Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

Esp
miércoles, 21 de octubre 2020
21/10/2020
Síguenos

Opinión

UdeA Noticias
Opinión

Armas “no letales” en procedimientos letales

10/09/2020
Por: Juan Pablo Acosta Navas. Coordinador de la Especialización en DDHH y DIH, UdeA

«... Una descarga eléctrica durante dos minutos, en contra de una persona que yace reducida en el asfalto siendo asfixiada y a quien además no se le prestó atención médica de forma inmediata, no puede justificarse desde ninguna perspectiva...»

En un video difundido en las últimas horas se observa cómo en la noche del 8 de septiembre en Bogotá, dos miembros de la Policía Nacional en simultánea asfixian y accionan un taser de manera prolongada contra Javier Ordóñez, mientras que él y sus allegados gritaban que “por favor” se detuvieran; el hombre falleció varias horas después en una clínica de Bogotá producto de la brutal intervención policial.

Los tasers se consideran armas no letales o de letalidad reducida, un eufemismo que pretende encubrir el potencial letal que efectivamente tienen. Una investigación de Reuters (2017) mostró cómo en los últimos años en Estados Unidos se comprobaron al menos 1.005 muertes en las cuales se utilizaron estas armas, casos como el del colombiano Israel Hernández de 18 años que murió en 2013 en Miami tras ser impactado por un taser que un policía accionó mientras el joven pintaba un graffiti (BBC, 2013).

En Colombia, un caso similar al de Javier ocurrió en noviembre de 2019 en Bogotá, cuando un agente del ESMAD le disparó un bean bag[1] (munición de impacto cinético, considerada al igual que el taser “no letal” o de “letalidad reducida”) a Dilan Cruz de 18 años, el joven estudiante falleció dos días más tarde; Medicina Legal concluyó en su informe que fue un homicidio, y en las calles en señal de repudio por lo ocurrido, se popularizó la arenga: “Dilan no murió, a Dilan lo mataron”.

Episodios como el de Dilan y el de Javier demuestran el peligro que entrañan el uso de estas armas “menos letales” porque la realidad es que matan cuando son usadas por un cuerpo policial mal entrenado, o bien, que desconoce (de manera consciente o inconsciente) los estándares del Derecho Internacional de los Derechos Humanos aplicables al uso de la fuerza, y sobre los cuales se presume que son formados para el adecuado desempeño de sus funciones.

El Derecho Internacional contempla diversos instrumentos que regulan el uso de la fuerza en circunstancias como la que derivó en la muerte de Javier. Por ejemplo, el Código de conducta para funcionarios encargados de hacer cumplir la ley, (Res. AG, ONU 34/169, 1979) impone a los funcionarios obligaciones como respetar y proteger la dignidad humana (art. 2), restringir el uso de la fuerza para cuando sea estrictamente necesario, (art. 3) y proporcionar atención médica inmediata a las personas bajo su custodia (art. 6).

Asimismo, los Principios Básicos sobre el empleo de la fuerza y de armas de fuego por los funcionarios encargados de hacer cumplir la Ley (La Habana, 1990), promueven emplear un uso diferenciado de armas y municiones con el fin de disminuir la necesidad de usarlas (art. 2), al igual que contempla que los funcionarios utilicen medios no violentos antes de recurrir al empleo de la fuerza o de armas de fuego, (art. 4), permitiendo su uso solo cuando sea inevitable, y en proporción al delito o fin legítimo que se persiga (art. 5).

Estos principios han sido desarrollados también por la Corte Interamericana de Derechos Humanos en casos como Nadege Dorzema y otros VS República Dominicana (2012) donde recuerda la Corte que el principio de legalidad pretende dirigir el uso de la fuerza para lograr un objetivo legítimo; el principio de necesidad obliga al funcionario a verificar si existen otros medios disponibles para salvaguardar la vida e integridad de la persona o de la situación que se busca proteger; y el principio de proporcionalidad consiste en que el uso de la fuerza utilizado sea acorde con el nivel de resistencia que muestra la persona hacia la cual se dirige el procedimiento.

