Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

Esp
miércoles, 19 de febrero 2020
19/02/2020
Síguenos

Investigación

Investigación

Política de Acceso Abierto

Política Institucional de Acceso Abierto Universidad de Antioquia

Archivo GenéricoAcuerdo superior 451: Política Institucional de Acceso Abierto

¿Qué es la Política de Acceso Abierto de la UdeA?

 

 

Es la norma institucional que declara la voluntad de la Universidad de Antioquia por sumarse al movimiento de Acceso Abierto y establece su compromiso por poner a disposición del público, de manera libre y gratuita, la producción académica que es creada bajo un vínculo legal y reglamentario o contractual con la institución, o es publicada por sus unidades académicas y administrativas. La Política se aprobó como Acuerdo Superior y comprende dos partes: las consideraciones y los acuerdos. En las consideraciones se establece el contexto que motiva el movimiento Acceso Abierto y los principios y recomendaciones que lo guían, sus definiciones y las iniciativas internacionales, latinoamericanas y de país que sirven de referentes, así como la normatividad de la Universidad de Antioquia que sustenta su adhesión al movimiento Acceso Abierto en la medida en que comparte toda su filosofía.
En los acuerdos se establecen los términos de la Política, empezando por precisar qué se entiende por producción académica y quiénes se consideran autores de la Universidad de Antioquia, para luego formalizar su adhesión a la Declaración de Berlín sobre Acceso Abierto (liderada por la Sociedad Max Planck), adoptar la publicación en Acceso Abierto para las revistas publicadas en la Universidad de Antioquia y establecer el Depósito Delegado como estrategia para que el Sistema de Bibliotecas sea la instancia responsable de desarrollar el Repositorio Institucional con la producción académica de la Universidad de Antioquia. Esta decisión también se rodea por recomendaciones para que los estudiantes se motiven a incorporar sus tesis, trabajos de investigación y monografías en el Repositorio Institucional y los autores prefieran publicar en medios de Acceso Abierto que estén acreditados. Finalmente, se precisan los compromisos de la Universidad para promover e implementar esta Política y se delega en el Rector su respectiva reglamentación.

 

¿Para qué sirve?

