Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

Esp
martes, 7 de abril 2020
07/04/2020
Síguenos

Opinión

UdeA Noticias
Opinión

Máscaras

26/02/2020
Por: Carlos Vásquez Tamayo, profesor Instituto de Filosofía UdeA

«...¿No podría nuestra U pensar las capuchas? Desde distintos saberes habría tela para tejer: indagar entre filósofos y sicólogos, historiadores y artistas, antropólogos, educadores del cuerpo y del alma. Un ciclo, un clima, unos días dedicados a comprender con rigor y paciencia...»

¿Alguien ha escuchado a un capucho? Una vez presentí, con vívido asombro, que un muchacho que estaba discutiendo conmigo inmediatamente después de un tropel, acababa de quitarse una capucha.

Me hablaba a gritos, enardecido, también yo me dejé llevar por la rabia. Fue en los bajos del bloque 16, el de la administración. Había allí, escuchándonos, un grupo grande de estudiantes.

Parecía como si nos preparáramos para un pugilato. En el calor de ese momento pensé, este muchacho acaba de descubrirse el rostro, en el tropel terrible que acaba de pasar, buscó un rincón para despejarse.

Me parece verlo todavía. Su rostro muy cerca del mío. Su gestualidad era hermosa y terrible. Nuestras razones estaban ofuscadas, se veía su dolor y también impotencia.

Yo pensé, pasó de ser a no ser un capucho. O, pasó del no ser de su cara a una gestualidad airada. Una facción bella, apasionada y locuaz. También temerosa, como debe ser la mía cuando el miedo desborda.

Y pensé entonces en el rostro. En los rostros, en la fragilidad de alguien en su rostro. El rostro es lo más desnudo de uno y lo más vulnerable. También lo más amado, el rostro es la visibilidad del amor.

A esto de un rostro, de la exigencia ética que supone una persona cuando se concentra en su rostro, le ha dedicado el filósofo lituano E. Lévinas páginas entrañables.

Ante un rostro nada se puede, cualquier intención se detiene, no es posible tenerlo ni poseerlo ni reducirlo. El rostro es la exigencia ética, el ‘no matarás’ que coloca en el punto de mayor gravedad la responsabilidad por otra persona.

La otra persona es lo primero, lo exigente es el cuidado del otro. El rostro dice: recíbeme, acógeme, que nada me pase. En el rostro el otro se da y pide ser guardado.

Pero está la capucha. La máscara que esconde y transforma. En ella también se da el otro, por sustracción de su rostro. Está presente en su ausencia, exigente en su invisibilidad.

¿Por miedo? ¿Por cálculo y estrategia? ¿Por esa necesidad atávica de llevar una máscara para colocarse en el espacio inaudito de la representación?

La capucha es un exceso de sentido, pide ser pensada, materializa un llamado. Como si dijera: ‘también yo estoy aquí, me doy a ver en la presencia de mi ausencia. No me traten como si fuera nadie, o el mal anónimo, la reverberación de una cólera sin alma.

También yo quiero el alma y la protejo a mi modo. Quizás más que ustedes, que en el rostro llevan la seña mortal de la indiferencia. Esa es una máscara peor, un rostro petrificado y servil’.

De seguro los capuchos reivindican una acción grávida y severa. Como la acción que es acontecimiento en escena.

A lo que nos resistimos es a la inmediatez de su violencia. Su furor destructivo. Como si los signos y los símbolos ardieran en un hogar sin materia.

El teatro es la representación de la acción, incluso de aquella que lleva violencia. Hay algo en la representación que atempera, suaviza, desarma, la mímesis que introduce catarsis. Querríamos capuchas que representen sin anular, que cuiden no ahogar el fuego que encienden.

Lo que me pasó esa vez fue un estremecimiento al presentir que ese muchacho que podría empujarme, golpear mi cara, vencer mi razón, hubiera estado en el núcleo de ese estallido, ese humo, esa lucidez sin salida. También podríamos habernos abrazado, o apretado nuestras manos, esas extensiones del rostro que hablan aún sin palabras.

¿No podría nuestra U pensar las capuchas? Desde distintos saberes habría tela para tejer: indagar entre filósofos y sicólogos, historiadores y artistas, antropólogos, educadores del cuerpo y del alma. Un ciclo, un clima, unos días dedicados a comprender con rigor y paciencia.

Me imagino un evento así, en la diversidad de hablas y de saberes. Una puerta, un resquicio, un gesto de fraternidad que refleje a la Universidad en su inagotable simbólica.

Para oírles la voz a los capuchos y en su voz sus gritos y sus palabras.


Nota

Este es el espacio de opinión del Portal Universitario, destinado a columnistas que voluntariamente expresan sus posturas sobre temáticas elegidas por ellos mismos. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores y no reflejan una opinión o posición institucional de la Universidad de Antioquia.

Correo del contacto
[57+4] 219 50 19
Lo más popular
54d4db3244a5e15c6a21152b_logo-renata.png
54d4db5924c957e253bd5fa5_logo-ruana.png
54d4db63ae77e15e6afe94a0_logo-universia.png
54d4db6add1988d75368ecff_logo-icetex.png
54d4db7744a5e15c6a211531_logo-colombiaprende.png
54d4db7edd1988d75368ed05_logo-gobiernolinea.png
54d4db86dd1988d75368ed09_logo-canalu.png
54d4db9644a5e15c6a211534_logo-cis.png
54d4db9d44a5e15c6a211535_logo-colciencias.png
54d4dba444a5e15c6a211539_logo-ips.png
Sistema Único de Información de Trámites - SUIT
54d4dbb7ae77e15e6afe94a4_logo-redemprendia.png
54d4dbbfdd1988d75368ed14_logo-colombia.png
Fundación Universidad de Antioquia
No + filas
No + filas
No + filas
ORACLE
Hacemos Memoria
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57+4] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57+4] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2018