Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

Esp
jueves, 22 de agosto 2019
22/08/2019
Síguenos

Periódico Alma Máter

UdeA Noticias
Sociedad

Un respiro para el enfermo aire de Medellín

09/07/2019
Por: Jennifer Restrepo de la Pava - Periodista

En Medellín, los malos hábitos de conducción y dificultades en la movilidad incrementan la contaminación del aire hasta un 300 %. Algunos cambios sencillos de los ciudadanos evitarían que el problema pase de ser temporal a permanente.

 Avenida Regional Medellín. Fotografía: cortesía periódico El Colombiano / Fotógrafo: Juan Antonio Sánchez.

Cuando la densa capa de contaminación desaparece de la atmósfera de ciudades como Medellín y Bogotá, dirigimos la atención a otros asuntos y pareciera que, al menos por unos meses, el problema de la calidad del aire «desapareciera».

Académicos, autoridades locales y diversos actores de la sociedad, hicieron un llamado a los ciudadanos sobre la importancia de ver esta problemática como un tema de todo el año y la necesidad de darle un respiro al aire con acciones concretas, inmediatas y sencillas de aplicar.

«Es un tema de obligatoria discusión por las condiciones que ha pasado el Valle de Aburrá. Nos reunimos para contribuir, a partir del conocimiento, a mitigar los impactos de la contaminación y proponer salidas que prevengan males mayores», enfatizó John Jairo Arboleda Céspedes, rector de la Universidad de Antioquia, durante el Foro El aire del Valle de Aburrá, ¿un SOS aplazado?, realizado por la institución.

Educación con apellido ambiental 

La coordinadora del Grupo de Higiene y Gestión Ambiental del Politécnico Jaime Isaza Cadavid, Miryam Gómez, destacó que para entender la importancia del problema de la calidad del aire, las personas deben ser conscientes de que este se deriva de acciones cotidianas.

De acuerdo con la ingeniera Gómez Marín, Medellín tiene en promedio Un millón 600 mil vehículos, (entre carros y motos), sin embargo, es como si circularan 5 millones, debido a los altos niveles de emisiones producto de las malas prácticas de conducción y factores propios de la movilidad, como el frenado en seco y la aceleración constante.

«De las ocho horas en promedio que trabaja un taxista de la ciudad, dos de ellas se moviliza con fluidez, en las demás el carro permanece en ralentí, es decir, en neutro; o frenando y arrancando, a causa de los trancones, semáforos, obras en la vía y por la topografía y diseño de Medellín», señaló la profesora.

Según el director del Área Metropolitana del Valle de Aburrá, Eugenio Prieto Soto, en la capital antioqueña el ralentí estaría relacionado con el incremento de la contaminación entre un 100 % y un 300 %.

«Necesitamos que haya mayor flujo vehicular, sin embargo hay vías que debemos actualizar. Debemos fomentar el uso del transporte público diario, compartir el carro y que las familias no tengan más de un vehículo» destacó el director del Área Metropolitana.

Foto cortesía periódico El Colombiano / Fotógrafo: Juan Antonio Sánchez.

Alterar o tapar la placa del vehículo, conducir por donde no hay cámaras y usar las avenidas como parqueadero mientras pasa el pico y placa, es elegir confort sobre calidad de vida.

«Es necesario un modelo de cultura a largo plazo para el cuidado del aire, que busque cambiar actos para generar actitudes, costumbres y hábitos. La Cultura Metro demuestra que es posible, allí hay un principio de un lugar limpio y un modelo de manejo de residuos sólidos como un elemento fundamental», resaltó la profesora Miryam Gómez.

Una buena práctica es apagar el carro o la moto mientras se esté en un trancón que haya superado, sin avanzar, los cinco minutos. También es importante conducir de acuerdo con las normas de tránsito.

Este problema ambiental y de salud pública es la herencia para las futuras generaciones. Los cambios culturales no tienen resultados inmediatamente. Los expertos coinciden en que los niños son educadores potenciales, que inciden en el control de cambio en los padres y en los hogares. 

«Comunicar y educar. La educación es lo que va a solucionar este asunto, si no contamos a los niños lo que ocurre y cambiamos su forma de pensar, estamos perdidos. Ellos están llamados a cambiar esta situación y debemos ayudarlos o todo seguirá empeorando», advirtió Carlos David Hoyos, director del Sistema de Alertas Temprana de Medellín y el Valle de Aburrá, Siata. 

Movilidad activa y otras alternativas

La movilidad activa hace referencia a la capacidad para desplazarnos usando el cuerpo como instrumento o motor: caminar y montar en bicicleta, por ejemplo.