Las ventajas del Acceso Abierto, directamente relacionadas con la Comunicación Científica, se pueden agrupar en tres grandes apartados: a) Incremento del uso y del impacto. El Acceso Abierto incrementa la visibilidad de los investigadores e instituciones que aportan a la ciencia escrita. La publicación en acceso abierto permite llegar a una audiencia mucho más amplia con lo cual aumentan no sólo las consultas (uso) de los textos sino también su impacto e inmediatez. b) Mejora de la calidad de la investigación. Los científicos pueden avanzar de forma más rápida y ágil en sus investigaciones ya que disponen de acceso libre e inmediato a los avances de sus colegas de todo el mundo. Al reducirse el período de recepción de los contenidos científicos se agiliza la transferencia de conocimiento. El modelo de acceso abierto, por tanto, es uno de los pilares básicos para el incremento cuantitativo y cualitativo de la investigación y la innovación. Aplicado al caso de la Universidad de Antioquia, es claro que este beneficio es extensivo a profesores y estudiantes, que podrán aprovechar la producción académica y científica de la institución para el desarrollo de sus actividades en docencia, investigación y extensión, lo cual es especialmente valioso al tratarse de una universidad pública que debe hacer los máximos esfuerzos y estrategias para reducir los costos de los estudiantes. c) Reducción de costes. Diversos estudios sobre la identificación y cuantificación de los costes y también de los beneficios de tres modelos de publicación académica: por suscripción, en acceso abierto y de auto-archivo en repositorios, convergen en el notable ahorro económico que la utilización del modelo de acceso abierto supone para la ciencia. Respecto al impacto social, el mismo autor explica los beneficios directos que el Acceso Abierto genera sobre la sociedad y los concreta en tres aspectos: a) Facilita una transferencia directa de conocimiento a la sociedad. Los contenidos científicos tienen interés para los investigadores en particular, pero además pueden ser útiles también a la sociedad en general. b) Rompe las barreras entre países ricos y pobres. Las diferencias existentes entre el primer y el tercer mundo en la mayoría de los ámbitos (educación, cultura, tecnología, etc.) pueden reducirse al mínimo en lo que se refiere a contenidos científicos si el modelo de acceso abierto llega a ser predominante. Los científicos de cualquier parte del mundo tendrán a su disposición los mismos contenidos, independientemente de los recursos económicos de que dispongan para adquirirlos. c) Permite visibilizar la inversión pública en investigación. La investigación es un sector con poca o baja visibilidad social. Su interés y efectividad son percibidos tan sólo por una pequeña parte de la sociedad, la más próxima a ella. Pero el Acceso Abierto permite que toda la sociedad evidencie los resultados de la investigación que ella misma ha financiado con recursos públicos. Nota: Tomado de Abadal, Ernest. (2012). Acceso abierto a la ciencia. Barcelona: UOC. (Colección El Profesional de la Información). Gracias a la Política institucional de Acceso Abierto a la producción académica, promulgada por el Consejo Superior Universitario, es posible contar con una normatividad que sustente acciones encaminadas a promovery fortalecer el acceso abierto en la Universidad de Antioquia, como son:
• Impulsar estrategias de inducción y promoción del Acceso Abierto, que motiven a la comunidad universitaria a comprometerse con sus propósitos y apreciar sus ventajas. • Velar por el respeto a la propiedad intelectual de los contenidos depositados en el Repositorio Institucional y articular éste con las demás disposiciones sobre Propiedad Intelectual emitidas en la Universidad. • Preservar y garantizar el acceso a la producción académica alojada en el Repositorio Institucional. • Gestionar los recursos necesarios para que la Vicerrectoría de Investigación, el Sistema de Bibliotecas, la Editorial Universidad de Antioquia y demás instancias ejecutoras del Acceso Abierto, cuenten con el talento humano, y el apoyo técnico, tecnológico y logístico requerido para gestionar fondos de financiación, consolidar el Repositorio Institucional, editar las revistas y otras publicaciones académicas arbitradas, publicar artículos en acceso abierto e instaurar una cultura institucional hacia el Acceso Abierto. También sirve como base para afianzar el ámbito de la Ciencia Abierta y avanzar en la incorporación de otros frentes del Acceso Abierto como son las estrategias relacionadas con datos, recursos educativos, cultura, software y gobierno abiertos, entre otros.

¿Por qué es importante?

Es sumamente importante porque, como dice el Acuerdo Superior, “resulta coherente, necesario y conveniente que la Universidad de Antioquia, como entidad pública y actor fundamental en el proceso de democratización del conocimiento y la construcción de una sociedad más justa, solidaria e inclusiva, se adhiera formalmente al movimiento Acceso Abierto, que la ubica en contextos internacionales afines a su naturaleza y vocación, y le permite retribuir a la sociedad su confianza en la misión que cumple y en los recursos públicos que le asigna”. Teniendo en cuenta los beneficios explicados en el punto anterior, es claro que la participación de la Universidad de Antioquia en el movimiento Acceso Abierto, la pone en una dinámica especial en la comunidad académica colombiana e internacional, como un actor activo, que contribuye en el intercambio de conocimientos eliminando al máximo las barreras, asume plenamente su responsabilidad social en este sector y lo hace explícito y formal en una norma del más alto nivel como es un Acuerdo del Consejo Superior Universitario. Para la comunidad universitaria también es importante porque cuenta ya con un marco normativo que le permite desenvolverse con seguridad en el terreno del Acceso Abierto y para el Sistema de Bibliotecas, resulta crucial por la confianza recibida como designada para gestionar el Depósito Delegado y el compromiso de generar las capacidades que le permitan fortalecer el Repositorio Institucional y cumplir sus propósitos. La forma de concretar la propuesta como Depósito Delegado automatizado, también es importante, dado lo novedoso respecto a experiencias conocidas y, también, acorde con los desarrollos informáticos actuales, que pondrán a la Universidad de Antioquia a la vanguardia en la gestión de repositorios institucionales.

¿Cómo se formuló?

