Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

Esp
lunes, 1 de marzo 2021
01/03/2021
Síguenos

Academia

UdeA Noticias
Academia Gente UdeA

La voz de Carlos Gaviria Díaz

09/12/2020
Por: Luz Marina Restrepo Uribe – Periodista

El libro publicado por la Fundación Universidad de Antioquia contiene textos y conferencias del doctor Carlos Gaviria Díaz, así como testimonios de familiares, amigos y discípulos, en el cual se recogen su vida y obra con algunas de sus más relevantes reflexiones sobre asuntos del ejercicio de la política, el derecho, la filosofía, la literatura y el arte.

Imágenes archivo personal Carlos Gaviria Días. Cortesía. 

A cinco años de conmemorarse el fallecimiento del doctor Carlos Gaviria Díaz, se publicó el libro que contiene textos que reflejan su pensamiento acerca de distintos tópicos, algunos controversiales, de la vida del país. En sus páginas el lector podrá leer sus posturas sobre los derechos humanos, la familia y la Constitución de 1991, la tutela como un instrumento de paz, ética y constitución, rescate de la dignidad (acerca de la eutanasia), unión de parejas del mismo sexo y la autonomía universitaria.

Otros temas que abordó el maestro Gaviria Díaz tienen que ver con sus concepciones filosóficas como: Kelsen, Wittgenstein y las fronteras del lenguaje; Karl Kraus: el lenguaje de la moral; ¿qué puede significar una expresión como la conducta X es obligatoria?; y educar para la democracia. En relación con arte y literatura escribió un ensayo titulado Jorge Luis Borges según Carlos Gaviria, Alfilerazos y lanzas rotas contra molinos de viento.

La segunda parte del libro recoge textos de alumnos, amigos y familiares del profesor, en los cuales se resaltan algunas de las cualidades más vitales de él como padre, profesor y abogado. Allí se podrán leer los testimonios de Álvaro Londoño Restrepo, Ana Cristina Restrepo Jiménez, Aurelio Suárez Montoya, Bernardita Pérez Restrepo, Clemencia Hoyos Hurtado y Consuelo Gaitán Gaitán.

Otros testimonios que contiene el libro son los de Gloria Arias Nieto, Guillermo Pineda Gaviria, Julio González Zapata, Mario Yepes Londoño, Mauricio García Villegas, Rodolfo Arango Rivadeneira, Rodrigo Uprimny Yepes, Tulio Elí Chinchilla Herrera, María Cristina Gómez Toro y, Ximena Gaviria Gómez y Ana Cristina Gaviria Gómez.

Como dijo el director de la Fundación Universidad de Antioquia, Luis Fernando Múnera, en la presentación del libro: «lo que pretendemos con el libro es mostrar y exaltar la obra de un gran profesor, directivo excelente de nuestra alma mater, magistrado que dejó profunda huella con sus sentencias, político actuante en la vida pública, con tolerancia sin igual».

El prólogo así como la curaduría estuvo a cargo del escritor Héctor Abad Faciolince quien en su texto recoge algunas anécdotas personales que ilustran el talante del maestro y amigo. Como explica el escritor, «su trabajo, naturalmente, quedó incompleto por su muerte, pero es un consuelo que hasta con el último aliento de sus pulmones enfermos pudiera iluminarnos con sus ideas y con su bella obsesión por la libertad, la democracia, la educación, la igualdad y la justicia».

Escritos y reflexiones sobre democracia y derechos humanos

La trayectoria profesional de Carlos Gaviria inició con sus estudios de Derecho y Ciencias Políticas en la Universidad de Antioquia. En la UdeA ocupó distintos cargos como docente por espacio de treinta años, director del Instituto de Ciencia Política y Vicerrector General. En el año 2000 la UdeA le otorgó la Distinción José Félix de Restrepo como Egresado Sobresaliente y en año 2015 la Biblioteca Central tomó el nombre del maestro en honor a su legado. 

Fue magistrado de la Corte Constitucional y presidente de este organismo. También senador y candidato presidencial. Su labor como magistrado lo llevó a trabajar en sentencias que fueron representativas se su pensamiento liberal como las que se refieren a temas como la dosis personal del consumo de drogas, la eutanasia, la participación de la mujer en altos cargos del Estado, la defensa de los derechos de los homosexuales y la autonomía indígena.

La educación y la democracia fueron temas recurrentes del maestro Carlos Gaviria, al respecto en su última conferencia en el Gimnasio Moderno en Bogotá en 2015 dijo: «cuando uno es un verdadero demócrata y piensa que lo que hay que hacer es construir la democracia, que lo que tiene que hacer es construir el sujeto de la democracia, y el sujeto de la democracia es el pueblo, el pueblo no puede ser una masa amorfa, sino como dice Adela Cortina, una comunidad pensante, consciente, convincente».

