Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

Esp
lunes, 1 de marzo 2021
01/03/2021
Síguenos

Listado

El reto de la banca tradicional no es sólo la inclusión financiera, es la inclusión social

El ritmo acelerado de la innovación ha tocado con gran fuerza a los sistemas financieros y la banca tradicional, donde la transformación digital y las nuevas tecnologías demandan de este sector mayor agilidad, eficiencia, seguridad y nuevos servicios que faciliten las operaciones financieras de los usuarios y las empresas.

 

Por: Lourdes Cruz Cárdenas -Facultad de Ciencias Económicas-

¿Cuántas personas y empresas forman parte de los sistemas financieros?

La anterior, fue una de las preguntas planteadas por el profesor e investigador, Ignacio E. Carballo, invitado al encuentro Diálogos en Finanzas, un espacio del Seminario Financiero organizado por el Departamento de Ciencias Administrativas de la Facultad Ignacio E. Carballode Ciencias Económicas de la Universidad de Antioquia, donde Carballo se refirió a la inclusión financiera en el marco de la ponencia: Finanzas y tecnología: la última frontera en la inclusión.

De acuerdo con el profesor Carballo, Magíster en Inclusión Financiera y Microfinanzas de la Universidad Autónoma de Madrid y Licenciado en Economía de la Universidad de Buenos Aires, la Inclusión Financiera es un modelo evolutivo del microcrédito moderno que inició su historia en 1976 con el Grameen Bank y que en 2017, acogió la dimensión digital como herramienta para transformar la manera en que las personas no bancarizadas acceden a servicios financieros.

En la foto: Ignacio E. Carballo, Magíster en Inclusión Financiera y Microfinanzas de la Universidad Autónoma de Madrid y Licenciado en Economía de la Universidad de Buenos Aires

Datos del Banco Mundial –BM– en 2017, indicó el académico, arrojan 1.700 millones de personas no bancarizadas en el mundo, representadas en las economías de menores ingresos y al cierre del año 2019, un 47% de la población mundial aún sin acceso a internet, cifras que no sólo muestran la exclusión de las personas del sistema financiero, sino también de las MiPyme.

Esta realidad llevó a las Naciones Unidas a reconocer que el acceso a servicios financieros de forma amplia promueve directa e indirectamente los Objetivos de Desarrollo Sostenible –ODS–, entre ellos, el fin de la pobreza, hambre cero, salud y bienestar, educación de calidad, igualdad de género, trabajo decente y crecimiento económico, así como industria, innovación e infraestructura y reducción de desigualdades.

De esta manera, la transformación digital en las finanzas comienza a tomar fuerza. Por un lado están las Fintech, que en palabras del profesor Carballo son “cualquier manifestación de finanzas abocadas a la tecnología” y en segundo lugar, la banca tradicional, la cual viene adaptándose y transformando sus métodos para que los usuarios accedan a los servicios y realicen operaciones financieras.

Las Fintech, son la clara representación de la inclusión financiera al incorporar la tecnología para ofrecer diferentes opciones a las personas no bancarizadas, algunos ejemplos son modelos de negocio destinados a funcionar como medios de pago, financiamiento alternativo o inversiones a través de tecnología

Blockchain, Internet de las Cosas, Cloud Computing, Big data Analytics o Digital ID, que permite a las personas acceder a Billetera Electrónica, Super Apps u Open Banking. Sin embargo, sostuvo Carballo, Director del Ecosistema Fintech & Digital Banking de la Universidad Católica de Argentina, “la banca tradicional también está aprendiendo de esta transformación y ha comprado, se ha asociado o creado sus propias fintech. Sin lugar a dudas, este 2020 aceleró la innovación en la banca tradicional, reconociendo que ya no es una opción, sino una realidad”.

trabajoAsí, agregó el directivo, aparecen nuevos modelos de negocio en la banca tradicional que incluso conviven con las tecnologías disruptivas, es el caso de los Challenger Banks u otros como el Messenger Bank, un sistema novedoso que no tiene App ni tarjetas y no permite retirar dinero, sino que funciona como un Chatbot que detrás tiene el respaldo de una entidad bancaria convencional.

Ahora bien, parte de este fenómeno se explica, según el profesor Carballo, por la regulación de los bancos, que comienzan a integrar nuevos objetivos a su función como la innovación, la reducción de efectivo, la inclusión financiera y la protección de la data personal. Aunque aclaró el académico, en América Latina 8 de cada 10 personas utilizan efectivo, comparado con países como Estados Unidos y China.

“Hay que encontrar una conversación entre el mundo digital, vanguardista y nuestra realidad”, expresó Carballo, miembro fundador del Observatorio de Innovación Social, Universidad de Buenos Aires.

En tal sentido, Carballo destacó oportunidades y desafíos hacia estos modelos en materia de regulación, inclusión financiera, política monetaria, generación de empleo e impacto macroeconómico, además insistió, “el Covid-19 nos enseñó que estábamos rezagados en términos de acceso a inclusión financiera en comparación a otras regiones del mundo y no sólo por falta de una cuenta o tarjeta de crédito, sino por el ahorro. Latinoamericana es la región que menos ahorra y la inclusión financiera en un medio para un fin, se trata de resiliencia financiera, un mecanismo para soportar mejor las emergencias y los shocks económicos”.

Finalmente, señaló el profesor Carballo, “el objetivo es entregar una herramienta para la resiliencia, la meta no es la inclusión financiera per–se, es la inclusión social, es decir, una herramienta efectiva para la lucha contra la pobreza, el desarrollo económico, disminuir la vulnerabilidad y la exclusión  social, no digitalizar por digitalizar, sino ser realmente disruptivos”.

 

Imagen tomada de: www.pexels.com.co

 
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57+4] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57+4] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2020