La propuesta básica estuvo a cargo del proyecto de investigación “Observatorio de las Actividades Científicas, Tecnológicas y de Innovación (ACTI) de la Universidad de Antioquia” financiado por la Vicerrectoría de Investigación y ejecutado por la Escuela Interamericana de Bibliotecología. Específicamente, la formulación de la política se trazó como compromiso del componente orientado a fortalecer el Repositorio Institucional e implicó una investigación documental amplia sobre el tema del Acceso Abierto y las iniciativas existentes en el ámbito internacional y latinoamericano. La propuesta así formulada se discutió con la Comisión ad hoc del Comité para el Desarrollo de la Investigación – CODI que actuó como grupo focal. Igualmente fueron consultados el Comité de Propiedad Intelectual, el Comité para la Asignación de Puntaje y el Comité de Revistas, representado por el profesor Jorge Antonio Mejía E., quienes hicieron sus aportes y dieron su aval. La propuesta también fue comentada con la bibliotecóloga Johana Jaramillo González quien fue Secretaria Técnica del Sistema Nacional de Acceso Abierto – RENATA hasta agosto de 2015. Con base en estas consultas, y en especial la recomendación del Profesor Jorge Antonio Mejía, se reconsideró la idea inicial de establecer como obligatorio el autoarchivo por parte de los profesores (como es la recomendación y tendencia mundial) pues este tipo de disposiciones no encaja con la cultura universitaria, resulta contraproducente para los propósitos que se persiguen y además, es de difícil manejo porque supone la verificación del cumplimiento de las obligaciones, el diseño de sanciones y la expedición de constancias, lo que conlleva el riesgo de contar con una norma inocua, pero sobre todo, adversa a la cultura universitaria. Por ello, se aprovechó la figura de “Depósito Delegado” para establecer que el Sistema de Bibliotecas fuera la instancia responsable de identificar y obtener por medios informáticos la producción científica de la Universidad, empezando por los sistemas de información institucionales, como el que desarrolló la Vicerrectoría de Docencia para el proceso de asignación de puntaje, o los de la Vicerrectoría de Investigación, que avanza con el Sistema de Información para la Investigación Universitaria – SIIU y el proyecto Observatorio. La idea, entonces, es facilitar la interoperabilidad de estos sistemas, de manera que la Biblioteca pueda consolidar el Repositorio Institucional en forma autónoma e informatizada, sin generar mayores inconvenientes para la comunidad universitaria. La Política aprobada por el Consejo Superior Universitario, fue antes discutida por el CODI y el Consejo Académico, quienes luego del análisis aprobaron su recomendación ante el CSU. En este proceso fueron determinantes las Vicerrectorías de Docencia y de Investigación, por su acompañamiento y convicción en el proceso.

¿Quiénes participaron?

Como se ha dicho, el documento base y la coordinación del proceso estuvo a cargo del equipo responsable del proyecto de investigación “Observatorio de las Actividades Científicas, Tecnológicas y de Innovación ACTI) de la Universidad de Antioquia”, específicamente del componente Repositorio Institucional, asumido por el bibliotecólogo Weimar Cardona y los profesores Jaider Ochoa y Martha Silvia Molina de la Escuela Interamericana de Bibliotecología, como investigadora principal. La Comisión del CODI se nombró por iniciativa del Dr. Fanor Mondragón como Vicerrector de Investigación (2012-2015) y estuvo conformada por: • Jorge Iván Franco Giraldo, Editorial Universidad de Antioquia • Julia Rosa Morales, Sistema de Bibliotecas • Alejandro Uribe Tirado, Escuela Interamericana de Bibliotecología • César Pallares Delgado, Vicerrectoría de Investigación • Ana Lucía Pérez Patiño, Facultad de Ingeniería y Vicerrectoría de Extensión • Carlos Felipe Londoño Velásquez, Dirección de Asesoría Jurídica • Martha Silvia Molina Molina, Escuela Interamericana de Bibliotecología, coordinadora. En el proceso, también participaron, la profesora María Patricia Arbeláez, como Vicerrectora de Investigación, el profesor Carlos Vásquez y la editora Doris Aguirre, por la Editorial Universidad de Antioquia y los bibliotecólogos Dora Villegas, Margarita Estrada y Mauricio Zapata, por el Sistema de Bibliotecas. En los debates ante el Consejo Académico y el Consejo Superior Universitario, fue especialmente valioso el apoyo de las profesoras Luz Stella Isaza y María Patricia Arbeláez, como vicerrectoras de Docencia e Investigación (2015-2018), respectivamente, y del profesor Sergio Cristancho como actual Vicerrector de Investigación.