Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

Esp
lunes, 12 de abril 2021
12/04/2021
Síguenos

Sociedad

UdeA Noticias
Academia Sociedad Vida

¿Fatiga pandémica?, resiliencia y solidaridad para afrontarla

01/02/2021
Por: Luz Marina Restrepo Uribe - Periodista

Como la desmotivación para seguir las recomendaciones de protección y prevención que aumenta con el tiempo, así define OMS a la fatiga pandémica. Un conjunto de síntomas como cansancio, irritabilidad, fatiga, cambios importantes en el sueño, taquicardia, dolores de cabeza, ansiedad y depresión, provocados por el encierro a causa del coronavirus. 

Aunque la situación afecta a todos por igual, la sintomatología que la acompaña se expresa de diferentes maneras en los grupos etarios. Foto cortesía.

La pandemia y con ella el encierro ha traído consecuencias para la salud física y emocional de las personas. De acuerdo el decano de la Facultad de Medicina de la Universidad de Antioquia, Carlos Alberto Palacio Acosta, «estamos sometidos a la presión del día a día, a una dinámica de la cotidianidad diferente que genera cansancio con las consecuencias que esto conlleva, y que no necesariamente se pueden considerar patológicas, pero que sí requieren que cada persona haga acopio de sus capacidades para autoprotegerse y superar las sensaciones de cansancio y fatiga».

La sintomatología a la que se refiere el doctor Palacio Acosta es más amplia y en muchas ocasiones una combinación de síntomas que afecta a la población sin distingo de región geográfica o edad, por eso, el psiquiatra y académico puntualizó que en buen momento la Organización Mundial de la Salud, OMS, clasificó este conjunto de manifestaciones como fatiga pandémica para poder enfrentar la problemática y que los expertos hagan su trabajo para ayudar a las personas a superarlo.

En diálogo con la Emisora Cultural, Sistema de Radio Educativa de la Universidad de Antioquia(*), Palacio Acosta explicó que uno de los sectores más afectados por la pandemia es el educativo, pues algunos jóvenes han abandonado sus procesos formativos porque no les satisface, se sienten cansados de la virtualidad y quieren explorar otras posibilidades. Otro tanto ocurre con el grupo de profesores, porque la esencia del ser maestro es el relacionamiento con el otro, como vivo y como ejerzo mi profesión.

Por lo anterior, la pandemia ha llevado a una transformación de los modelos de enseñanza aprendizaje, «la presencialidad no puede ser reclamada, no va a ser posible, es más, hemos discutido en diferentes foros pedagógicos cuál puede ser la estrategia luego de superada la pandemia, y creo, que el mejor método de formación va a ser uno mixto, que combine la virtualidad con la presencialidad teniendo en cuenta que el relacionamiento entre los seres humanos es fundamental», enfatizó el doctor Carlos Palacio. 

Aunque la situación afecta a todos por igual, la sintomatología que la acompaña se expresa de diferentes maneras en los grupos etarios, sostuvo Palacio Acosta. «Los niños ignoran lo que ocurre, se pegan a sus juegos, al computador y se aíslan; el adolescente o el adulto joven que se siente cansado y fatigado por el encierro busca salir, pero no se cuida y por esto esa población es la que más se contagia. Por su parte, el adulto mayor está muy pendiente de la información, en muchos casos de carácter amarillista y falsa y por lo mismo agobiante». 

Resiliencia y solidaridad

A los niños es preciso regularles el tiempo que están conectados a las pantallas. Foto cortesía. 

Según el académico hay dos modos de hacer frente a la fatiga pandémica que son la resiliencia y la solidaridad. De lo que se trata es de «normalizar lo que estamos viviendo y sintiendo, entender que es lógico que experimentemos cansancio y fatiga, que nuestros familiares nos expresen iguales sentimientos, que no duermen bien, que tienen problemas, que no quieren trabajar ni estudiar, por lo cual hay que generar unas estrategias que no necesariamente van a requerir la intervención de un especialista».

La resiliencia es la capacidad que tiene el sujeto para recuperarse de una adversidad. En este sentido el especialista propone que es importante «vivir en el presente, no pensando en el futuro, será que si llega la vacuna, será que no; porque todos estamos tratando de resolver temas que incluso se escapan de nuestras posibilidades, los temas de orden médico y científico le corresponderá a esa comunidad en tanto a nosotros obtener la información y utilizarla de manera prudente».

De esta manera, la resiliencia va de la mano con el autocuidado con comportamientos como el uso correcto del tapabocas, el lavado de manos frecuente y el uso de gel desinfectante, mantener la distancia, abstenerse de hacer visitas prolongadas sobre todo a personas adultas, y evitar las aglomeraciones. Si cada quien es capaz de hacer y mantener estas medidas vamos a poder avanzar y controlar la enfermedad.

Pero el autocuidado también se refiere a pensar y vivir el presente, «levantarnos y decir estamos acá, estamos vivos, hoy amanecí sano, voy a trabajar con esfuerzo y dedicación, porque en la medida en que yo trabajo con esfuerzo y dedicación estoy ayudando y trabajando por los demás, porque esta pandemia nos ha demostrado un valor inmenso que se llama solidaridad y habíamos olvidado en gran parte», explicó el decano de la Facultad de Medicina de la Universidad de Antioquia.  

De acuerdo al grupo etario se asume diferente y se vive diferente el confinamiento, por eso el especialista de la salud propone que a los niños es preciso regularles el tiempo que están conectados a las pantallas y a los medios digitales, porque esto conlleva ensimismamiento y unas deficientes habilidades para la vida; y para la población joven y adulta desconectarse por periodos de tiempo en el día para dedicarse a otras actividades como lectura, juegos, ocio, cine, practicar algún deporte.

Algunas recomendaciones 

Ante la situación se recomienda normalizar esta forma que nos obliga a vivir la pandemia, es decir, aceptar las condiciones que impone el encierro y en esta medida practicar el autocuidado y no bajar la guardia porque lo que hago de autocuidado es un acto de amor con el otro, de vivir la solidaridad un valor que la humanidad había olvidado. 

Normalizar también es levantarse y pensar que gusto estar vivo, sano, hoy es otro día que puedo disfrutar de la presencia de mis seres queridos; hoy es otro día para dictar la clase a través de la pantalla, de ver a mis estudiantes, de estar con mis compañeros.

También es importante procurar estilos de vida saludables y en consecuencia desconectarse por periodos del día, el profesional de la salud insiste en la importancia de tener horas de descanso, hacer algo de deportes, juegos, recreación o los hobbies que se tengan; atender una higiene del sueño que implique tener una hora para acostarse y tratar de dormir, ya que se está afectando mucho las rutinas del sueño y eso trae consecuencias importantes. Otro tanto sucede con la alimentación saludable y así evitar problemas como la obesidad, la diabetes y la hipertensión.

La fatiga pandémica se puede superar mediante la resiliencia y la solidaridad, a través de comportamientos y conductas que hacen acopio de las fortalezas que cada quien tiene para atender los retos que el día a día, y de la solidaridad que conlleva el cuidarse cada quien y cuidar del otro, el semejante, porque de ese cuidado depende la superación no solo de la pandemia sino la posibilidad de acceder a mejores condiciones de vida para la humanidad.

(*) Diálogo orientado por la periodista Nidia Montoya con la participación de los periodistas Luis Javier Londoño y Antonio Rodríguez.

Lo más popular
 
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57+4] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57+4] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2020