Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

Esp
lunes, 18 de noviembre 2019
18/11/2019
Síguenos

Listado

Collages para una escuela disidente

Por Juan Camilo Estrada
Desde el 2015 la Facultad de Educación ofrece a sus estudiantes el curso electivo “Educación y género”, pensado como un espacio para reflexionar sobre la pertinencia de procesos coeducativos que aporten a desmantelar el orden cultural sexista y patriarcal que ha producido relaciones desiguales y de violencia entre hombres y mujeres, entre lo masculino y lo femenino, entre la norma heterosexual y sus disidencias.

En 2019-2 la Facultad decidió ofrecer cuatro grupos del curso los cuales cuentan con más de 100 estudiantes, constituyéndose en una apuesta por vincular estas discusiones tan necesarias hoy con mayor alcance en la formación de las futuras maestras y maestros.

El pasado viernes 18 de octubre, las y los estudiantes del grupo a mi cargo tuvieron la oportunidad de conversar sobre la realidad de las personas con orientaciones sexuales e identidades de género no hegemónicas en la escuela desde los feminismos disidentes con Analú Laferal, politólogx y magíster en estudios culturales y artes visuales, transfeminista y ARTivista antiespecista.

Cabe decir que el valor de este tipo encuentros radica en la posibilidad de acercarse a otros discursos y propuestas que nacen en distintas posiciones teóricas, que no han hecho parte de la formación de maestras y maestros, pero que pueden aportar elementos para construir respuestas a los fenómenos que tienen lugar en la escuela y de los cuales no nos hemos ocupado.

Para dinamizar esta conversación Analú nos propuso la lectura colectiva de algunos fragmentos de textos académicos como “Género en disputa” de Judith Butler o manifiestos políticos, por ejemplo el del Colectivo Universitario de Disidencia Sexual (Chile) los cuales dan cuenta de las perturbaciones al orden social y cultural que ocasiona la visibilidad de las sexualidades y los géneros disidentes, esto es, quienes a través de diversas estrategias de subversión identitaria nos fugamos de la hetero-cis-normatividad.

El propósito de esta conversación estuvo dirigido a emplear los diversos recursos teóricos enunciados a través de la presentación y las lecturas, para responder a preguntas sobre la presencia de las maricas (lesbianas, gais, bisexuales) y las travestis (personas trans, no binarias) en la escuela, esta institución que históricamente ha sido servil a la erradicación de la diferencia.

Dos preguntas fueron planteadas y respondidas por los y las estudiantes a través de la construcción de collages, inicialmente nos cuestionamos sobre ¿qué pasa con lesbianas, gais y bisexuales en la escuela? A lo cual Arnold Sepúlveda en su collage manifiesta que existen en la escuela prácticas heteronormativas que coartan las posibilidades de explorar la sexualidad y el deseo, y cuándo estas otras formas se manifiestan, complementa Paola Taramuel, las personas son rechazadas, humilladas e inferiorizadas, se vuelven objeto de discriminación, agresiones y vejaciones.

Esta realidad es consecuencia de una mirada reducida dice en su collage Ana Salgado, en la cual no cabe otra posibilidad de concebirse, solo es posible aquella en la cual eres hombre heterosexual o eres mujer heterosexual. La forma de alcanzar este ideal la expone Johana Briceño: ocultando todo tipo de enseñanza acerca de la diversidad sexual, corporal y de género, asumiendo que los niños, niñas y jóvenes que están en la escuela no pueden tener orientaciones sexuales o identidades de género diferentes a las hegemónicas porque tal vez, la escuela sea culpada por ello.

La segunda pregunta fue ¿por qué la escuela considera a las travestis/personas trans un peligro? Yamid Gallego responde a través de su collage que esta mirada sospechosa radica en que las identidades trans/travestis cuestionan el status quo, aquel que reproduce un estado de confort. Las personas trans, dice Duván Pérez, representan una contracultura debido a que sus corporalidades, pensamientos, la forma de asumir su sexualidad y su género, también chocan directamente con la cultura patriarcal y heteronormativa dominante que se ha impuesto como una producción de sentido homogeneizadora.

