Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

Esp
viernes, 3 de julio 2020
03/07/2020
Síguenos

Opinión

UdeA Noticias
Opinión

Derechos en tiempos de pandemia

19/05/2020
Por: Jose Luis González Jaramillo, profesor Facultad de Derecho y Ciencias Políticas UdeA

«... El confinamiento social es la única medicina que la ciencia nos ofrece como remedio a la pandemia. Lo inquietante es que este aislamiento no resuelve las necesidades de quienes no pueden mantenerse a distancia...»

El estado de excepción declarado durante meses por el gobierno de Iván Duque ha impuesto graves restricciones a los derechos fundamentales. La falta de avances médicos para enfrentar la pandemia generada por el COVID 19, los riegos de una expansión descontrolada del virus y un eventual colapso del sistema sanitario han sido las principales justificaciones.

Con esa decisión el principio de la separación de poderes, como en toda declaración de emergencia, ha quedado en suspenso. El Estado ha legitimado sus decisiones aduciendo a la ciencia y los expertos, sin necesidad de utilizar complejas figuras retóricas.

En resumidas cuentas, se confina a millones de personas con el fin de evitar la congestión del sistema de salud. Se supone que el Estado ha promovido algunos paliativos para cubrir un atrasado sistema de seguridad social colombiano. Sin embargo, estamos lejos de alivianar las dificultades. El sistema de salud arrastra una crisis tan profunda y estructural, que lejos de ser excepcional, deviene en la regla.

Lo cierto es que el sistema de salud no lograría responder a la cantidad de contagiados que perfilan algunas propuestas de inmunización colectiva. Otra vez, como en otras epidemias y pandemias conocidas en la historia, estaremos a la espera de que la ciencia nos salve: una vacuna, un antivirus o un medicamento.

Por ahora es innegable que las restricciones a la libertad apuntan al mantenimiento de la salud pública: en tanto no se encuentre una solución médica, coartar la libertad se presenta como el mejor curativo posible. En medio de este caos de la vida cotidiana algunos sostienen que no es momento de preguntarnos por el lugar de los derechos fundamentales. No obstante, los derechos fundamentales no pueden obviarse. El origen y las finalidades legítimas de estas medidas requieren ser cuestionadas.

La comunidad en general ha coincidido con los científicos en la amenaza actual y en la necesidad del confinamiento para enfrentarla. Los “expertos”, por su parte, y con justificado desconocimiento de algunos de los efectos que produce esta pandemia, han postulado una suerte de sistema de higienización social en el suspendido Estado de Derecho.

De hecho, ese mismo desconocimiento me impide siquiera discutir la capacidad de afectación de este virus respecto de otros que ha resistido la humanidad. Tampoco me es posible analizar los efectos de inmunidad que el virus podría generar, si es que esa estrategia de gobierno llegara a implementarse. El solo hecho de que esta pandemia haya cobrado la vida de una persona es suficiente para entender la destrucción y el dolor humano que produce. Finalmente, tampoco pretendo entrar en el terreno de aquellos que desprecian totalmente el conocimiento científico y minimizan los efectos de este acontecimiento global.

En este momento, las recomendaciones científicas funcionan de soporte a las políticas institucionales. Ese por supuesto, no es un fenómeno nuevo. Los avances científicos han generado la modernización y profesionalización de los sistemas de salud pública. La preocupación inicial de dichos sistemas fue la de asegurar la capacidad de trabajo y por ende de producción. La salud ha sido pues una variable más de la macroeconomía.

El problema es que en la actualidad, la salud más que un servicio o un derecho, es una mercancía que ha reproducido las desigualdades existentes en nuestra sociedad. El confinamiento social es la única medicina que la ciencia nos ofrece como remedio a la pandemia. Lo inquietante es que este aislamiento no resuelve las necesidades de quienes no pueden mantenerse a distancia. En cuanto a pandemias se refiere, los sistemas médicos-
como advierte Foucault[i]- se han encargado históricamente de proponer cordones sanitarios a los pobres para evitar que las clases altas se contagiaran de sus epidemias.

