• Teclas de Ayuda de acceso Rápido

    ALT + 1 Inicio

    ALT + 2 Noticias

    ALT + 3 Mapa de sitio

    ALT + 4 Búsqueda

    ALT + 5 Preguntas frecuentes

    ALT + 6 Atención al ciudadano

    ALT + 7 Quejas y reclamos

    ALT + 8 Iniciar Sesión

    ALT + 9 Directorio telefónico

    Botones de Accesibilidad

    Letra:

    Contraste:

    Esp
    martes, 20 de agosto 2019
    20/08/2019
    Síguenos

    Ingeniería Agropecuaria

    Posted Feb 14, 2018

    Nivel de formación: Profesional

    Facultad de Ciencias Agrarias

    Título a otorgar: Ingeniero Agropecuario

    Número de semestres: 10

    Número de créditos: 212

    Modalidad – Metodología: Presencial 

    Lugar donde se ofrece: Medellín

    Registro calificado: Resolución 2041 del 17 de mayo de 2015

    SNIES: 403 [Verificar validez y características del programa de formación

    Acreditación de alta calidad

    Plan de estudios

    VIGILADA MINEDUCACIÓN

     

    La versatilidad y la incertidumbre que envuelven al ingeniero agropecuario, hacen que cada día sea diferente
     

    Cuando Juan Felipe Jaimes estaba a punto de graduarse de bachillerato pensaba que iba a estudiar Medicina porque toda su familia se dedica al sector de la salud o Ingeniería Industrial, sin embargo, optó -como tal vez hacen muchos jóvenes de las regiones que ante la posibilidad de no tener que desplazarse deciden revisar estas alternativas- por Ingeniería Agropecuaria, porque era la oferta que la UdeA tenía abierta en la Seccional del Suroeste.

    Sin mucho conocimiento al respecto, salvo por lo que uno de los encargados les contó en la charla de presentación, inició una aventura, según él, muy divertida, pues la versatilidad y la incertidumbre que envuelven al ingeniero agropecuario, hacen que cada día sea diferente, lo que -está seguro- no le ocurriría si hoy fuera médico. Y es que esa es una de las consecuencias más evidentes de trabajar con seres vivos, que nunca será como maniobrar una hoja de Excel en la que todo da perfecto, con seres vivos todo puede cambiar en cualquier momento y eso contiene cierta emoción al nunca tener claro qué es lo que va a pasar.

    Obviamente esas no eran sus expectativas al comienzo, él sabía que iba a estudiar un tema agropecuario y que, tanto en la región como en el país, tenía mucho potencial, mas para nada tenía identificado el campo de acción, pese al abanico de herramientas que les entrega el programa, es más, solo hasta que empezó a trabajar se dio cuenta para qué era bueno y para qué los habían entrenado en el pregrado. 

    Que apenas lo identificara no significa que no haya sido bueno estudiando, ni que nada le haya llamado la atención, porque nada más de lejos de eso, recuerda que de los temas que más le interesaban eran aquellos relacionados con la producción avícola y con la parte administrativa, es por esto por lo que decidió buscar su práctica en una empresa relacionada.

    Conforme cuenta, las empresas avícolas tienen una estructura administrativa muy completa que va desde la producción hasta la comercialización del producto, es decir, que ese escenario era perfecto para ponerse a prueba, combinaba sus dos intereses. Fue así como viajó a Santander y para su sorpresa, no solo pudo demostrar de qué están hechos los estudiantes de la UdeA, sino entender para qué son todas esas herramientas que reciben mientras se están formado.

    Al llegar a la práctica le preguntaron que qué sabía, a lo que respondió que se sabía de todo y no era que estuviera presumiendo, es que de algún modo la carrera abarca todo el sector agropecuario, lo que podría ir en contra si un egresado no lo sabe usar a su favor, mas este no es el caso de Juan Felipe, que en menos de lo que se pensaba estaba sistematizando los procesos para que fueran más eficientes y tapando los huecos que se presentaban porque la formación de sus compañeros era más dirigida. Recuerda que en una de las tantas cosas que tuvo que resolver, llegó un fertilizante y como los zootecnistas no se especializan en suelos, fue él quien se aventuró a dar la solución.  Fue esa actitud proactiva la que lo llevó a tener su primera oferta laboral como auditor en esa misma empresa antes de recibir el diploma.

