Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

Esp
lunes, 19 de agosto 2019
19/08/2019
Síguenos

Opinión

UdeA Noticias
Opinión

Injusticia: el argumento de Trasímaco

09/07/2019
Por: Francisco Cortés Rodas, profesor Instituto de Filosofía UdeA

« ...  El problema de la justicia no es entonces qué cantidad de bienes requiere cada ser humano en cada sociedad particular, sino quién determina las estructuras de producción y distribución ... »

Comienzo aclarando que Trasímaco no es el alias de ningún miembro de aquella “sociedad idílica”, llamada Colombia, en la que predomina la fuerza de las pistolas por encima de la fuerza de las razones.

Trasímaco es el nombre que Platón le dio a un personaje que representa la justicia de los poderosos y arbitrarios, quien dice, “lo justo no es otra cosa que lo que conviene al más fuerte”. Trasímaco celebra la injusticia y la identifica con la potencia; un hombre debe hacer lo que puede hacer y se merece todo aquello que consigue.

Esta tesis del más crudo realismo, que Platón refutó en La República, ha sido defendida en nuestra “sociedad idílica” en muchos casos con la fuerza de las armas, pero aunque sus autores puedan autojustificarse con ideas como la de la necesaria autodefensa de sus intereses y vidas, esta idea del merecimiento absoluto por todo lo conseguido, valiéndose de cualquier medio, es profundamente injusta e impide alcanzar una organización más adecuada de la sociedad.

En vez de perseverar en mantener a la sociedad bajo las premisas de la guerra de todos contra todos, lo que se debe plantear aquí y ahora por el gobierno, los partidos, las universidades, la sociedad del Twitter y el Facebook, es: ¿cómo construir una sociedad justa?

Qué principios pueden valer como principios de justicia para establecer qué es lo que a cada uno le corresponde, es algo que ha sido muy disputado en la filosofía política. Los defensores del liberalismo social han dicho que a cada ciudadano se le deben garantizar unos mínimos que son derechos, libertades y bienes sociales.

En Colombia, el problema ha sido que estos mínimos no han sido asegurados para todos de manera igual, entre otras razones por la misma corrupción de la élite política y empresarial, como se ha evidenciado con Odebrecht.

Pero hay algo que las ciencias sociales y jurídicas han identificado en nuestra sociedad, y que solamente muy pocos se atreven a desconocer, a saber, la dominación arbitraria. La regla de dominación arbitraria afirma que algunas personas están en una situación de poder sobre otras sin ninguna razón justificable. Un ejemplo está en la tierra que ha sido distribuida históricamente de forma inequitativa, en algunos casos mediante el despojo.

¿Qué razón puede dar un terrateniente a los demás miembros de la sociedad para justificar su autoridad arbitraria? El uso de la violencia como instrumento para impedir una reforma agraria ha expresado lo que denomino dominación arbitraria.

Ante esta situación, la solución no es asegurar derechos, libertades y bienes sociales, como se ha propuesto siguiendo el espíritu liberal de la Constitución. El problema de la justicia no es entonces qué cantidad de bienes requiere cada ser humano en cada sociedad particular, sino quién determina las estructuras de producción y distribución.

Por esto, “el primer asunto de la justicia es la cuestión del poder”, escribe Rainer Forst. Dominación es autoridad sin justificación y justicia es la capacidad humana para oponerse a relaciones de autoridad arbitraria.

Este texto fue publicado en el periódico El Colombiano el martes 9 de julio de 2019


Nota

Este es el espacio de opinión del Portal Universitario, destinado a columnistas que voluntariamente expresan sus posturas sobre temáticas elegidas por ellos mismos. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores y no reflejan una opinión o posición institucional de la Universidad de Antioquia.

Correo del contacto
[57+4] 219 50 19
54d4db3244a5e15c6a21152b_logo-renata.png
54d4db5924c957e253bd5fa5_logo-ruana.png
54d4db63ae77e15e6afe94a0_logo-universia.png
54d4db6add1988d75368ecff_logo-icetex.png
54d4db7744a5e15c6a211531_logo-colombiaprende.png
54d4db7edd1988d75368ed05_logo-gobiernolinea.png
54d4db86dd1988d75368ed09_logo-canalu.png
54d4db9644a5e15c6a211534_logo-cis.png
54d4db9d44a5e15c6a211535_logo-colciencias.png
54d4dba444a5e15c6a211539_logo-ips.png
Sistema Único de Información de Trámites - SUIT
54d4dbb7ae77e15e6afe94a4_logo-redemprendia.png
54d4dbbfdd1988d75368ed14_logo-colombia.png
Fundación Universidad de Antioquia
No + filas
No + filas
ORACLE
Hacemos Memoria
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57+4] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57+4] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2018