Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

Esp
jueves, 15 de abril 2021
15/04/2021
Síguenos

Opinión

UdeA Noticias
Opinión

La revocatoria endiablada

01/12/2020
Por: Fabio Humberto Giraldo Jiménez, profesor jubilado UdeA

«... Quienes promueven esa tontería de oponerse a que en el típico alumbrado navideño de Medellín se muestre la figura del diablo por ser ajena a la sagrada cultura de la trinidad bendita –“Salve frijoles, mazamorra, arepa”-, difundieron y diseminaron estratégicamente mensajes que, en principio, cautivaron opiniones tontarronas...»

Tengo por principio desconfiar de todos los gobernantes incluyendo aquellos por quienes he votado. En general no he sido defraudado por mi prudente desconfianza no solamente porque la experiencia histórica nos demuestra la tendencia casi natural de toda forma de poder -incluido el de los amigos- a huir de los controles, sino también porque en la práctica es demasiado común que los gobernantes elegidos no  cumplan lo prometido o gobiernen deslizando propósitos diferentes o contrarios. Pero en el caso del actual Alcalde de Medellín, por quien deposité mi voto, confesamente voto estratégico, mi desconfianza no ha llegado ni siquiera hasta la idea de revocarle el mandato, a pesar de su prepotencia administrativa jalada por el narcisismo. Mis prevenciones no me dan para tanto y por eso no estoy de acuerdo con quienes, al haber perdido las elecciones y la posibilidad de hacer lo que pretendían en la administración, quieren sacarlo prematuramente a gorrazos haciendo de la revocatoria una campaña política anticipada y resentida. Ya hay un Comité de gorrazos vengativos en el que no están todos los que son.

Habiéndose diluido la pertinencia del gorrazo original de la revocatoria que giró en torno a la idea de que a EPM la están trasteando de la tradicional sartén paisa a una “paila fusión”, y demostrado que era y sigue siendo necesario el remezón, echan mano de otros sombrerazos poco sustanciales pero mediáticos como el que pretende meter al putas en el baile de la revocatoria.

Quienes promueven esa tontería de oponerse a que en el típico alumbrado navideño de Medellín se muestre la figura del diablo por ser ajena a la sagrada cultura de la trinidad bendita –“Salve frijoles, mazamorra, arepa”-, difundieron y diseminaron estratégicamente mensajes que, en principio, cautivaron opiniones tontarronas. Uno de esos mensajes resalta la presencia del putas en el alumbrado como prueba de la confabulación ateo-comunista y diabólica del Alcalde contra la más rancia cultura frijolesca. La intención es evidente: se trata de inclinar la cultura en general y moral política en particular hacia lo más sacralizado y refundido de la moral religiosa y por ello es que mediante un mensaje poco explícito pero muy fuerte se pretende sacralizar, blindar, encerrar y calafatear una identidad cultural, moral y religiosa ancestral, integrada, cerrada, exclusiva y excluyente,  aunque en la realidad multicultural actual sea solo un referente entre otros muchos, muchísimos.

Y aunque no aparecen públicamente los vergonzantes responsables de esta especie de “suceso sensacional”, todo el mundillo político sabe quién, porqué y para qué lo crearon. Sabemos que no fue Satanás aunque por la maldad y marrullería que entraña parezca obra suya y aunque seguramente se solace siendo protagonista de una disputa religiosa ultramontana en un contexto de opinión donde la ilustración no entra ni en mula bien arrendada. Ciertamente es una diablura política, una picardía, una marrulla maldadosa y no meramente un suave devaneo de la ortodoxia moral que se justifica por el bien mayor, como diría uno de esos teólogos que sirven de acólitos o asesores espirituales en los directorios políticos.

Quienes así están actuando, que ya son Comité, apañan esta diablura política que es tan malintencionada como hipócrita porque su objetivo real pero inconfeso es el de deslegitimar cualquier decisión del actual Alcalde municipal sumando motivos para revocar su mandato, es decir, para sacarlo de la Alcaldía “a la hijueputa”, haciendo creer que el Alcalde, que por cierto tiene pinta de diácono,  es la encarnación del diablo y que todas sus hechuras son diabluras y suponiendo, por contraste, que ellos son exorcistas autorizados para sacar a Belcebú  de La Alpujarra.

Aunque se armó el escándalo perifoneado por los medios, no parece prosperar este diablillo político a pesar de que se armó de agua bendita y crucifico y se coreó la oración a la sangre de cristo para casos difíciles. Y  no solo por lo ridículo, inconfesable y casquivano del gorrazo sino también porque su doble moral insulta la religiosidad de los creyentes.

No tiene nada de cristiano hacer política con el putas robándole su manual de maldades. Si quienes a nombre de la pureza religiosa y del integrismo cultural critican la sola presencia simbólica y folclórica del diablo de Riosucio o del putas en general, fueran consecuentes con su creencia en la primacía de la historia sagrada sobre la historia y fueran tan puros de corazón como se muestran, no harían cosas propias del putas. O tendrían que reconocer que tienen incorporado un demonio como todos los seres humanos. No entiendo yo como critican que se festeje al putas haciendo las del putas. Tampoco entiendo cómo se hace una cruzada para la recuperación de la moral y de la cultura frijolera denunciando la azufrada pedorrancia del Alcalde pero presuponiendo por contraste que los efluvios corporales del santificado Comité tienen el aroma del jazmín o del jacinto, de la gardenia, del lirio o de la rosa.  

Dejen tranquilo al putas. Es tan necesario que si no existiera no habría iglesias, ni curas, ni pastores, ni feligreses arrepentidos rogando indulgencias y prepagando en la ponchera un sitio en el cielo. Déjenlo tranquilo que la existencia de Dios lo necesita tanto como la supervivencia de la iglesia y de los directorios políticos que tienen pasadizos hacia la sacristía.


Nota

Este es el espacio de opinión del Portal Universitario, destinado a columnistas que voluntariamente expresan sus posturas sobre temáticas elegidas por ellos mismos. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores y no reflejan una opinión o posición institucional de la Universidad de Antioquia.

Correo del contacto
[57+4] 219 50 19
Lo más popular
 
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57+4] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57+4] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2020