De igual manera, los derechos humanos fueron objeto de su reflexión, al respecto en una conferencia en 1987 planteaba que en ese entonces se estaba lejos de un régimen fascista, pero que sin duda había prácticas fascistas que habían cobrado tal fuerza que los comités de derechos humanos se quedan cortos en su accionar, como en el caso de los detenidos desaparecidos, por eso explicaba «…una práctica inequívoca de los regímenes fascistas es esa: hacer desaparecer a los enemigos, hacerlos desaparecer de ese modo…».

Recortes de prensa sobre la trayectoria política de Carlos Gaviria Díaz. Cortesía.

Enseñar: la pasión del maestro

La gran pasión del doctor Carlos Gaviria fue enseñar, a ello dedicó su vida primero como docente y luego como jurista, magistrado y político. Su legado se puede apreciar en las páginas del libro a través de los testimonios de alumnos, compañeros de trabajo y amigos que encontraron en él un referente de lo que significa enseñar, por eso hay quienes sostienen que a su paso por la facultad tuvieron muy buenos profesores pero un solo maestro: Carlos Gaviria Díaz.

Para Bernardita Pérez Restrepo, quien recibió el curso de Introducción al estudio del derecho, éste constituyó un momento memorable en su existencia, por cuanto fue allí donde escuchó del maestro su llamado de atención para renunciar al paternalismo, servirse de su propia inteligencia y atreverse a enfrentar la vida con sus propios medios, a construir una propia y auténtica visión de vida.

Otro discípulo que luego quise seguirle los pasos fue el profesor Julio González Zapata quien sostiene que invirtió su vida en la docencia y que eso se debe en primer lugar a su apoyo y en segundo lugar, porque apareció como el modelo a imitar, aunque el empeño se haya mostrado completamente imposible, por eso afirma: «no fue solo un modelo como profesor, sino que nos enseñó que ser profesor no es una mera profesión, sino básicamente, un estilo de vida, una forma de estar en el mundo».

En filosofía sus autores favoritos fueron Wittgenstein, Kant y Platón, siendo un estudioso de la filosofía analítica; en literatura su autor favorito fue Borges así como los clásicos, la poesía de Quevedo y San Juan de la Cruz y escritores contemporáneos como Sandor Marai, García Lorca, Pedro Salinas, Pablo Neruda y César Vallejo. En Colombia entre sus preferidos estaban León de Greiff, García Márquez y Carlos Castro Saavedra. También gustaba del teatro y acudía a obras de Enrique Buenaventura, Santiago García, Patricia Ariza, Mario Yepes y Gilberto Martínez.

Para el profesor y director de teatro Mario Yepes Londoño, Carlos Gaviria en el campo de la estética tenía una sensibilidad alerta para todo lo que fuera convincente desde el mundo del arte y la cultura. Según recuerda Mario Yepes «al final del día y comienzo de la bohemia se despojaba de la formalidad obligada y dejaba salir la bonhomía, el humor festivo y la ironía corrosiva, rasgos que nunca lo abandonaban, para buscar la compañía de la familia y los amigos, el grupo de escuchar tango». 

A propósito de Carlos Castro Saavedra, el profesor Mario Yepes recuerda a Gaviria en sus campañas presidenciales recitando de memoria el poema Camino de la patria: …Cuando sean más claros los caminos/y brillen más las vidas que las armas/… solo en aquella hora/podrá decir el hombre que tiene patria”.

Tulio Elí Chinchilla Herrera, quien fue otro discípulo de Carlos Gaviria, planteó que su maestro profesaba la íntima convicción de que solo la actividad pedagógica constituye una herramienta formidable para la construcción social y moral; por eso no duda en afirmar, que el valor más perdurable de sus sentencias en la Corte Constitucional reside en el profundo mensaje pedagógico que albergan para modelar una sociedad más civilizada.

Respecto al valor de enseñar, Tulio Elí Chinchilla reconoce que para Carlos Gaviria era claro que «enseñar consiste en plantar la semilla de la duda, no entregar el fruto de la certeza. Gaviria creía que enseñar enaltecía al ser humano, pero solo bajo el significado de inducir a pensar, inquietar el espíritu, despertar la sospecha intelectual, estimular la duda y los más íntimos deseos de profundizar». 

En memoria del esposo, el padre, el amigo…

«Al lado de Carlos aprendí a darle vida a conceptos de independencia, de autonomía, a la par con recrear y hacer vivencial la cotidianidad social, académica, intelectual y política». María Cristina Gómez Toro

«Si bien éramos cuatro hijos en edades muy diversas, ante la necesidad de un llamado de atención, primaba la conversación y la reflexión, por encima de los regaños. Se aprendía… Indudablemente, una de las cosas que más extrañamos de él son las múltiples conversaciones. No dejaremos de pensar que nos quedaron muchos temas por tratar y se nos fue más pronto de lo que esperábamos». Ximena y Ana Cristina Gaviria Gómez

«Me gustaría que lo recordáramos como ese hombre jovial que, pese a que conoció el dolor, el destierro, la amargura de la traición, nunca perdió la esperanza de seguir adelante para que sus compatriotas sufrieran menos y vivieran con dignidad y alegría». Consuelo Gaitán Gaitán. 

Lo más popular
 
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57+4] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57+4] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2020