Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

Esp
sábado, 4 de julio 2020
04/07/2020
Síguenos

Opinión

UdeA Noticias
Opinión

Utopía en tiempo de crisis

25/05/2020
Por: Daniel Bedoya Salazar, estudiante de Filosofía UdeA

«... Este “enemigo” que es el coronavirus no ha hecho sino desnudar nuestras flaquezas, demostrarnos que necesitamos la presencia física del otro para vivir y convivir,  puso en evidencia la fragilidad de nuestras instituciones y la precariedad de nuestros sistemas educativos, de salud, políticos y económicos...»

Hace algunos días, en el espacio de opinión del portal universitario de la Universidad de Antioquía, el profesor Carlos Vásquez refiriéndose al virus del Covid 19 escribió: “este enemigo nos está robando nuestros tesoros: la cercanía, el saludo de manos, el encuentro con los brazos y el corazón. Nos aleja y nos borra, nos recluye, nos saquea el aire y devora nuestras entrañas” [1].

Es cierto, lo que en diciembre del año pasado eran algunos casos atípicos de neumonía en China a comienzos de este ya se clasificaba como un nuevo virus altamente contagioso, se expandió con rapidez y en marzo tocó a nuestra puerta, era una realidad. 

Desde entonces la totalidad de los países del mundo han encendido las alarmas y casi la mitad de la población mundial ha pasado por períodos de cuarentena, obligándonos a alejarnos de  nuestros familiares y amigos y encerrándonos en nuestras casas y en nosotros mismos.

Para la generación de los “millennials” y los “centennials” que se ufanaban de su autosuficiencia y hacían alarde de los avances tecnológicos que permiten hacer contacto sincrónico con cualquier parte del planeta, es un duro golpe que hoy, confinados, lo que más se anhele sean los abrazos cálidos de los padres, el compartir y las sonrisas con los amigos, la caricia de la persona amada, la cercanía que ahora solo podemos lograr de una forma ilusoria, a través de una pantalla, por mensajes de texto o videollamadas.

Este virus no solo ha influido drásticamente en la política, la economía o la cultura, sino que se ha logrado inmiscuir en la vida privada de cada uno de nosotros, sin lugar a dudas pretende dar lecciones de globalización al mundo del siglo XXI.

El presente y el futuro han sido puestos en jaque, los análisis de los  posibles escenarios que se avecinan para la humanidad  no son para nada alentadores. En medio de la incertidumbre que nos genera crisis, con un mundo y un orden establecido que se nos desmoronan, ¿en qué podemos pensar? ciertamente, en la utopía.

Si tomamos el término literalmente podemos traducir utopía como un "no-lugar". Esta palabra fue acuñada por Tomás Moro en uno de sus libros en el cual describe la vida de los habitantes de una isla cuya organización política y social era la ideal y por tanto, lastimosamente, inexistente [2].

En la actualidad, cuando se habla de  “utopía” se hace  frecuentemente para referirse a cualquier tipo proyecto que aunque resulta deseable, en condiciones normales sería muy difícil de llevar a cabo. De otra parte, también se habla de lo "utópico"  de una forma peyorativa, pues se entiende como un conjunto de ideas  ilusorias, unas quimeras para atraer incautos.

Sin importar la variante que nos resulte más convincente, es evidente que al surgir dentro de las sociedades propuestas y teorías que tienden hacia la utopía, estas se generan y enraízan en la inconformidad, son una crítica a la sociedad que  nos cupo en suerte habitar.

Lo anterior no son solo teorías limitadas a ser discutidas en los ámbitos académicos, basta con mirar lo ocurrido durante mayo de 1968 en Francia. Bajo consignas como “prohibido prohibir”, “seamos realistas, pidamos lo imposible” y “la imaginación al poder”  los jóvenes franceses se tomaron París en una serie de protestas en las que exigían un cambio radical de  la sociedad y de sus instituciones políticas.

