Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

Esp
lunes, 27 de mayo 2019
27/05/2019
Síguenos

Listado

El Grupo BCEI de la CAEPT trabaja en la caracterización y control de agentes hemotrópicos en el ganado bovino, que actualmente causan alrededor de 4.2 millones de dólares de pérdidas anuales en Colombia.


El investigador Jeiczon Elim Jaimes Dueñez, del grupo Biología y Control de Enfermedades Infecciosas- BCEI, de la Corporación de Patologías Tropicales – CAEPT, habla del proyecto en el que trabaja actualmente para hacer una caracterización epidemiológica y molecular de agentes hemotrópicos en ganado bovino de Antioquia y Arauca - Colombia.


Los agentes hemotrópicos son organismos biológicos que tienen afinidad por el tejido sanguíneo de los bovinos, y pueden ocasionar signos clínicos como anemia, fiebre, abortos, pérdida de peso y otras patologías que se traducen en disminución tanto de carne y leche y por lo tanto en pérdidas económicas que se estiman en unos 4.2 millones de dólares anuales para los ganaderos colombianos. Dado que esta es una problemática a nivel mundial, ya varios países han venido trabajando en la caracterización epidemiológica de estos agentes hemotrópicos, en los que se ha logrado identificar que especies se encuentran en el país y a que grupos de animales afectan, por ejemplo, en Estados Unidos luego de analizar cuáles eran los agentes hemotrópicos de mayor importancia en esta región, crearon un programa de eliminación de la garrapata y lograron disminuir las prevalencias de estos agentes a su vez que disminuyeron las pérdidas económicas.


En Colombia esta problemática ha estado descuidada durante varios años y aunque existen algunos acercamientos epidemiológicos los pocos estudios reportados se han llevado a cabo en áreas puntuales y utilizando técnicas poco sensibles y específicas como el frotis sanguíneo. Por tal motivo los verdaderos valores de prevalencia de infección de cada una de las especies de agentes hemotrópicos y sus efectos patógenos en el ganado bovino son hasta ahora desconocidos en nuestro país. “Para detectar un parásito mediante la técnica de frotis sanguíneo se necesita que el animal tenga altas cargas del mismo, por lo que muchas veces se diagnostica como negativo cuando en realidad si existe una infección en el animal, por esta razón en el desarrollo de nuestro estudio utilizamos técnicas moleculares como la PCR, o diagnóstico molecular, el cual tiene muy buena sensibilidad, detecta realmente que especies de parásitos están presentes en el animal y nos permite hacer análisis clínicos y epidemiológicos que posteriormente servirán para el diseño de estrategias de prevención y control de estas enfermedades”. Nos cuenta el investigador Jeiczon Jaimes.


Hasta el momento se ha trabajado en los departamentos de Antioquia y Arauca Colombia, siendo Antioquia el principal departamento ganadero del país con aproximadamente 2.6 millones de cabezas de ganado, mientras que Arauca hace parte de la principal despensa ganadera del centro oriente colombiano conformada por los departamentos de Arauca, Casanare, Meta, Guaviare y Vichada.
En cada departamento se está analizando un total de 9 fincas ganaderas, con el objetivo de evaluar cómo se comportan las prevalencias de infección de estos agentes hemotrópicos en las diferentes épocas del año. En cada finca se hacen diferentes muestreos distribuidos en las épocas de invierno, transición y verano, lo cual permite estimar cuales son las épocas de mayor riesgo de infección y así comunicarle a los ganaderos que tipo de agente hemotrópico necesita controlar más de acuerdo a la época.


La especie más prevalente encontrada hasta el momento ha sido la bacteria Anaplama marginale,  con prevalencias promedio del 60%, la principal ruta de transmisión de este agente hemotrópico es la garrapata, pero también juega un papel importante la transmisión mecánica, es decir la transmisión mediada por moscas,  que se da cuando una mosca pica a un animal infectado y luego se posa sobre otro no infectado, también existe la transmisión iatrogénica que es aquella que ocasionan los veterinarios o personal de campo a través del uso de agujas contaminadas, por ejemplo en Colombia existen programas de vacunación que se hacen 3 veces al año,  estos programas no brindan a los vacunadores herramientas suficientes para utilizar una aguja por cada animal, favoreciendo el contagio de un animal a otro.
Un hallazgo bastante importante es la alta prevalencia de Trypanosoma theileri, con una prevalencia promedio del 50 % asociado a cuadros clínicos de anemia en los animales adultos. La mayor parte de la literatura sugiere que esta es una especie a patógena, es decir     que se puede encontrar en altas prevalencias sin ocasionar ninguna sintomatología clínica en el animal. Sin embargo, lo que se está observando en Colombia es similar a lo reportado en algunas regiones de Australia y España donde esta especie se encontró asociada a cuadros clínicos de anemia. Ante estos hallazgos existen al menos dos posibles hipótesis, una es que esta especie sea realmente a patógena para el ganado bovino y la otra es que sea un organismo oportunista, que provecha el mal estado inmunológico de animales inmunosuprimidos, en estado de desnutrición o periodo pos parto para generar altas parasitemias que pueden llegar a producir la anemia en el animal. “Desde el punto de vista veterinario, este es un resultado bastante importante pues hasta el momento no existe un tratamiento farmacéutico o quimioterapéutico que nos permita controlar esta especie y más teniendo en cuenta las pérdidas económicas que está ocasionando no solo en Colombia sino en Suramérica”. Argumenta Dueñez.


