Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

Esp
sábado, 15 de agosto 2020
15/08/2020
Síguenos

Opinión

UdeA Noticias
Opinión

La nueva Colombia

02/07/2020
Por: Eufrasio Guzmán Mesa, escritor y profesor, Instituto de Filosofía UdeA

«... No fuimos capaces de prever de qué manera ese tráfico se iba a unir a ideologías, libertarias y justicieras, para convertirlas en una monstruosa máquina de destrucción...»

Los fenómenos sociales pueden ser vistos de muchas maneras y estamos lejos del ideal que Durkheim señaló para la sociología de mirar un hecho como un hecho social total, es decir, algo que es al mismo tiempo económico, político, histórico, moral, cultural. Ni gaseosas teorías contemporáneas de la complejidad sirven para desarrollar comprensión sobre los dinámicos fenómenos sociales. 

Las discusiones e interpretaciones académicas sobre los movimientos políticos y militares que sellaron la “independencia” de nuestro país a principios del siglo XIX continúan; no hemos terminado de comprender tampoco algo que ha sucedido hace dos siglos y, si hay dudas sobre ese complejo fenómeno, no nos amilanemos que el encuentro entre Europa y América hace más de cinco siglos sigue dando para agrias discusiones.

¿Qué decir entonces sobre algo que hemos visto surgir frente nuestros ojos, en apenas unas cuantas décadas? Mario “Sancocho”, Mario “Cacharrero”, comerciantes medellinenses, se fueron por pasta de coca, simple y llanamente porque se enteraron de que era un buen negocio y los primeros alijos fueron con ellos en maleticas y vuelos comerciales; jamás pudieron imaginar que con sus idas a Perú y Bolivia estaban dando los primeros pasos de una industria y un tráfico que ha generado cifras inimaginables de riqueza y posteriores procesos de empoderamiento de los propietarios y beneficiarios de esas fortunas.

Y los ingenuos teólogos de la liberación y los marxistas de variado pelambre, los intelectuales en general, voz en cuello de esos años sesenta, tampoco fuimos capaces de prever de qué manera ese tráfico se iba a unir a ideologías, libertarias y justicieras, para convertirlas en una monstruosa máquina de destrucción y muerte.

Y si hace cincuenta años, alguien con capacidad de anticipación, nos hubiera sugerido que algunos de los terratenientes, patriarcales y explotadores de su gente, terminarían recurriendo a técnicas de guerra propias de la guerrilla y se enriquecerían con ese tráfico hasta tomarse el poder político y dar lugar a una nueva Colombia, cruel, despiadada, des institucionalizada, febril, estrambótica en el uso de esos bienes que constituyen el poder y la riqueza, también hubiéramos dudado, pero aquí estamos. 

Y no queremos ver, no somos capaces de comprender, función superior del intelecto y la mente humana, nos refugiamos en actitudes moralistas más que morales, reencauchamos los ideales de una democracia que no ha funcionado una sola década con un mínimo de eficiencia y claridad en dos siglos, o nos refugiamos torpemente en ideas tercermundistas y en utopías destructivas y anacrónicas.

Pero, sobre todo, al no tener comprensión, somos incapaces de encontrarnos con el otro, de mirar la otra cara de una realidad, de integrar en un gesto de sabiduría los cabos sueltos de una nación destrozada por la ignorancia y la lógica del machete.

Este texto fue publicado en el periódico El Mundo el jueves 2 de julio de 2020


Nota

Este es el espacio de opinión del Portal Universitario, destinado a columnistas que voluntariamente expresan sus posturas sobre temáticas elegidas por ellos mismos. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores y no reflejan una opinión o posición institucional de la Universidad de Antioquia.

Correo del contacto
[57+4] 219 50 19
Lo más popular
54d4db3244a5e15c6a21152b_logo-renata.png
54d4db5924c957e253bd5fa5_logo-ruana.png
54d4db63ae77e15e6afe94a0_logo-universia.png
54d4db6add1988d75368ecff_logo-icetex.png
54d4db7744a5e15c6a211531_logo-colombiaprende.png
54d4db7edd1988d75368ed05_logo-gobiernolinea.png
54d4db86dd1988d75368ed09_logo-canalu.png
54d4db9644a5e15c6a211534_logo-cis.png
54d4db9d44a5e15c6a211535_logo-colciencias.png
54d4dba444a5e15c6a211539_logo-ips.png
Sistema Único de Información de Trámites - SUIT
54d4dbb7ae77e15e6afe94a4_logo-redemprendia.png
54d4dbbfdd1988d75368ed14_logo-colombia.png
Fundación Universidad de Antioquia
No + filas
No + filas
No + filas
ORACLE
Hacemos Memoria
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57+4] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57+4] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2020