«Es claro que vamos a escurrir los combustibles fósiles, la alternativa es la movilidad activa, que abarcan asuntos de movilidad, seguridad y confort», agregó Juan Carlos Valdés Quintero, docente del Politécnico Jaime Isaza.

Para el ingeniero mecánico John Ramiro Agudelo Santamaría, profesor de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Antioquia y panelista del foro, el problema radica en el actual modelo de desarrollo que se centra en el consumismo. Agudelo cuestionó la búsqueda de energías alternativas.

«Es más la energía que se invierte en la fabricación de vehículos eléctricos a lo que se obtiene en beneficio por su uso. Lo que tendremos es un trancón eléctrico. La vida útil de la batería es de tres años, hay más de dos mil contenedores llenos de baterías que ya no tienen uso. El gas natural y otros combustibles también contaminan», enfatizó.

El director del Siata Carlos David Hoyos, señaló que cambiar de diésel a electricidad es lo mejor que se puede hacer ahora. «No es cambiar una cosa por otra, debe ser algo mixto. En el mediano plazo cuál es la dirección que debemos tomar», agregó.

Durante el foro, también surgieron propuestas sobre el transporte masivo «Necesitamos más líneas férreas y acabar con la dualidad entre el transporte colectivo y el masivo. El Área Metropolitana tiene que ser una autoridad de planificación del suelo y de las rutas», señaló el consultor del Centro Nacional de Producción Más Limpia, Diego Zapata Córdoba.

Zapata Córdoba aseguró, además, que la densidad del valle es excesiva y debe solucionarse  con tecnologías de gran capacidad para movilizar a la cantidad de personas que se necesitan. 

De acuerdo John Agudelo, experto en combustibles, «es necesario crear estrategias para desincentivar el uso del mototaxi y plataformas de transporte, teniendo en cuenta que la  informalidad en estos servicios está en el orden 55%. Innovaciones como el microcarro o la moto cuatro llantas impedirá fluidez en la movilidad».

Medidas que despejan calles, pero no dudas

Foto cortesía periódico El Colombiano / Fotógrafo: Juan Antonio Sánchez.

«El pico y placa tiene un efecto superficial. No se justifica alterar tantos procesos por un cambio que afecta entre el 1 y 2 % del aire. Si se retiran las grandes chimeneas de humo como volquetas, camiones y tractomulas, y se ejerce un control serio, inmediatamente el aire se siente limpio hasta en un 90 %. Estos son los fumadores de la ciudad», afirmó Elkin Martínez López, epidemiólogo ambiental e investigador de la Universidad de Antioquia.

Con respecto al pico y placa y a su utilidad, Eugenio Prieto respondió que es la única medida que hasta ahora ha funcionado en las contingencias. «Estamos estudiando el pico y placa, hemos hecho más de 108 modulaciones de horario y de medidas. En este momento se está haciendo un análisis por parte de la junta de la entidad», dijo.

Al año, están ingresando 140 mil vehículos al Valle de Aburrá. «Llegaremos a un momento en que para que vehículo nuevo entre, salga de circulación uno viejo», declaró Eugenio Prieto.

De acuerdo con la autoridad ambiental, la renovación de camiones y volquetas no se ha dado por falta de medidas del Gobierno nacional, sin mencionar que aún sigue entrando al país una tasa muy alta de carros con tecnologías viejas.

* Este texto es una versión extendida del artículo publicado, con el mismo título, en la edición impresa del periódico Alma Mater, edición 688.

54d4db3244a5e15c6a21152b_logo-renata.png
54d4db5924c957e253bd5fa5_logo-ruana.png
54d4db63ae77e15e6afe94a0_logo-universia.png
54d4db6add1988d75368ecff_logo-icetex.png
54d4db7744a5e15c6a211531_logo-colombiaprende.png
54d4db7edd1988d75368ed05_logo-gobiernolinea.png
54d4db86dd1988d75368ed09_logo-canalu.png
54d4db9644a5e15c6a211534_logo-cis.png
54d4db9d44a5e15c6a211535_logo-colciencias.png
54d4dba444a5e15c6a211539_logo-ips.png
Sistema Único de Información de Trámites - SUIT
54d4dbb7ae77e15e6afe94a4_logo-redemprendia.png
54d4dbbfdd1988d75368ed14_logo-colombia.png
Fundación Universidad de Antioquia
No + filas
No + filas
ORACLE
Hacemos Memoria
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57+4] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57+4] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2018