El sistema de salud – y no solo el colombiano – ha operado de forma permanente en medio de la crisis. Preservar la vida de las personas a través de la cuarentena y el confinamiento no es nuevo. En el Decamerón, Giovanni Boccaccio nos cuenta como en el siglo XIV “todos se inclinaban a un remedio muy cruel como era esquivar y huir a los enfermos y a sus cosas; y haciéndolo, cada uno creía que conseguía la salud para el mismo”[ii].

Aún en el siglo XVIII, Foucault describe como el sistema de salud francés se activaba indistintamente a partir de reglamentos de urgencia. Protocolos que eran aplicados a la mínima evidencia de alguna epidemia. El plan era sencillo: las personas deben permanecer en su casa e incluso aisladas en su propia vivienda. Un sistema de salud basado únicamente en la inspección y vigilancia.[iii]

En el siglo XXI debemos entender que mientras no aparezca un avance científico y se hagan más efectivas las redes de interacción médica global, la única manera de salvar vidas es restringiendo nuestra libertad. Es decir, que la libertad, un objeto propio de las discusiones políticas y jurídicas ahora queda en manos de los científicos, que ni siquiera están de acuerdo en cuál debe ser la respuesta más efectiva.  

¿Y, entonces, cuál es el límite de la afectación a los derechos fundamentales? ¿Basta afirmar que lo recomendaron ciertos expertos para dar por hecha esa afectación sin más? ¿Entonces, el legislador, el que decide sobre la suerte de toda una comunidad, es una esquiva opinión médica?

Hasta ahora es claro que hemos sido despojados de algunos de los derechos fundamentales, por los consejos de los profesionales de la salud. ¿Se rehabilitarán nuestras libertades y derechos fundamentales después del Estado de Excepción? La historia de la medicina ha evidenciado que no existe un progreso médico que no haya provocado efectos colaterales y perdurables. La peste, la lepra, y otras pandemias, generaron instituciones sociales como la prisión.

La idea de que a unas personas había que separarlas de la sociedad para que esta pudiera funcionar adecuadamente. ¿Cuáles de las medidas que ahora se aceptan por la emergencia, se instalarán de una manera permanente? La ciencia –decía Sábato– es ajena a todo lo valioso para el ser humano: sus emociones, sus sentimientos y sus angustias respecto a la muerte[iv] y este es un serio peligro que tenemos ante nosotros.

Referencias 

[i] FOUCAULT, Michel. Medicina e historia: el pensamiento de Michel Foucault. Oficina Sanitaria Panamericana, 1978.

[ii] BOCCACCIO, Giovanni. Decamerón. Editorial Austral. 1999.

[iii] FOUCAULT, Michel. Medicina e historia: el pensamiento de Michel Foucault. Oficina Sanitaria Panamericana, 1978.

[iv] SÁBATO, Ernesto. Uno y el Universo, 1945. Barcelona, Seix Barral, 1998.


Nota

Este es el espacio de opinión del Portal Universitario, destinado a columnistas que voluntariamente expresan sus posturas sobre temáticas elegidas por ellos mismos. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores y no reflejan una opinión o posición institucional de la Universidad de Antioquia.

Correo del contacto
[57+4] 219 50 19
Lo más popular
54d4db3244a5e15c6a21152b_logo-renata.png
54d4db5924c957e253bd5fa5_logo-ruana.png
54d4db63ae77e15e6afe94a0_logo-universia.png
54d4db6add1988d75368ecff_logo-icetex.png
54d4db7744a5e15c6a211531_logo-colombiaprende.png
54d4db7edd1988d75368ed05_logo-gobiernolinea.png
54d4db86dd1988d75368ed09_logo-canalu.png
54d4db9644a5e15c6a211534_logo-cis.png
54d4db9d44a5e15c6a211535_logo-colciencias.png
54d4dba444a5e15c6a211539_logo-ips.png
Sistema Único de Información de Trámites - SUIT
54d4dbb7ae77e15e6afe94a4_logo-redemprendia.png
54d4dbbfdd1988d75368ed14_logo-colombia.png
Fundación Universidad de Antioquia
No + filas
No + filas
No + filas
ORACLE
Hacemos Memoria
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57+4] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57+4] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2020