Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

Esp
domingo, 22 de septiembre 2019
22/09/2019
Síguenos

Opinión

UdeA Noticias
Opinión

Momento hobbesiano

06/09/2019
Por: Francisco Cortés Rodas, profesor Instituto de Filosofía UdeA

« ... Lo que se acordó en La Habana y que se está buscando hacer, -a pesar de la beligerante oposición, de que este proceso es dirigido por un presidente sin autonomía ni voluntad política, y de muchas otras limitaciones-, es cómo producir en nuestra sociedad cambios sin violencia ... »

El 24 de agosto de 2016, “Iván Márquez”, como jefe negociador de las Farc, dijo en la ceremonia en la que se comunicó que las partes alcanzaron un Acuerdo Final (AF), “hemos ganado la más hermosa de todas las batallas. Hemos cerrado el acuerdo de paz más anhelado de Colombia”.

Se anunciaba la terminación de la confrontación armada y el inicio de una fase de transición hacia una mayor integración de nuestros territorios, mayor inclusión social y un fortalecimiento de la democracia.

Tres años después, el mismo excomandante notificó el reinicio de la lucha armada, justificándola con el argumento de que el Estado ha traicionado e incumplido el AF, no existen garantías jurídicas para los exmiembros de las Farc y la falta de compromiso de los gobernantes con lo acordado.

Es importante decir que los procesos de integración de los exguerrilleros en la sociedad y las soluciones a las demandas de tierras para el campesinado han sido muy lentos, las reformas políticas para incluir a los representantes de las regiones han sido obstaculizadas, y además el asesinato de líderes sociales y miembros de las Farc es un asunto masivo e impresionante. ¿Justifica esto romper el acuerdo, por el cual se pactó salir de una guerra de más de 50 años para construir una sociedad política pacificada, democrática y justa?

Lo que se acordó en La Habana y que se está buscando hacer, -a pesar de la beligerante oposición, de que este proceso es dirigido por un presidente sin autonomía ni voluntad política, y de muchas otras limitaciones-, es cómo producir en nuestra sociedad cambios sin violencia. En este sentido, el regreso de estos excomandantes y guerrilleros a las armas es un retroceso histórico y un fracaso político. Es volver a la guerra de todos contra todos, que teorizó Thomas Hobbes en su Leviatán.

Si interpreto lo que está sucediendo con categorías hobbesianas debo sacar algunas conclusiones sistemáticas. Pienso que “Márquez” y compañía desconocen los principios centrales de la Constitución del 91 que el AF busca profundizar. El AF es entre el Estado y una organización reconocida como un actor político.

Quienes vuelven a las armas no actúan más dentro de la política, ni tienen ningún derecho político para decir “hay incumplimiento del pacto. Hay injusticia”. Eso solamente lo pueden afirmar los representantes de la organización que pactó, después de una deliberación interna sobre lo que está sucediendo.

Según Hobbes, los hombres tienen como un destino común “posible” la paz, pero a la vez tienen como un destino común “real” la guerra. Al ser la guerra inherente a la naturaleza humana, los hombres deberán inventar una existencia artificial que los haga vivir en paz, la cual es el Estado, que se debe construir para impedir el derramamiento de sangre.

“Márquez” y compañía ya no forman parte del orden político colombiano, definido en la Constitución. Es más: la destruyen, por cuanto llevan a una nueva fractura política en nuestra sociedad. Ese es el significado más profundo del momento hobbesiano.

Este texto fue publicado en el periódico El Colombiano el martes 3 de septiembre de 2019


Nota

Este es el espacio de opinión del Portal Universitario, destinado a columnistas que voluntariamente expresan sus posturas sobre temáticas elegidas por ellos mismos. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores y no reflejan una opinión o posición institucional de la Universidad de Antioquia.

Correo del contacto
[57+4] 219 50 19
54d4db3244a5e15c6a21152b_logo-renata.png
54d4db5924c957e253bd5fa5_logo-ruana.png
54d4db63ae77e15e6afe94a0_logo-universia.png
54d4db6add1988d75368ecff_logo-icetex.png
54d4db7744a5e15c6a211531_logo-colombiaprende.png
54d4db7edd1988d75368ed05_logo-gobiernolinea.png
54d4db86dd1988d75368ed09_logo-canalu.png
54d4db9644a5e15c6a211534_logo-cis.png
54d4db9d44a5e15c6a211535_logo-colciencias.png
54d4dba444a5e15c6a211539_logo-ips.png
Sistema Único de Información de Trámites - SUIT
54d4dbb7ae77e15e6afe94a4_logo-redemprendia.png
54d4dbbfdd1988d75368ed14_logo-colombia.png
Fundación Universidad de Antioquia
No + filas
No + filas
ORACLE
Hacemos Memoria
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57+4] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57+4] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2018