Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

Esp
lunes, 19 de octubre 2020
19/10/2020
Síguenos

Opinión

UdeA Noticias
Opinión

Jun-19 en la tierra del insomnio

19/06/2020
Por: Isabel Cristina Hoyos, profesora Universidad del Quindío, egresada UdeA

«... ¿Qué hace que en la relación costo-beneficio, la ilusión de un descuento nos apague el instinto más primario y básico de la supervivencia?, ¿será que estamos acostumbrados a ver tantos monstruos peludos como el del hambre, la desilusión, la corrupción, la desigualdad, la ignorancia, la falta de oportunidades, el no-futuro, que ya no le creemos al COVID-19?...»

En medio de la pandemia por el COVID-19 llegó a Colombia el JUN-19, tan solo un día después de alcanzar el registro máximo de contagiados por coronavirus desde que se detectó el primer caso.

Como en un cuento infantil, de un mundo mágico, el presidente, el ministro de comercio y los anuncios publicitarios nos habían contado que JUN-19, era pequeñito e inocente, y que venía cargado de alivios para los comerciantes, que venía a salvarnos de la crisis económica en la que se ahoga nuestra sociedad.

JUN-19 tenía un cuerpo suave, delicioso y cremoso que había que probar. No se parecía en nada al COVID-19, ese bicho rojo redondo y de patas peludas, que se queda en el aire, se pega de todo y está matando a miles de personas en el mundo (y en Colombia también).

Todo el mundo empezó a hablar de él, comenzaron a circular enormes listas de productos y chucherías varias para comprar en el JUN-19. El deseo de probarlo fue creciendo tan rápido y tan fuerte como el más mortal de los tumores. Cómo no esperar su llegada a las afueras de centros comerciales, cómo no asegurar esa rebajona del 19%, ¡ni que no fueramos colombianos!

Claro, lo esperamos, y él llegó y se veía justo como nos contó el presidente, era chiquito, dulce e inocente, pero no venía cargado de alivios, no. En su interior tenía una bola del COVID-19 que le venía creciendo por dentro y explotó justo cuando aclaraba la mañana.

El día de hoy, vimos con mucha tristeza como más de tres meses de cuarentena se fueron al traste cuando la gente salió a la calle corriendo desenfrenadamente por un descuento.

¿Qué hace que en la relación costo-beneficio, la ilusión de un descuento nos apague el instinto más primario y básico de la supervivencia?, ¿será que estamos acostumbrados a ver tantos monstruos peludos como el del hambre, la desilusión, la corrupción, la desigualdad, la ignorancia, la falta de oportunidades, el no-futuro, que ya no le creemos al COVID-19?, ¿será que incluso, la posibilidad de la muerte de quienes más amamos, parece ser un mal menor? O tal vez, ¿nos engañaron?

¿A quiénes protegen medidas como el día sin IVA? No a la población sin trabajo y con hambre, no a la sociedad sin medicina prepagada, no a los que día a día se rebuscan lo del almuerzo.

Tampoco a aquellos que vieron una oportunidad inigualable en la rebajona de hasta el 50% en un televisor de plasma o un equipo de sonido y salieron a gastarse los ahorros, porque eso era lo que había que hacer, sin preguntarse siquiera ¿cuál es el margen de intermediación de los comercios si un televisor se puede rebajar hasta el 50%?

Lo que nos queda es la más terrible conclusión: no hemos aprendido nada y nuestros gobernantes nos engañan cuando afirman que las medidas de aislamiento pretenden nuestra seguridad, pero nuestras vidas no parecen tan importantes cuando hay que reactivar la economía. La economía de algunos muy pocos.

JUN-19 no vino solo, a unos días de camino se acercan JUL-3 y JUL-19, seguro llegarán cuando estemos enfrentando las consecuencias de JUN-19 y estemos celebrando los días sin UCIs. Ojalá que para entonces, no nos dejemos engañar de sus caritas inocentes y sus superficies cremositas y tengamos el valor para alzar la voz y preguntar quiénes se responsabilizarán de los muertos que dejen estos tres amigos.

Junio 19 de 2020


Nota

Este es el espacio de opinión del Portal Universitario, destinado a columnistas que voluntariamente expresan sus posturas sobre temáticas elegidas por ellos mismos. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores y no reflejan una opinión o posición institucional de la Universidad de Antioquia.

Correo del contacto
[57+4] 219 50 19
Lo más popular
54d4db3244a5e15c6a21152b_logo-renata.png
54d4db5924c957e253bd5fa5_logo-ruana.png
54d4db63ae77e15e6afe94a0_logo-universia.png
54d4db6add1988d75368ecff_logo-icetex.png
54d4db7744a5e15c6a211531_logo-colombiaprende.png
54d4db7edd1988d75368ed05_logo-gobiernolinea.png
54d4db86dd1988d75368ed09_logo-canalu.png
54d4db9644a5e15c6a211534_logo-cis.png
54d4db9d44a5e15c6a211535_logo-colciencias.png
54d4dba444a5e15c6a211539_logo-ips.png
Sistema Único de Información de Trámites - SUIT
54d4dbb7ae77e15e6afe94a4_logo-redemprendia.png
54d4dbbfdd1988d75368ed14_logo-colombia.png
Fundación Universidad de Antioquia
No + filas
No + filas
No + filas
ORACLE
Hacemos Memoria
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57+4] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57+4] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2020