Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

Esp
miércoles, 18 de septiembre 2019
18/09/2019
Síguenos

Opinión

UdeA Noticias
Opinión

Justicia territorial y ambiental

20/08/2019
Por: Francisco Cortés Rodas, profesor Instituto de Filosofía UdeA

« ...  El problema de la tierra y la posibilidad de una reforma agraria han estado en el centro de la confrontación en el país desde el siglo XIX. En el orden político actual la tierra se ha concentrado en pocas manos, hasta llegar a un índice Gini de tierras de 0,92, probablemente el más alto del mundo ... »

El Acuerdo Final (AF) del año 2016, propone, en relación con la tierra, una Reforma Rural Integral que incluye mecanismos para el acceso a la propiedad de la tierra y para formalizar los derechos de propiedad.

Pero, ¿permite alcanzar el AF una nueva política de tierras más justa que incluya al campesinado y a los indígenas, que garantice la seguridad alimentaria y la justicia ambiental? Aunque algunas de las propuestas han ido desarrollándose lentamente, en medio de un clima de abierta violencia contra líderes sociales y defensores de derechos humanos, el AF tiene elementos problemáticos.

El AF contiene barreras estructurales pues la concepción de justicia transicional en que se sostiene, adolece de una limitación en aspectos de justicia social: “Cuestiones como la inequidad económica, el papel de la concentración de la tierra, la política de desarrollo e incluso la guerra son opacados, por un elemento que domina, a saber, la insistencia en la responsabilidad criminal individual” (Alviar y Engle, 2016).

Esto se puede mostrar señalando los límites del AF negociado en La Habana. El problema de la tierra y la posibilidad de una reforma agraria han estado en el centro de la confrontación en el país desde el siglo XIX.

En el orden político actual la tierra se ha concentrado en pocas manos, hasta llegar a un índice Gini de tierras de 0,92, probablemente el más alto del mundo, y como resultado ha producido un aumento de la pobreza del campesinado que carece de tierras para trabajar (Reyes, 2016).

En el AF no se ponen en tela de juicio los derechos de propiedad por razones de pragmatismo político. Si bien es cierto que se busca garantizar la propiedad privada a los campesinos con la formalización de siete millones de hectáreas, la distribución de tres millones y la dotación de bienes públicos para la dignidad humana en programas de desarrollo con enfoque territorial, hay que decir que las políticas que contempla el AF son insuficientes para impulsar una reforma rural que haga posible la paz.

La desigualdad en la tenencia de la tierra se mantiene y la solución propuesta en el AF puede no ser suficiente para alcanzar una mayor equidad en el campo, que es una de las condiciones para tener una sociedad justa.

La otra condición es la política ambiental. Debido al conflicto armado se ha producido una destrucción inmensa de la naturaleza mediante la voladura de oleoductos, el derrame de petróleo, la minería ilegal, la producción de coca, la fumigación con glifosato. La consecuencia de esto son los graves daños ambientales en el Chocó, Putumayo, Vichada, Amazonas y en los Parques Naturales.

En el 2018 se deforestaron alrededor de 197.159 mil hectáreas, en territorios dominados por narcotraficantes y ganaderos interesados en la transformación de bosques en campos para ganado.

El AF avanza en medio de amenazas, mientras las elites políticas, sin un proyecto social y democrático de futuro para el país, se empeñan en la captura del Estado mediante la corrupción, así terminen en la cárcel.

Este texto fue publicado en el periódico El Colombiano el martes 20 de agosto de 2019


Nota

Este es el espacio de opinión del Portal Universitario, destinado a columnistas que voluntariamente expresan sus posturas sobre temáticas elegidas por ellos mismos. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores y no reflejan una opinión o posición institucional de la Universidad de Antioquia.

Correo del contacto
[57+4] 219 50 19
54d4db3244a5e15c6a21152b_logo-renata.png
54d4db5924c957e253bd5fa5_logo-ruana.png
54d4db63ae77e15e6afe94a0_logo-universia.png
54d4db6add1988d75368ecff_logo-icetex.png
54d4db7744a5e15c6a211531_logo-colombiaprende.png
54d4db7edd1988d75368ed05_logo-gobiernolinea.png
54d4db86dd1988d75368ed09_logo-canalu.png
54d4db9644a5e15c6a211534_logo-cis.png
54d4db9d44a5e15c6a211535_logo-colciencias.png
54d4dba444a5e15c6a211539_logo-ips.png
Sistema Único de Información de Trámites - SUIT
54d4dbb7ae77e15e6afe94a4_logo-redemprendia.png
54d4dbbfdd1988d75368ed14_logo-colombia.png
Fundación Universidad de Antioquia
No + filas
No + filas
ORACLE
Hacemos Memoria
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57+4] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57+4] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2018