Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

Esp
martes, 11 de agosto 2020
11/08/2020
Síguenos

Listado

“El complejo problema de la informalidad”

No se trata de que trabajadores y empresas informales pasen a ser parte del sector laboral formal, como si se tratara de una categoría a la cual se debe pertenecer, sino comprender que hay un trasfondo para que eso suceda. 

Por: Lourdes Cruz Cárdenas -Facultad de Ciencias Económicas-

yenifer celin camargoEl complejo problema de la informalidad como algunos analistas lo llaman puede verse desde dos frentes, la informalidad empresarial y la informalidad laboral que, como expresa Yennifer Celin Camargo, profesora de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Antioquia; lleva a las empresas, en particular micro y medianas empresas, a experimentar las condiciones que ofrece el sector formal donde dependiendo de los beneficios que de allí obtengan decidirán continuar o no.

En la foto: la profesora Yennifer Celin Camargo

Esta situación está ligada en algunos casos a los costos que implica la formalización de una empresa, la contratación de mano de obra formal y la productividad. Y en otros, a los ingresos que un trabajador pueda percibir en el sector formal. 

Cabe recordar que en las MiPymes es donde se concentra el 80% del empleo en Colombia. Sin embargo, datos de Fedesarrollo para 2018 indican una informalidad empresarial del 59%. Unidades económicas donde el 75,7% no tiene Registro Único Tributario –RUT–; un 87,8% no tienen registro mercantil y entre lo más preocupante, el 87,5% de las MiPymes no aporta a salud y pensión según encuesta de Micronegocios del Departamento Administrativo Nacional de Estadística –DANE– en 2019. Pero lo paradójico es que aportan al 40% del PIB.

vendedor informalEn ese sentido, es importante que se creen incentivos y oportunidades de empleo que contribuyan a reducir el porcentaje de informales que a febrero de 2020 alcanzó el 47%, pues sostiene Celin, “se debe tener presente que un amplio grupo de trabajadores informales se encuentra en esa condición porque allí obtienen mayores ingresos que en cualquier empleo formal les hayan ofrecido, por tanto, esto genera incentivos para continuar en el sector informal”. Además, las oportunidades de empleo deben considerar la heterogeneidad de los perfiles de aquellos que viven del día a día.

Ahora bien, en cuanto a la informalidad laboral, Celin señala que Colombia es un país asistencialista, “por lo que algunas políticas públicas van encaminadas a mitigar las necesidades de la población más vulnerable”, sin embargo, son políticas que brindan incentivos para algunas personas no tan vulnerables causando que las personas en condición de vulnerabilidad, no reciban tales beneficios provenientes de esas políticas. 

En esta situación, el control y monitoreo de las políticas asistenciales es crucial. Sobre todo, con la crisis económica y social actual donde los trabajadores informales vieron afectados sobremanera la pérdida de sus ingresos a causa de las medidas de aislamiento por el virus Covid-19; pero también, a causa del cierre de actividades económicas como el comercio donde se desprenden gran parte de los empleos informales y, mientras no puedan reactivarse el Estado debe continuar destinando ayudas para ellos.

Mauricio Lopez GonzalezAunque para el profesor Mauricio López González, director del Grupo de Macroeconomía Aplicada de la Facultad de Ciencias Económica de la Universidad de Antioquia, además de las ayudas provenientes del Gobierno la informalidad requiere que aquellos programas estatales dedicados a apoyar a las microempresas y al emprendimiento, se fortalezcan y focalicen en los trabajadores del sector informal que justamente perdieron sus empleos en medio de la pandemia y ahora sus familias están en riesgo.

En la foto: el profesor Mauricio López González

Así mismo, los trabajadores informales asociados a actividades económicas como turismo y restaurantes, bares o discotecas, también fueron gravemente afectados por la crisis y tardarán un poco más en reabrir.  De acuerdo con López, “para ellos debe haber una estrategia muy integral en la cual el Estado permita la reactivación del transporte terrestre y aéreo, pero en el corto plazo es algo que no está claro”. Así que, en el entendido de que la vida es primero, la asistencia financiera del Gobierno es el apoyo para evitar que todas las empresas agrupadas en estos sectores quiebren. 

restaurantePor consiguiente, regular la actividad informal es una tarea compleja, pero importante para que los trabajadores de este sector tengan un respaldo de la institucionalidad, pues en su calidad de informales ignoran el pago de impuestos, no contribuyen a la protección social ni a condiciones de trabajo decente, de calidad y con salarios justos; al igual que, en ocasiones desarrollan actividades por fuera de la ley convirtiéndose en acciones ilegales.

La informalidad entonces, deberá pasar de la mano de obra barata a una apuesta por mejorar la estructura económica y social que tenemos como país, en tanto se cuente con inversión sostenida en tecnología, en creación de empleo, cobertura en salud y educación. Según la Organización Internacional del Trabajo –OIT– “cuando el nivel de educación aumenta, el nivel de informalidad disminuye”.

Finalmente, es claro que la crisis en sí misma es un desafío para el país, como también lo es la informalidad, pero mientras las políticas públicas además de urgentes, eficaces y oportunas tengan en cuenta estos aspectos y, manifiesta Celin, “las reformas en materia laboral consideren las diferencias que presentan la estructura formal e informal del trabajo en Colombia”; probablemente logremos como país transitar de la economía informal a la economía formal como lo recomiendan las organizaciones internacionales.

Imágenes tomadas de: https://www.pexels.com/

54d4db3244a5e15c6a21152b_logo-renata.png
54d4db5924c957e253bd5fa5_logo-ruana.png
54d4db63ae77e15e6afe94a0_logo-universia.png
54d4db6add1988d75368ecff_logo-icetex.png
54d4db7744a5e15c6a211531_logo-colombiaprende.png
54d4db7edd1988d75368ed05_logo-gobiernolinea.png
54d4db86dd1988d75368ed09_logo-canalu.png
54d4db9644a5e15c6a211534_logo-cis.png
54d4db9d44a5e15c6a211535_logo-colciencias.png
54d4dba444a5e15c6a211539_logo-ips.png
Sistema Único de Información de Trámites - SUIT
54d4dbb7ae77e15e6afe94a4_logo-redemprendia.png
54d4dbbfdd1988d75368ed14_logo-colombia.png
Fundación Universidad de Antioquia
No + filas
No + filas
No + filas
ORACLE
Hacemos Memoria
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57+4] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57+4] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2020