Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

Esp
viernes, 22 de enero 2021
22/01/2021
Síguenos

Opinión

UdeA Noticias
Opinión

La otra epidemia

24/11/2020
Por: Luis Javier Castro Naranjo, médico especialista en Ginecología y Obstetricia UdeA

«... Hoy la medicina sabe que las muertes por Covid-19 se producen con mucha mayor frecuencia en personas con sobrepeso, obesidad y diabetes. El cambio en el estilo de vida que incluye una buena alimentación y el ejercicio son la base para controlar la otra pandemia...»

Banting y Best fueron unos investigadores canadienses que hicieron posible el uso de insulina en los seres humanos para el tratamiento de la diabetes. Por sus investigaciones recibieron el premio Nobel de medicina, una distinción más que merecida pues el uso de este fármaco permitió mejorar las condiciones de salud de los enfermos en los últimos 100 años. En el 2021 se cumple este centenario.

No es un secreto que en el mundo hay una epidemia de diabetes, obesidad y sobrepeso. Cifras de la Organización Mundial de la salud muestran que había 463 millones de diabéticos para el año 2019, 116 millones ubicados en la China, 70 millones en la India y aproximadamente 31 millones en los Estados Unidos. En América también se destaca Méjico y en Europa el primer lugar lo ocupa Turquía. Las proyecciones futuras son alarmantes y por la problemática de la Covid-19, donde el planeta entero ha estado confinado, seguramente los números del 2021 serán mucho más altos.

La diabetes es una enfermedad crónica no transmisible que afecta prácticamente todos los órganos y sistemas destacándose el compromiso del cerebro, el corazón, el páncreas, los riñones, los ojos, los oídos, las extremidades superiores e inferiores.

En el cerebro ocurre lo que los médicos denominan enfermedad cerebrovascular, que la gente conoce como derrame cerebral. También son más frecuentes la enfermedad de Alzheimer y las demencias vasculares al igual que la ansiedad, la depresión, el insomnio, la psicosis; en el corazón aparece la enfermedad coronaria por la obstrucción de las arterias que nutren este órgano y se producen los famosos infartos y la insuficiencia cardíaca.

En el páncreas se desarrolla la pancreatitis e incluso el cáncer, que también suele ocurrir en estos pacientes, en otros sitios como la mama y el colon. El daño pancreático hace que en algunos casos sea necesario el trasplante del órgano o de los islotes pancreáticos. Su disfunción, es la razón para el uso de la insulina y desde hace 40 años, por lo menos en los Estados Unidos, para la utilización de las bombas de insulina y ahora del páncreas artificial.

El compromiso renal es muy frecuente, aparece a los 10 años de iniciada la diabetes tipo 1 y es la causa más común de insuficiencia renal terminal en USA. El mal control de la enfermedad y otros trastornos como la hipertensión y la dislipidemia que coexisten en estas personas explican el daño renal que se presenta.

Además, muchas enfermedades oculares como las cataratas y el glaucoma son comunes en los diabéticos, pero lo más grave es la aparición de la retinopatía proliferativa. La diabetes es la causa más común de ceguera en USA. En el Hospital Universitario San Vicente Fundación  de Medellín hay una campaña desde hace 25 años con el eslogan: “en Antioquia no más ciegos por diabetes” en la cual participan profesores del servicio de oftalmología de la facultad de medicina de la Universidad de Antioquia.

El oído no se queda atrás y ocurre la hipoacusia y hasta la sordera que afecta enormemente la calidad de vida de las personas. Su vida de relación se deteriora y aumenta el riesgo de accidentes por esta disminución de la agudeza auditiva.

Las amputaciones de dedos, manos, pies, piernas no son raras y se derivan de la denominada microangiopatía diabética y de la llamada neuropatía. Esto trae consecuencias para el control de la enfermedad pues se limita la movilidad de la persona y la posibilidad de realizar ejercicio físico, uno de los pilares del tratamiento.

La OMS escogió el 14 de noviembre para celebrar el día mundial de la diabetes en homenaje a Banting que nació el 14 de noviembre del año 1891. Durante todo el mes se realizan actividades de promoción y prevención en el mundo para tratar de disminuir las consecuencias que la enfermedad trae para la salud humana.

La obesidad y el sobrepeso tienen intima relación con la aparición de la diabetes tipo 2. Hay múltiples factores de riesgo como la vida sedentaria, la inadecuada alimentación, el hábito de fumar, la historia familiar, entre otros.

El ejercicio físico regular de por lo menos 150 minutos por semana, dejar de fumar y una alimentación balanceada se conoce que evitan la diabetes tipo 2 o por lo menos demoran su aparición.

Los médicos conocen que, si una mujer padece de diabetes gestacional, ella y su hijo tienen mayor riesgo de sufrir en el futuro enfermedad cardiovascular, hipertensión, diabetes, obesidad, por nombrar solo algunas alteraciones de su salud.

De otro lado, con las disposiciones que tomaron la OMS, los gobiernos de muchos países en torno al consumo de tabaco se produjeron unos resultados en la salud pública nunca vistos. Mejoró la esperanza de vida y la salud de la población.

Ahora necesitamos que se tomen medidas similares para poner en cintura a la industria de alimentos que es culpable en gran medida de esta epidemia por la producción de comida chatarra, comida basura, los llamados paqueticos, los alimentos procesados y las bebidas azucaradas.

Hoy la medicina sabe que las muertes por Covid-19 se producen con mucha mayor frecuencia en personas con sobrepeso, obesidad y diabetes. El cambio en el estilo de vida que incluye una buena alimentación y el ejercicio son la base para controlar la otra pandemia.


Nota

Este es el espacio de opinión del Portal Universitario, destinado a columnistas que voluntariamente expresan sus posturas sobre temáticas elegidas por ellos mismos. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores y no reflejan una opinión o posición institucional de la Universidad de Antioquia.

Correo del contacto
[57+4] 219 50 19
Lo más popular
 
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57+4] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57+4] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2020