Otras especies de menor prevalencia han sido Babesia bigemina, Babesia bovis y Trypanosoma evansi, encontradas con prevalencias promedio del 30%, 15% y 10%, respectivamente, sin asociarse a cuadros clínicos de anemia en los animales. Trypanosoma vivax aunque es la especie menos prevalente hasta el momento (alrededor del 1%), es una de las especies más patógenas para el bovino y esto se da básicamente a la baja prevalencia en la población, lo que  hace que la mayoría de los animales estén desprovistos de anticuerpos protectivos contra este parasito y su infección se asocia a altas tasas de mortalidad. “hemos estudiado fincas donde en épocas del año los propietarios nos reportan muertes de 10, 15 ó 20 animales adultos de un día para otro, y en las cuales hemos encontrado la presencia de Trypanosoma vivax. Estos hallazgos resaltan la importancia de establecer un programa de vigilancia contra este agente patógeno en el territorio nacional y un posible programa de erradicación del mismo ya que si existe un medicamento farmacéutico para su control” Nos cuenta el investigador Dueñez.
Estos resultados obedecen a los primeros muestreos que se han realizado, los cuales han sido en épocas de lluvias y de transición donde se cree existen altas poblaciones de vectores biológicos y mecánicos, sobre todo de garrapatas, dado que se presentan las condiciones adecuadas de humedad y temperatura para el desarrollo de sus estadios inmaduros. Aún falta analizar los resultados de la época de verano para poder deducir si el ciclo de estos vectores biológicos y las condiciones climáticas se asocian con la prevalencia de infección de estos agentes hemotrópicos en el ganado bovino.   


En Colombia el control de los agentes hemotrópicos presentes en el ganado se realiza a través del control de moscas y garrapatas, pero generalmente no se hace un control de tábanos quienes tienen la capacidad de transmitir diversas especies de tripanosomatidos. “Ante los hallazgos del presente estudio los cuales sugieren que las especies de este género son las de mayor impacto en la salud de los bovinos en nuestro país, se recomienda hacer control de tábanos en todas las fincas, para lo cual es necesario junto con el apoyo de los entes gubernamentales desarrollar estrategias para tal fin, dado que en Colombia no se tiene experiencia con programas de control dirigidos a estas especies de insectos” Argumenta Dueñez.


Otro punto importante es el manejo de la estabilidad enzoótica de las especies de los géneros Anaplasma y Babesia, transmitidas por moscas y garrapatas. Ante la infección con estos dos géneros los animales pequeños (menores de 6 meses) tienen una ventaja frente a los animales adultos y es que no desarrollan cuadros clínicos de la enfermedad debido a la presencia de anticuerpos tipo IgG que les trasmite la madre a través del calostro, siempre y cuando esta haya sido criada en un ambiente donde haya sido retada frecuentemente con el parasito. La idea es aprovechar la capacidad inmunológica que presentan los animales menores de 6 meses para que durante este tiempo sean expuestos a cargas del parasito, lo cual les permita generar sus propios anticuerpos que lo van a proteger durante toda la vida. Esta práctica, se logra dejando infectar los becerros con cargas muy bajas de ectoparásitos (moscas y garrapatas) durante sus primeros meses de vida o implementando programas de vacunación durante este periodo.


Se espera que, una vez realizada la caracterización epidemiológica y molecular de los agentes hemotrópicos en el ganado bovino colombiano, se puedan estudiar nuevas formas de control o erradicación de estos agentes y a su vez se contribuya a disminuir las altas pérdidas para la economía colombiana.

 

 

54d4db3244a5e15c6a21152b_logo-renata.png
54d4db5924c957e253bd5fa5_logo-ruana.png
54d4db63ae77e15e6afe94a0_logo-universia.png
54d4db6add1988d75368ecff_logo-icetex.png
54d4db7744a5e15c6a211531_logo-colombiaprende.png
54d4db7edd1988d75368ed05_logo-gobiernolinea.png
54d4db86dd1988d75368ed09_logo-canalu.png
54d4db9644a5e15c6a211534_logo-cis.png
54d4db9d44a5e15c6a211535_logo-colciencias.png
54d4dba444a5e15c6a211539_logo-ips.png
Sistema Único de Información de Trámites - SUIT
54d4dbb7ae77e15e6afe94a4_logo-redemprendia.png
54d4dbbfdd1988d75368ed14_logo-colombia.png
Fundación Universidad de Antioquia
No + filas
No + filas
ORACLE
Hacemos Memoria
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57+4] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57+4] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2018