Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

Esp
lunes, 19 de octubre 2020
19/10/2020
Síguenos

Opinión

UdeA Noticias
Opinión

Una sociedad que no garantice lo mínimo, es injusta

18/06/2020
Por: Claudia Marleny Jaramillo Lopera, Magister en Salud Pública, Comunicadora Facultad Nacional de Salud Pública UdeA

«... mientras algunos resuelven cómo organizar sus salidas y sus compras, otros están pensando, o más bien, padeciendo no tener un lugar seguro para escamparse, no contagiarse o peor aún, no morirse porque no tienen cómo resguardarse, y aquí, la responsabilidad es de todos...»

Para muchos afortunados, la pandemia es una etapa dura de aislamiento preventivo, en el cual, se puede salir teniendo todas las precauciones del caso y en unos días específicos. Quienes tienen empleo, simplemente se ocupan de trabajar desde casa, o bien desde sus lugares de trabajo, con autorización del Estado.

Hay quienes son menos venturosos y perdieron su empleo o alguien de su familia, lo que ha causado una disminución en los ingresos; o quienes viven del comercio informal o el rebusque y debido a la crisis y a las restricciones, no tienen a quien venderle y han reducido sus ingresos a cero.

Es muy común escuchar comentarios refiriéndose a quienes rompen la cuarentena como “indisciplinados”, incluso se escuchan frases despectivas como “¿esos brutos será que se quieren morir?”, pero detrás de esto, hay otras situaciones que se develan, especialmente, porque hay quienes no tienen una casa o un ingreso permanente, y cada día salen a trabajar para pagar un lugar donde dormir y tener dinero para comprar la comida del día.

Además de la comida, ¿qué otras situaciones apremian a estas personas? No tener un lugar seguro para vivir o alimentos que comer, ya genera altos niveles de estrés e incluso, enfermedades que podrían volverse crónicas para algunos; esto sumado a madres cabeza de hogar, con niños pequeños, que debido a la falta de oportunidades se ven sometidas a pararse a sol y agua en un semáforo, a esperar la caridad de los transeúntes, arriesgándose a otros peligros de la calle.

Y si no hay para comer ¿cómo van a comprar tapabocas, desinfectantes, acceder a espacios para su aseo diario y cambiarse la ropa? La pandemia indiscutiblemente, no sólo deja y dejará graves consecuencias para la salud, sino también para la economía, la sociedad y muchos otros sectores.

El acompañamiento del Estado, además de la entrega de mercados periódicos, debe incentivar programas de salud pública que impacten directamente en las poblaciones más vulnerables y que, poco a poco, permitan recuperar esas grietas sociales que se han abierto más durante estos meses; porque este problema complejo, deja grandes secuelas en la salud mental, que no respetan clase social, edad o condición física (2).

¿Todo esto es justo?

Para responder a ello, quisiera referirme sólo a uno de los planteamientos de Martha Nussbaum, una de las más importantes pensadoras de la actualidad, quien, por su conocimiento y experiencia, aborda diversos temas de justicia social, educación liberal, multiculturalismo y pluralismo, ente otras, desde una perspectiva humanista.

Desde su visión, todas las definiciones hacen parte de una versión mínima de la justicia social: una sociedad que no garantice tales capacidades a todos sus ciudadanos en un umbral adecuado, no alcanzaría a ser una sociedad completamente justa, con independencia de su nivel de opulencia (Nussbaum, 2001) (3).

Vida, salud corporal, sentidos y pensamiento, entre otras, son precisamente las capacidades básicas e innegociables que debemos poseer todos como seres humanos. A estas capacidades se les debería dar prioridad e importancia por parte de los Estados del mundo (4).

Desafortunadamente, esto pocas veces es así, y más en nuestro contexto, en el que vivimos llenos de incongruencias y bajo un sistema social de grandes desventajas, que cada vez, abre más las fisuras que hay entre unos y otros.

Esta pandemia es una oportunidad más de repensarnos como sociedad, de pensar en el otro, en la solidaridad, en el encuentro, en la ayuda, en el bienestar de todos; en que los menos favorecidos, al fin, puedan hacer parte de un sistema que hoy no los cobija, o por lo menos, no en la práctica (5).

Es hora de pensar más ampliamente y entender que mientras algunos resuelven cómo organizar sus salidas y sus compras, otros están pensando, o más bien, padeciendo no tener un lugar seguro para escamparse, no contagiarse o peor aún, no morirse porque no tienen cómo resguardarse, y aquí, la responsabilidad es de todos: Estado, instituciones, agremiaciones, iglesias, movimientos y la gente de a pie.

Referencias


Nota

Este es el espacio de opinión del Portal Universitario, destinado a columnistas que voluntariamente expresan sus posturas sobre temáticas elegidas por ellos mismos. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores y no reflejan una opinión o posición institucional de la Universidad de Antioquia.

Correo del contacto
[57+4] 219 50 19
Lo más popular
54d4db3244a5e15c6a21152b_logo-renata.png
54d4db5924c957e253bd5fa5_logo-ruana.png
54d4db63ae77e15e6afe94a0_logo-universia.png
54d4db6add1988d75368ecff_logo-icetex.png
54d4db7744a5e15c6a211531_logo-colombiaprende.png
54d4db7edd1988d75368ed05_logo-gobiernolinea.png
54d4db86dd1988d75368ed09_logo-canalu.png
54d4db9644a5e15c6a211534_logo-cis.png
54d4db9d44a5e15c6a211535_logo-colciencias.png
54d4dba444a5e15c6a211539_logo-ips.png
Sistema Único de Información de Trámites - SUIT
54d4dbb7ae77e15e6afe94a4_logo-redemprendia.png
54d4dbbfdd1988d75368ed14_logo-colombia.png
Fundación Universidad de Antioquia
No + filas
No + filas
No + filas
ORACLE
Hacemos Memoria
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57+4] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57+4] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2020