Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

Esp
martes, 22 de septiembre 2020
22/09/2020
Síguenos

Opinión

UdeA Noticias
Opinión

Sin palabras

05/08/2020
Por: Judith Nieto López, escritora y profesora Escuela de Microbiología UdeA

«... Es una respuesta inconcebible y de claro desconocimiento de la realidad, sobre todo cuando semanalmente el país registra con nuevas cifras el acrecentamiento de un genocidio como el que hoy recae sobre líderes sociales cada vez más estigmatizados, amenazados y sacrificados...»

Sin palabras, así quedé luego de leer el domingo pasado la entrevista que el periodista Hugo García Segura de El Espectador le hizo al presidente Iván Duque, con motivo de los dos años al frente de los destinos del país.  Escribo que quedé sin palabras porque no entiendo ninguna de las respuestas dadas por quien cumple un año más en la Casa de Nariño, y tampoco me queda claro el panorama de logros, máxime cuando en este 2020 a todos nos detuvo la pandemia y nos provocó una interrupción tal que tuvimos que seguir ejerciendo nuestras labores a través de una modalidad nueva, el trabajo remoto, a duras penas aprendido y preparado sobre la marcha.

No es mi intención hacer una revisión de las respuestas dadas por el mandatario en la entrevista; solo me quiero detener en una de ellas, que además fue la motivación que tuve para leer la publicación. Supuse que una pregunta infaltable en esta extensa conversación tenía que ver con las amenazas, atentados y asesinatos de líderes sociales, y en efecto este interrogante estaba incluido en el cuestionario del periodista García Segura.

Su pregunta al presidente fue: “¿Qué se está haciendo para reducir la estigmatización que persiste desde sectores políticos nacionales y regionales contra defensores de derechos humanos y líderes sociales, quienes siguen siendo asesinados?”. Frente a lo cual Duque respondió: “Para empezar, cuando comparamos el período de 2016 a agosto de 2018 con dos años de nuestro gobierno, hay una reducción de los asesinatos de líderes sociales, amparado en las cifras de la onu que se usan desde el gobierno anterior como referente. Pero yo no busco aplausos, porque deberían ser cero estos atroces crímenes…” (El Espectador, 2 de agosto de 2020, p. 7).

Es una respuesta inconcebible y de claro desconocimiento de la realidad, sobre todo cuando semanalmente el país registra con nuevas cifras el acrecentamiento de un genocidio como el que hoy recae sobre líderes sociales cada vez más estigmatizados, amenazados y sacrificados. Una respuesta que como colombiana no leo tranquila, pues esta tragedia que no cesa nos debe preocupar a todos los ciudadanos y ahora más que nunca, cuando la pandemia que ha puesto de rodillas a casi la totalidad del planeta, ha opacado a las víctimas de la otra pandemia.

Lo preocupante de esta respuesta es constatar que la tragedia aguantada por las comunidades de líderes sociales ha pasado al panorama de las estadísticas que a pocos conmueven, lo que genera la sensación y hasta la certeza de que se trata de muertos sin dolientes, difuntos cuya última súplica no tiene quién la escuche. Y entonces con esta sordera es imposible detener la historia de la caída injustificada de líderes que, según el mismo diario, en edición del 14 de junio del 2020, a esta fecha se acumulaba la horrorosa cifra de “442 muertes ocurridas en tres años y medio”. Dos de los cuales han estado bajo el mandato de Iván Duque Márquez. Cifra que me deja sin palabras al lado de la respuesta del presidente a la pregunta sobre los asaltos de que son objeto los líderes sociales del país.


Nota

Este es el espacio de opinión del Portal Universitario, destinado a columnistas que voluntariamente expresan sus posturas sobre temáticas elegidas por ellos mismos. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores y no reflejan una opinión o posición institucional de la Universidad de Antioquia.

Correo del contacto
[57+4] 219 50 19
Lo más popular
54d4db3244a5e15c6a21152b_logo-renata.png
54d4db5924c957e253bd5fa5_logo-ruana.png
54d4db63ae77e15e6afe94a0_logo-universia.png
54d4db6add1988d75368ecff_logo-icetex.png
54d4db7744a5e15c6a211531_logo-colombiaprende.png
54d4db7edd1988d75368ed05_logo-gobiernolinea.png
54d4db86dd1988d75368ed09_logo-canalu.png
54d4db9644a5e15c6a211534_logo-cis.png
54d4db9d44a5e15c6a211535_logo-colciencias.png
54d4dba444a5e15c6a211539_logo-ips.png
Sistema Único de Información de Trámites - SUIT
54d4dbb7ae77e15e6afe94a4_logo-redemprendia.png
54d4dbbfdd1988d75368ed14_logo-colombia.png
Fundación Universidad de Antioquia
No + filas
No + filas
No + filas
ORACLE
Hacemos Memoria
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57+4] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57+4] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2020