    Para él ese cartón es la prueba del deber cumplido, de un proceso que termina, de cinco años de esfuerzo y aunque se sintió contento, sabía que lo que se le venía era determinar  qué iba a hacer con él y bueno, ahora once años después, que puede verlo en retrospectiva, sabe que tomó la decisión correcta al desviarse de sus intenciones iniciales, aunque si pudiera devolverse al primer semestre de la carrera, delimitaría desde entonces sus áreas de interés y se especializaría en ellas, por ejemplo, el café, que es lo que hoy mueve su mundo.

    Al preguntarle por el campo de acción de un ingeniero agropecuario afirma que un profesional de esa área puede ser auditor, coordinador de producción, vendedor, gerente, asesor técnico, coordinador de programas de emprendimiento, profesor, director de Umatas, coordinador de proyectos de recursos internacionales enfocados al agro, también coordinador a nivel regional de empresas multinacionales de pesticidas o que trabajan con la Federación Nacional de Cafeteros o con cooperativas de caficultores o de plátanos y banano, en trilladoras de café, con maíz, con soya y concluye con que ahí hay un espectro muy amplio para desarrollarse, sin embargo, que ser exitoso o no, es un asunto de cada uno, de la formación adicional que se tenga, el relacionamiento, la visión, porque la carrera da una muy buenas bases, pero la responsabilidad de generar valor está en cada egresado.

    Después de la auditoría, se fue para los Llanos Orientales a dirigir un proyecto de siembra de maíz, regresó a Santander a coordinar la producción hasta que renunció y viajó a Medellín para trabajar en la UdeA y en la Gobernación de Antioquia como coordinador del Centro de Emprendimiento en el Suroeste, allí tuvo la oportunidad de asesorar a emprendedores de 25 municipios, lo que lo llevó a preguntarse si ese era el camino y desde entonces ha trabajado en esa línea.

    Uno de los propósitos de la UdeA es formar profesionales en las regiones para que contribuyan con el desarrollo de la zona y eso lo tiene lo claro Juan Felipe, que considera que el proceso de salir, aprender, ver cómo es el mercado, cómo se manejan las otras cosas en otras lugares y traer de allá lo mejor para fortalecer la región, también es una manera de cumplir con esa función, es por eso que en Lavaive, su empresa, busca dejar lo mejor del café en Colombia, transfiriendo la mayor cantidad de utilidad al caficultor y entregando a los clientes un producto de calidad que le permitirá experimentar muchas sensaciones.
     

    54d4db3244a5e15c6a21152b_logo-renata.png
    54d4db5924c957e253bd5fa5_logo-ruana.png
    54d4db63ae77e15e6afe94a0_logo-universia.png
    54d4db6add1988d75368ecff_logo-icetex.png
    54d4db7744a5e15c6a211531_logo-colombiaprende.png
    54d4db7edd1988d75368ed05_logo-gobiernolinea.png
    54d4db86dd1988d75368ed09_logo-canalu.png
    54d4db9644a5e15c6a211534_logo-cis.png
    54d4db9d44a5e15c6a211535_logo-colciencias.png
    54d4dba444a5e15c6a211539_logo-ips.png
    Sistema Único de Información de Trámites - SUIT
    54d4dbb7ae77e15e6afe94a4_logo-redemprendia.png
    54d4dbbfdd1988d75368ed14_logo-colombia.png
    Fundación Universidad de Antioquia
    No + filas
    No + filas
    ORACLE
    Hacemos Memoria
    Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
    Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
    Conmutador: [57+4] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57+4] 263 8282
    Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
    Política de tratamiento de datos personales
    Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2018