Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

Esp
domingo, 15 de diciembre 2019
15/12/2019
Síguenos

Opinión

UdeA Noticias
Opinión

La resistencia bacteriana: Grave problema de salud pública

19/11/2019
Por: Judy Natalia Jiménez Quiceno, profesora Escuela de Microbiología UdeA

« ... La Organización Mundial de la Salud, en un impactante estudio, advirtió que para el año 2050 en el mundo habrá más muertes relacionadas con bacterias resistentes que por cáncer, y que para este año será la principal causa de mortalidad ... »

El descubrimiento de los antibióticos trajo consigo el fortalecimiento de la práctica médica, su uso permitió avances significativos principalmente en la disminución de muertes por enfermedades infecciosas, el aumento de la esperanza de vida y el avance en los procedimientos médicos.

Los avances en la medicina moderna que incluyen el trasplante de órganos y de médula ósea, la terapia contra el cáncer, el tratamiento de enfermedades crónicas y en general cualquier procedimiento quirúrgico, han podido ser posibles gracias a la introducción de los antibióticos.

Lamentablemente, con el descubrimiento y desarrollo de nuevos antibióticos, las bacterias adquirieron casi de forma simultánea resistencia a cerca de la totalidad de los antibióticos disponibles, debilitando así los avances médicos logrados.

En la actualidad, la resistencia bacteriana a los antibióticos constituye en uno de los principales problemas de salud pública, y por su relevancia, podría derivar en un punto de inflexión en la historia, el inicio de la era post antibiótica.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, una era post antibiótica significa, en efecto, el fin de la medicina moderna tal como la conocemos, y en la cual muchas infecciones comunes y lesiones menores volverán a ser potencialmente mortales.

El desarrollo de resistencia depende de múltiples factores entre los cuales se encuentran, el uso excesivo de antibióticos en la práctica clínica humana y veterinaria; la prescripción inadecuada, la venta libre de medicamentos, la falta de interés por parte de la industria farmacéutica en desarrollar nuevos antibióticos, y las barreras de acceso a los servicios de salud, entre otros.

En los últimos años, se han atribuido directamente a las bacterias resistentes, alrededor de  23000 muertes anuales en Estados Unidos  y más de 25000 en la Unión Europea.

En países en desarrollo hay pocos estimativos confiables, puesto que sólo en los últimos años se han sido implementados sistemas de vigilancia a nivel nacional; sin embargo, es posible que exista mayor resistencia debido a la mayor carga de enfermedades infecciosas y la restricción en el acceso a nuevos antibióticos.

La Organización Mundial de la Salud, en un impactante estudio, advirtió que para el año 2050 en el mundo habrá más muertes relacionadas con bacterias resistentes que por cáncer, y que para este año será la principal causa de mortalidad.

La globalización nos ha llevado a compartir un entorno microbiano, de forma similar a como compartimos la atmósfera. Los antibióticos, a diferencia de cualquier otro medicamento, afectan a personas que no los usan, y la eficacia de éstos medicamentos se convierte en un bien común.

Por lo anterior, las bacterias resistentes son un problema grave de nuestro entorno microbiano y las estrategias dirigidas a contener la resistencia bacteriana sólo serán efectivas si se constituyen en un asunto que involucre el concurso de todas las personas.

Mientras no se entienda el problema como un asunto de acción colectiva, los intereses individuales (con el uso indiscriminado de antibióticos) seguirán siendo mayores al objetivo colectivo a largo plazo de lograr un uso adecuado de antimicrobianos y contener la resistencia bacteriana.


Nota

Este es el espacio de opinión del Portal Universitario, destinado a columnistas que voluntariamente expresan sus posturas sobre temáticas elegidas por ellos mismos. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores y no reflejan una opinión o posición institucional de la Universidad de Antioquia.

Correo del contacto
[57+4] 219 50 19
Lo más popular
54d4db3244a5e15c6a21152b_logo-renata.png
54d4db5924c957e253bd5fa5_logo-ruana.png
54d4db63ae77e15e6afe94a0_logo-universia.png
54d4db6add1988d75368ecff_logo-icetex.png
54d4db7744a5e15c6a211531_logo-colombiaprende.png
54d4db7edd1988d75368ed05_logo-gobiernolinea.png
54d4db86dd1988d75368ed09_logo-canalu.png
54d4db9644a5e15c6a211534_logo-cis.png
54d4db9d44a5e15c6a211535_logo-colciencias.png
54d4dba444a5e15c6a211539_logo-ips.png
Sistema Único de Información de Trámites - SUIT
54d4dbb7ae77e15e6afe94a4_logo-redemprendia.png
54d4dbbfdd1988d75368ed14_logo-colombia.png
Fundación Universidad de Antioquia
No + filas
No + filas
ORACLE
Hacemos Memoria
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57+4] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57+4] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2018