Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

Esp
viernes, 4 de diciembre 2020
04/12/2020
Síguenos

Periódico Alma Máter

UdeA Noticias
Sociedad

La gripe española y lo que aprendimos de ella

13/10/2020
Por: Yénifer Aristizábal- Periodista

La influenza H1N1 de 1918 tuvo origen en Haskell, Kansas, un pequeño poblado en el centro de Estados Unidos, donde el médico Loring Miner reportó los primeros casos. El desarrollo de la llamada gripe española ofrece coincidencias y aprendizajes en la actual pandemia de la covid-19.

En Europa y Norteamérica la epidemia presentó tres oleadas, las dos primeras en 1918 y la tercera a comienzos de 1919. La segunda oleada fue la más letal. En la imagen, camas con pacientes en un hospital de emergencia en Kansas, en 1918. Foto: National Museum of Health and Medicine / Flickr.

La influenza H1N1, que apareció en el contexto de la Primera Guerra Mundial, ha sido conocida como la gripe española porque España, como país neutral, fue el primero en dar un despliegue mediático al virus, en vista de que los países en guerra censuraban estas noticias para sostener la moral de sus tropas.

«En ese momento Estados Unidos estaba preparándose para entrar al final de la Primera Guerra Mundial y reclutó soldados jóvenes. Juntar en campamentos gran cantidad de jóvenes creó las condiciones para que esta epidemia se diseminara rápidamente entre ellos y la llevaran a Europa», explicó Luis Fernando García Moreno, médico inmunólogo de la Facultad de Medicina de la Universidad de Antioquia.

Aunque en ese momento ya se conocían los virus, se pensó que la influenza era causada por bacterias, lo que generó gran cantidad de estudios fallidos en cuanto a su identificación. «A finales de 1920, Richard Shope logró identificar que el agente era el virus que hoy conocemos como H1N1, que todavía circula y causa las epidemias», relató García Moreno.

La principal diferencia entre la influenza de hace un siglo y la pandemia actual está en los recursos médicos: no se habían inventado los antibióticos, no existían respiradores artificiales, no había unidades de cuidados intensivos —UCI— y el manejo médico era primario. Tampoco existía una entidad como la Organización Mundial de la Salud, pues apenas en junio de 1919 apareció la Sociedad de Naciones y con esta una oficina de higiene que estableció criterios de acción para ocuparse de la salud en un contexto internacional.

«Incluso antes de la Sociedad de Naciones había acuerdos para llevar registros de las enfermedades pestilenciales. En los puertos colombianos, por ejemplo, había oficinas de higiene todavía precarias, sin personal suficiente o con acceso limitado a la información», explicó Victoria Estrada Orrego, doctora en Historia de la Universidad de Antioquia. Dijo Estrada que si en el 2020, con las herramientas que se tienen, hay dificultades para contener una enfermedad como la covid-19, «imagine en esa época cuando no había un sistema de salud establecido ni de registro estadístico, estos apenas se estaban estableciendo», aseguró la historiadora de la medicina.

Sin embargo, lo que hoy se evidencia con la pandemia actual, según García, es que «la mascarilla, el aislamiento, el lavado de manos y evitar las aglomeraciones son fundamentales para frenar la propagación del virus». En este sentido, aunque la atención e investigación médica ha cambiado significativamente, la salud pública conserva esencialmente el mismo mensaje.

En cuanto a los rebrotes, estos se presentaron porque las medidas se relajaron y se cedió ante la presión de los Gobiernos e industrias para activar nuevamente las economías. «Aquí tenemos que aprender que no hay que bajar la guardia y que las medidas de higiene siguen siendo válidas», indicó el médico.

Lecciones del pasado

García Moreno señaló aprendizajes importantes de esa pandemia que acabó con la vida de alrededor de 50 millones de personas. Con ella se entendió cómo eran este tipo de infecciones y lo que sucedía en los pulmones y en el organismo. Además, se aprendió que a estos pacientes que han sobrevivido a la covid-19 se les debe hacer seguimiento, pues a quienes sobrevivieron a la influenza se les siguió por 10, 15 o hasta 20 años, y se descubrió que desarrollaban problemas neurológicos asociados.

«No sabemos si habrán consecuencias, por ahora están sobreviviendo, pero, de acuerdo con lo que se aprendió, es posible que se presenten complicaciones a largo plazo, puede haber secuelas físicas que todavía no conocemos. Los que más tiempo llevan, no llevan ni un año de haber sobrevivido», observó el profesor.

Tampoco se sabe si la vacuna —cuando salga— deberá renovarse periódicamente como la de la influenza, que se renueva cada año, pues aunque la covid-19 no tiene una tasa tan alta de mutación como el H1N1, sí tiene un fenómeno genético que recombina los genomas de los virus. Esto solo se podrá determinar con los ensayos tipo tres que se hacen actualmente para las vacunas y, seguramente, a la comunidad médica le tomará un buen tiempo desentrañar todos los misterios de este virus, aun con los innumerables avances científicos.

Lo más popular
54d4db3244a5e15c6a21152b_logo-renata.png
54d4db5924c957e253bd5fa5_logo-ruana.png
54d4db63ae77e15e6afe94a0_logo-universia.png
54d4db6add1988d75368ecff_logo-icetex.png
54d4db7744a5e15c6a211531_logo-colombiaprende.png
54d4db7edd1988d75368ed05_logo-gobiernolinea.png
54d4db86dd1988d75368ed09_logo-canalu.png
54d4db9644a5e15c6a211534_logo-cis.png
54d4db9d44a5e15c6a211535_logo-colciencias.png
54d4dba444a5e15c6a211539_logo-ips.png
Sistema Único de Información de Trámites - SUIT
54d4dbb7ae77e15e6afe94a4_logo-redemprendia.png
54d4dbbfdd1988d75368ed14_logo-colombia.png
Fundación Universidad de Antioquia
No + filas
No + filas
No + filas
ORACLE
Hacemos Memoria
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57+4] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57+4] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2020