En estas manifestaciones se buscaba reivindicar las libertades individuales y cuestionar la forma en las que estas eran coaccionadas en público, allí se unieron y canalizaron una gran cantidad de causas: la búsqueda de una verdadera universalidad y praxis de los derechos humanos, la revolución sexual, el antinuclearismo, el antibelicismo, el anticolonialismo, entre otras. Salieron a la calle movidos por la esperanza de cambio, en un estallido de libertad y con  un derroche de creatividad  que puso todo en cuestión y reclamó la construcción de unas nuevas normas de convivencia, de una nueva moral.

El mayo francés puso contra las cuerdas al gobierno del General De Gaulle pero no logró cambiar el sistema político y económico, ni las relaciones de poder y se fue apagando paulatinamente como aquellos amores fugaces, cuya intensidad termina por extinguirlos.

Antes que un fin alcanzado, se convirtió en motivación para un sinfín de causas que lo sucederían y algunas de las cuales nosotros hemos podido presenciar, los movimientos liderados por estudiantes, sindicatos y diversos sectores sociales. Mayo del 68 avivó en muchos el deseo de cambiar aquello con lo que estaban inconformes, de desobedecer lo que se les presenta como injusto y de buscar condiciones de vida óptimas para todos los seres humanos, sin excepción alguna.

Este “enemigo” que es el coronavirus no ha hecho sino desnudar nuestras flaquezas, demostrarnos que necesitamos la presencia física del otro para vivir y convivir,  puso en evidencia la fragilidad de nuestras instituciones y la precariedad de nuestros sistemas educativos, de salud, políticos y económicos.

Cuando todo se viene abajo resulta imperativo poner manos a la obra y emprender una serie de reformas para transformar este mundo que hemos heredado de nuestros mayores y crear uno más solidario, donde todos quepamos, con verdadera justicia social e igualdad, que este a la altura de las circunstancias, porque necesitamos y merecemos.

El cambio es posible y está en manos de todos construirlo y cuando se torne complejo y sea tildado de utópico, resulta saludable recordar aquellas palabras de Fernando Birri “la utopía está en el horizonte. Camino dos pasos, ella se aleja dos pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. Entonces, ¿para qué sirve la utopía? Para eso, sirve para caminar.” Caminar juntos, a pesar de la adversidad y del cansancio, sin darnos por vencidos, yendo siempre hacia adelante.
___________________

Bibliografía

[1] Vásquez, C. (1 de mayo de 2020). Virus. Portal universitario de la Universidad de Antioquía:  https://bit.ly/3c1ADXx

[2] https://www.biblioteca.org.ar/libros/300883.pdf


Nota

Este es el espacio de opinión del Portal Universitario, destinado a columnistas que voluntariamente expresan sus posturas sobre temáticas elegidas por ellos mismos. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores y no reflejan una opinión o posición institucional de la Universidad de Antioquia.

Correo del contacto
[57+4] 219 50 19
Lo más popular
54d4db3244a5e15c6a21152b_logo-renata.png
54d4db5924c957e253bd5fa5_logo-ruana.png
54d4db63ae77e15e6afe94a0_logo-universia.png
54d4db6add1988d75368ecff_logo-icetex.png
54d4db7744a5e15c6a211531_logo-colombiaprende.png
54d4db7edd1988d75368ed05_logo-gobiernolinea.png
54d4db86dd1988d75368ed09_logo-canalu.png
54d4db9644a5e15c6a211534_logo-cis.png
54d4db9d44a5e15c6a211535_logo-colciencias.png
54d4dba444a5e15c6a211539_logo-ips.png
Sistema Único de Información de Trámites - SUIT
54d4dbb7ae77e15e6afe94a4_logo-redemprendia.png
54d4dbbfdd1988d75368ed14_logo-colombia.png
Fundación Universidad de Antioquia
No + filas
No + filas
No + filas
ORACLE
Hacemos Memoria
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57+4] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57+4] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2020