Natalí Botero manifiesta a través de su trabajo que la escuela juega el papel de vigilante, y ve un peligro inexistente en esas diferentes formas de ser, pensar y vivir que habitan a cada sujeto en la escuela, creando imposiciones y castigando, pretendiendo crear una sola forma, que es considerada la “adecuada”. En ese sentido, las travestis son peligrosas en la escuela, dice Lina Coral, porque no permiten continuar con la alienación que exige el sistema, y en ese sentido, porque le muestran al otro que ser diferentes, o bueno, ser como se quiere ser, es posible.

Ahora bien, esta percepción de las travestis como peligrosas se traduce en miedo, la escuela tiene miedo a las personas trans, Carlos Uribe lo expresa en su collage: ellas pueden llegar a desestabilizar estos imaginarios que han cimentado la cultura heteronormativa; para la escuela los roles tradicionales mantienen a la sociedad unida.

Según Analú, “la actividad realizada con maestros y maestras en formación tiene dos significados, primero mostrar distintas maneras de poner la conversación sobre temas que comúnmente generan incomodidad a través de lenguajes propios de las prácticas artísticas que pueden ser un puente para permitir esa puesta en común de saberes. El segundo significado tiene que ver con poner sobre la mesa las diferentes manifestaciones históricas de lo que hemos llamado teoría querer o transfeminismo, un conjunto de ideas que para mí significan mucho porque ponen el debate sobre el cuerpo y el género desde un lugar que es perturbador del orden social político y económico; es por eso importante que los futuros maestros y maestras conozcan estas ideas, porque usualmente se desprecian las distintas identidades o corporalidades no hegemónicas que existen en las instituciones educativas, y uno de sus compromisos debería ser protegerles, cuidarles y permitirles que habiten una escuela libre de violencias.”

Al terminar la sesión Analú concluye que “las preguntas sobre el cuerpo, la sexualidad y las identidades puestas desde el feminismo a través de éstas lecturas que llevaron a ciertas reflexiones mediante el collage, buscaron poner un tema que es poco común en las conversaciones que tienen lugar en la escuela, aunque si es común a la escuela porque la habita, y quienes son ese principal referente al interior de ellas son las maestras y los maestros, quienes serán además las primeras personas que reaccionen frente a las violencias que se presentan para normalizar a quienes nos fugamos de la norma. Si no se le da importancia a esta realidad, si no se atiende, seguiremos perpetuando que la escuela sea un escenario que corrige y castiga estas fugas a la normalidad. Más que convertirles en cuidadores extremadamente entregados a la causa, me interesa que comprendan que hay una tradición histórica y unas reivindicaciones en esas personas y que es tarea importante si se pretende tener instituciones educativas críticas, permitir que estas identidades las habiten.”

Finalmente celebramos que nuestra facultad se disponga a visibilizar debates que han estado al margen de lo que se considera pertinente y necesario para la formación de maestros y maestras, los cuales son hoy fundamentales para emprender acciones que desde la educación nos permitan transformaciones radicales de las estructuras sociales injustas.

54d4db3244a5e15c6a21152b_logo-renata.png
54d4db5924c957e253bd5fa5_logo-ruana.png
54d4db63ae77e15e6afe94a0_logo-universia.png
54d4db6add1988d75368ecff_logo-icetex.png
54d4db7744a5e15c6a211531_logo-colombiaprende.png
54d4db7edd1988d75368ed05_logo-gobiernolinea.png
54d4db86dd1988d75368ed09_logo-canalu.png
54d4db9644a5e15c6a211534_logo-cis.png
54d4db9d44a5e15c6a211535_logo-colciencias.png
54d4dba444a5e15c6a211539_logo-ips.png
Sistema Único de Información de Trámites - SUIT
54d4dbb7ae77e15e6afe94a4_logo-redemprendia.png
54d4dbbfdd1988d75368ed14_logo-colombia.png
Fundación Universidad de Antioquia
No + filas
No + filas
ORACLE
Hacemos Memoria
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57+4] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57+4] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2018