Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

Esp
jueves, 9 de abril 2020
09/04/2020
Síguenos

Periódico Alma Máter

UdeA Noticias
Academia Gente UdeA

El maestro que reconcilió las escuelas rurales con la virtualidad

Lo más popular
10/02/2020
Por: Yénifer Aristizábal Grajales- Periodista

Un «modelo» de Escuela Nueva virtual es la inspiración de Carlos Andrés Guevara, ingeniero electrónico y magíster de la Universidad de Antioquia. Su trabajo tiene hoy a varias escuelas rurales de Ituango, municipio antioqueño, con acceso al mundo virtual.

Carlos Guevara, egresado de la Universidad de Antioquia, le apuesta a la tecnología como una herramienta educativa para la equidad y construcción de paz en la ruralidad. Foto: cortesía Carlos Guevara.

Desde que Carlos Guevara llegó a Ituango se preguntó, pareciera exagerado, si estaba ante un escenario similar al del conflicto sirio o afgano. Las trincheras que encontró en el parque de este municipio —en el norte de Antioquia— le hicieron entender que había tomado una gran decisión: dejar un cómodo cargo docente en un colegio privado envigadeño para ocupar una plaza en una escuela rural de un municipio golpeado por la violencia durante décadas.

La puerta de la Institución Educativa Rural José Félix de Restrepo —en la vereda Chontaduro, a una hora del casco urbano—, ha sido testigo del tránsito firme y amenazante de hombres y mujeres pertenecientes a grupos armados que, en función de la guerra, transitan por allí.

Cuando Guevara —ingeniero electrónico y magíster en Enseñanza de las Matemáticas de la Universidad de Antioquia— llegó a esta escuela, encontró las tabletas digitales guardadas en cajas y los computadores en mal estado. Muchos estudiantes no sabían qué era Wikipedia o Youtube; la virtualidad, pan de cada día para cualquier niño o adolescente de ciudad, era ajena para ellos. «Algunos, incluso, no conocían aún el parque de Ituango. El conflicto los ha tenido marginados», contó Guevara.

En este municipio confluyen varios grupos armados: el GAO residual (conocido como disidencia) del frente 18 de las Farc, el Clan del Golfo o los Gaitanistas y los Caparros, quienes se disputan el control por las rutas del narcotráfico. Esa presencia y una historia asociada a la crudeza del conflicto armado tienen implicaciones profundas en la apuesta de construir paz y reconciliación mediante la educación. «Cuando a un profesor le dicen: Ituango, responde: no, yo para allá no me voy», dijo Guevara, quien considera que ello hace más difícil mejorar la calidad en la educación rural.

Propuesta educativa made in Chontaduro

Guevara sabía que su conocimiento tecnológico podía ser útil para enseñar matemáticas, así que convenció a las directivas de la institución de poner a funcionar las tabletas y computadores, aunque el acceso a internet fuera una limitación. Según Gustavo Jaramillo Franco, subsecretario de Planeación Educativa de Antioquia, solo 440 de las más de 3900 sedes ubicadas en las nueve subregiones del departamento tienen conexión permanente
a internet. La escuela en Chontaduro no es una de ellas.


Para hacerle frente a esta limitación, Guevara montó una plataforma Moodle local que funciona con un servidor —algo así como una comunidad de aprendizaje en línea exclusiva para la institución—; se reunió con un profesor de cada área para construir los contenidos y, cuando la plataforma estuvo completa, fue replicada con servidores pequeños en las diez sedes rurales de la institución.

«Un profesor de otra sede de la institución, en una vereda a ocho horas de nosotros, se lleva su portátil y ahí tiene un servidor. Con tres o cuatro tabletas ya puede replicarla en lo que sería un nuevo modelo de Escuela Nueva, casi virtualizado», explicó el ingeniero, para quien es paradójico que esta generación de estudiantes, nativa digital, no tenga acceso a los recursos educativos del internet.

Guevara llegó a la sede rural en enero de 2019 y, poco a poco, ha visto el impacto de esta iniciativa. En septiembre de ese mismo año la Secretaría de Educación de Ituango instaló el servicio de internet en la escuela, que todavía funciona de forma inestable por las lluvias o la nubosidad.

La frustración inspiró su trabajo de grado

Mientras cursaba la maestría, Guevara sintió la necesidad de inyectarle algo de motivación a su vocación docente, cuestionada entonces por algunas frustraciones provocadas por su trabajo en la ciudad. Tras su decisión de trasladarse a Ituango supo que allí podría desarrollar la propuesta de trabajo de grado que venía planteando: abordar el aprendizaje significativo de los triángulos a partir de las TIC. Diseñó otra forma de enseñar conceptos como el teorema de Pitágoras y, en lugar de pedir que llenaran hojas y hojas de un cuaderno, motivó a sus estudiantes de décimo y once para que crearan aplicaciones para Android y aprendieran a programar; con un software del MIT, sus 17 estudiantes se motivaron a hacerlo.

Así, mientras Guevara desarrollaba su trabajo de grado de magíster, impulsó a que varios adolescentes de once, que se graduarían con los conocimientos propios de una escuela agropecuaria, aprendieran de tecnología y, varios de ellos, buscaran estudiar desarrollo de software en el Sena.

«Algunos, que no tenían, llevaban hasta el celular de su papá o de algún familiar. Uno de mis estudiantes creó una aplicación que lo despertaba todas las mañanas con la canción favorita de su mamá, recientemente asesinada por un grupo armado en el pueblo», relató el ingeniero.

Para el profesor, su experiencia en las montañas de Ituango ha sido vital pues a través de la enseñanza de la estadística, la aritmética y la física, ha acercado un amplio panorama de posibilidades educativas a jóvenes rurales históricamente marginados social y tecnológicamente. Ahora, ellos aprenden también de robótica, tienen bases para reparar computadores y pueden acceder a laboratorios virtuales de física, química y sonido de la Universidad de Colorado, de Estados Unidos. Además, mediante la página www.innovaituango.com los niños se conectan desde las 10 sedes rurales del municipio.

«En cada sede debe haber mínimo el portátil del profesor, dos portátiles para estudiantes y cuatro tabletas. El problema es que a veces no hay portátiles». Sin embargo, Guevara está empecinado en seguir reconciliando a las escuelas rurales de Ituango con la virtualidad. Y así como cuando llegó insistió en quedarse en la vereda, pese a que ya había otro profesor de matemáticas, ahora insiste en que seguirá posibilitando que el mundo digital le abra las puertas a la educación rural en una región donde la construcción de paz y oportunidades parece aún una utopía.

Lo más popular
54d4db3244a5e15c6a21152b_logo-renata.png
54d4db5924c957e253bd5fa5_logo-ruana.png
54d4db63ae77e15e6afe94a0_logo-universia.png
54d4db6add1988d75368ecff_logo-icetex.png
54d4db7744a5e15c6a211531_logo-colombiaprende.png
54d4db7edd1988d75368ed05_logo-gobiernolinea.png
54d4db86dd1988d75368ed09_logo-canalu.png
54d4db9644a5e15c6a211534_logo-cis.png
54d4db9d44a5e15c6a211535_logo-colciencias.png
54d4dba444a5e15c6a211539_logo-ips.png
Sistema Único de Información de Trámites - SUIT
54d4dbb7ae77e15e6afe94a4_logo-redemprendia.png
54d4dbbfdd1988d75368ed14_logo-colombia.png
Fundación Universidad de Antioquia
No + filas
No + filas
No + filas
ORACLE
Hacemos Memoria
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57+4] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57+4] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2018