiento.

María Cristina Navas, profesora titular del departamento de Microbiología y Parasitología y coordinadora del grupo de investigación en Gastrohepatología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Antioquia, señaló que “en 2010 la Asamblea Mundial de Salud fijó en la agenda oficial el control y eliminación de la hepatitis, por eso la OMS invitó a los países miembros para trabajar en la implementación y desarrollo de los sistema de vigilancia epidemiológica de hepatitis virales porque la meta es erradicar los contagios por los cinco tipos de hepatitis, en el mundo a 2030”.

 El Ministerio de Salud y Protección Social incluyó en el convenio 310 de 2013, acordado con la Organización Panamericana de la Salud, la adaptación y validación del plan regional de hepatitis a las necesidades del país, como complemento de las estrategias que el gobierno disponía: vacunas contra la hepatitis A  y B, la vigilancia epidemiológica de las hepatitis A, B, C y coinfección B-Delta; la inclusión de pruebas diagnósticas y tratamiento de las hepatitis en el Plan Obligatorio de Salud y el desarrollo de proyectos de investigación.

Hepatitis E, el virus sin diagnóstico en Colombia

El virus de la hepatitis E, que se transmite especialmente por el consumo de agua contaminada, vísceras de cerdo y contaminación de los alimentos con materia fecal de este animal, fue encontrada por primera vez en Colombia en 2009, cuando el grupo de Gastrohepatología de la Facultad de Medicina de la UdeA estudió una serie de pacientes con hepatitis viral aguda en cinco centros de salud de Medellín. De 167 muestras estudiadas hubo 6 muestras positivas para el anti-VHE y 14 positivas para el Anti-VHE IgG con evidencia de infección en el genotipo 3, el cual estaría asociado por agentes contaminantes presentes en el ganado porcino. 

De acuerdo con la OMS, cada año se infectan 20 millones de individuos, 3 millones desarrollan hepatitis aguda y más de 56 mil mueren por problemas relacionados con la enfermedad. Por las estadísticas y evidencias apoyadas en diversas investigaciones de la UdeA y el CES los investigadores sugieren la necesidad de desarrollar parámetros de infecciones por el virus de la hepatitis E en los diagnósticos del sistema de salud colombiano, pues hasta la fecha no hay forma de establecer patrones endémicos en el país, y por ende, es complejo su análisis fuera de los laboratorios de grupos de investigación. 

“Las acciones de prevención de las hepatitis virales, especialmente de la hepatitis A y E, dependen en gran medida del trabajo intersectorial para asegurar el acceso al agua potable, manipulación adecuada de animales y alimentos y disposición de residuos, entre otras”, afirma el documento base del Plan Nacional de Control de las Hepatitis.

El desafío de los tipos B y C

Por lo menos el 90 por ciento de los casos de hepatitis B y C presentan desenlaces fatales en el mundo a pesar de que la mayoría de los pacientes crónicos son asintomáticas y solo acudan ante un profesional en la salud cuando hay signos de alarma de cirrosis o cáncer hepático. 
De acuerdo con la profesora Navas, son pocas las acciones de sensibilización y educación que se han llevado a cabo respecto a la transmisión de las hepatitis virales, partiendo de que las pruebas diagnósticas de la infección hacen parte del POS y, de por sí, los pacientes tienen derecho a solicitarlas en caso de sospecha. 

Se estima que en el mundo están infectadas más de 2 mil millones de personas con el tipo B de esta enfermedad, donde cerca de 240 millones desarrollan una infección hepática crónica con riesgo de morir por cirrosis o carcinoma hepatocelular. Para esta clase, el tratamiento implica la prescripción de antivirales de por vida para su control, y de igual forma, el Programa Ampliado de Inmunización, PAI, dispone desde 1992 la vacuna para toda la población, desde los primeros 48 horas de vida. 

Por otra parte, la hepatitis C tiene un 95 por ciento de probabilidad de cura con antivíricos de acción directa. Sin embargo, en 2015 solo el 7 por ciento de los 71 millones de pacientes crónicos tenían acceso al tratamiento, esto ha prendido las alarmas en el mundo por el alto costo de los fármacos, por lo que la OMS trabaja en conjunto con los gobiernos para que todas las personas que necesitan estos medicamentos tengan acceso a ellos a un precio asequible.

Entre los retos del Organización Panamericana de Salud y la OMS se encuentra todo el trabajo educativo con la población para evitar contagios por estos dos tipos de hepatitis: la pedagogía para combatir la B está enfocada hacia la promoción de relaciones sexuales seguras porque su principal medio de transmisión es el contacto con sangre y fluidos contaminados. Mientras que el tipo C, que se contagia por contacto con sangre infectada, implica un arduo esfuerzo para prevenir la reutilización de jeringas en espacios hospitalarios y entre consumidores de estupefacientes inyectables, quienes tienden a compartir las agujas. 

La docente María Cristina Navas explicó que las acciones para eliminar las hepatitis víricas deben ir ligadas con las acciones gubernamentales, como la inversión en plantas de potabilización y tratamiento de agua para el consumo humano y residual; control de criaderos y plantas de beneficio porcino; reducción de los costos de antivirales para los tratamientos terapéuticos, acceso a pruebas diagnósticas incluidas en el POS; y ante todo, campañas de educación y sensibilización de la población porque en cierta medida se pueden prevenir los contagios por los cinco tipos de hepatitis. 

 

 

 

54d4db3244a5e15c6a21152b_logo-renata.png
54d4db5924c957e253bd5fa5_logo-ruana.png
54d4db63ae77e15e6afe94a0_logo-universia.png
54d4db6add1988d75368ecff_logo-icetex.png
54d4db7744a5e15c6a211531_logo-colombiaprende.png
54d4db7edd1988d75368ed05_logo-gobiernolinea.png
54d4db86dd1988d75368ed09_logo-canalu.png
54d4db9644a5e15c6a211534_logo-cis.png
54d4db9d44a5e15c6a211535_logo-colciencias.png
54d4dba444a5e15c6a211539_logo-ips.png
Sistema Único de Información de Trámites - SUIT
54d4dbb7ae77e15e6afe94a4_logo-redemprendia.png
54d4dbbfdd1988d75368ed14_logo-colombia.png
Fundación Universidad de Antioquia
No + filas
No + filas
No + filas
ORACLE
Hacemos Memoria
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57+4] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57+4] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2020