Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

Esp
domingo, 27 de septiembre 2020
27/09/2020
Síguenos

Opinión

UdeA Noticias
Opinión

Flores en el jardín

03/08/2020
Por: Eufrasio Guzmán Mesa, profesor Instituto de Filosofía UdeA

«... La cortesía y la elegancia son recubrimiento de la crueldad humana, el arte generoso es un ropaje para la mezquindad y el egoísmo puro,...»

Ya lo había dicho Liza Minnelli, pero también lo dijo Louis Armstrong, la voz más poderosa de la tierra en cuerpo de mujer era la de Mina Manzzini; era la misma tierra cantando y como ella hecha de residuos de volcán y explosiones, se escondió desde muy joven, pero su voz retumba aún, la puedo oír.

Pero me llegaba más cerca de la piel la versión de esa vestal sagrada que es Mónica Naranjo con su fuerza española, con ese sabor andaluz y ese olor a naranja agria y almizcle que me llena el olfato de serpiente cascabel: “Tengo el ansia de la juventud/tengo miedo, lo mismo que tú/y cada amanecer me derrumbo al ver/la puta realidad. /No hay en el mundo, no/nadie más frágil que yo”.

Pero esta cruda realidad no nos vencerá, sobreviviremos y será una sola canción en nuestro oído uniendo las voces de Mina, Mónica, Celia: “Mi voz puede volar, puede atravesar cualquier herida, cualquier tiempo, cualquier soledad, en el cuero del tambor yo sobreviviré”. Celia, negra y hermosa, voz poderosa, con ella la vida es un carnaval. Esa es la belleza, no darse golpes contra el piso del balcón, contra el de la sala, mejor cantar.

¿Para qué recordar permanentemente el dolor? La carga absoluta del pasado llama la muerte. El dolor es eterno, podemos contar con él desde que nacemos y los llorones dicen y se quejan de que no hay nadie eterno en el mundo, pero llevan milenios cantándole al dolor los muy repetitivos, como una ola del mar, yendo y viniendo sin cambiar de lugar.

Y eso viene a que la tierra hirviendo y crujiendo se escondió, se ocultó, primero con la propia actividad de la vida que la recubrió y la hizo habitable, amable. Pero no hay amabilidad sin dolor, no hay paraíso sin serpiente. La cortesía y la elegancia son recubrimiento de la crueldad humana, el arte generoso es un ropaje para la mezquindad y el egoísmo puro, y lo digo desde el comienzo para vernos en el espejo, para dejar todo eufemismo.

A nadie le gusta que le digan la verdad en su propia casa y esta semana pasada lo hice por última vez, en un auditorio de gente resentida, les dije que no siguieran con ese cuento de que uno es pobre por ser rico el otro; denunciar como mito la “gran” teoría de la dependencia de Fernando Enrique Cardoso fue tomado como un insulto y es que todos andamos tan contentos en Latinoamérica repitiendo el cuento del idiota que piensa que no se ha logrado nada por no contar con los medios cuando es la pereza la que no nos ha dejado avanzar.

La prueba está en Antioquia y en el planeta tierra, el que quiere puede. Pero aquí nos acostumbramos, en esta época de facilidades, a la idea de que no podemos porque otros no quieren. Y se quedan hasta algunos profesores, con sus doctorados de las más prestigiosas universidades, apenas haciendo un ensayito cada dos años y maltratan y desprecian al que se va a su lugar sagrado a hacer una obra en silencio, así sea sobre el sexo de los ángeles.  El camino del arte no es bien comprendido en sociedades como la nuestra.

Este texto fue publicado en el periódico El Mundo el jueves 30 de julio de 2020


Nota

Este es el espacio de opinión del Portal Universitario, destinado a columnistas que voluntariamente expresan sus posturas sobre temáticas elegidas por ellos mismos. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores y no reflejan una opinión o posición institucional de la Universidad de Antioquia.

Correo del contacto
[57+4] 219 50 19
Lo más popular
54d4db3244a5e15c6a21152b_logo-renata.png
54d4db5924c957e253bd5fa5_logo-ruana.png
54d4db63ae77e15e6afe94a0_logo-universia.png
54d4db6add1988d75368ecff_logo-icetex.png
54d4db7744a5e15c6a211531_logo-colombiaprende.png
54d4db7edd1988d75368ed05_logo-gobiernolinea.png
54d4db86dd1988d75368ed09_logo-canalu.png
54d4db9644a5e15c6a211534_logo-cis.png
54d4db9d44a5e15c6a211535_logo-colciencias.png
54d4dba444a5e15c6a211539_logo-ips.png
Sistema Único de Información de Trámites - SUIT
54d4dbb7ae77e15e6afe94a4_logo-redemprendia.png
54d4dbbfdd1988d75368ed14_logo-colombia.png
Fundación Universidad de Antioquia
No + filas
No + filas
No + filas
ORACLE
Hacemos Memoria
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57+4] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57+4] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2020