De todo lo dicho, queda en evidencia que los agentes de la policía en el caso de Javier no respetaron los principios de proporcionalidad, de necesidad y de legalidad pues el hombre se veía en estado de indefensión en el suelo con los dos policías sobre él, incluso pedía que por favor cesara el atropello y no se desprende del video algún indicio de resistencia o violencia hacia los policías. Una descarga eléctrica durante dos minutos, en contra de una persona que yace reducido en el asfalto siendo asfixiado y a quien además no se le prestó atención médica de forma inmediata, no puede justificarse desde ninguna perspectiva.   

La trágica oleada de masacres (55 ocurridas durante 2020 según INDEPAZ) y la violencia letal y no letal contra defensores y defensoras de derechos humanos son igual de repudiables, pero a diferencia de los casos de brutalidad policial, es inaceptable que los miembros de la Policía, cuya función constitucional es garantizar el ejercicio de derechos y libertades y la convivencia pacífica dentro del territorio colombiano (art. 218 de la Carta Política), sean quienes atenten contra la vida y la integridad de los ciudadanos, vulnerando sus derechos fundamentales así como violando principios y normas protectoras del Derecho Internacional de los Derechos Humanos.

Los lamentables sucesos de las últimas semanas en nuestro país nos deben conducir a una profunda reflexión sobre el valor de la vida en nuestra sociedad tan habituada a la muerte; si pretendemos transitar hacia escenarios de paz debemos convencernos de que el respeto por la vida es el pilar fundamental para la plena garantía de los derechos humanos y para la construcción de una paz completa.

___________________

[1] A propósito de las armas de impacto cinético, Haar et al. (2017), en un artículo publicado por la British Medical Journal evidenciaron que de 1.984 casos de personas lesionadas con bean bags en varios países, cerca de 300 quedaron con alguna discapacidad vitalicia (generalmente ocular) y 53 murieron.

Referencias

BBC. Redacción (2013) EE.UU: muere joven colombiano tras ser impactado con una Taser. Disponible: https://www.bbc.com/mundo/ultimas_noticias/2013/08/130808_ultnot_policia_miami_mata_joven_colombiano_taser_msd Consultado: 09/09/2020

Corte Interamericana de Derechos Humanos. (2012) Caso Nadege Dorzema y otros VS República Dominicana.

Haar RJ, Iacopino V, Ranadive N, et al Death, injury and disability from kinetic impact projectiles in crowd-control settings: a systematic review BMJ Open 2017;7:e018154. doi: 10.1136/bmjopen-2017-018154 

https://www.reuters.com/investigates/special-report/usa-taser-911/

INDEPAZ (2020). Informe de Masacres en Colombia durante 2020: Disponible: http://www.indepaz.org.co/informe-de-masacres-en-colombia-durante-el-2020/ Consultado: 09/09/2020

Reuters (2017). Shock Tactics. Disponible: https://www.reuters.com/investigates/special-report/usa-taser-911/ Consultado: 09/09/2020


Nota

Este es el espacio de opinión del Portal Universitario, destinado a columnistas que voluntariamente expresan sus posturas sobre temáticas elegidas por ellos mismos.  Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores y no reflejan una opinión o posición institucional de la Universidad de Antioquia.

Correo del contacto
[57+4] 2195019
Lo más popular
54d4db3244a5e15c6a21152b_logo-renata.png
54d4db5924c957e253bd5fa5_logo-ruana.png
54d4db63ae77e15e6afe94a0_logo-universia.png
54d4db6add1988d75368ecff_logo-icetex.png
54d4db7744a5e15c6a211531_logo-colombiaprende.png
54d4db7edd1988d75368ed05_logo-gobiernolinea.png
54d4db86dd1988d75368ed09_logo-canalu.png
54d4db9644a5e15c6a211534_logo-cis.png
54d4db9d44a5e15c6a211535_logo-colciencias.png
54d4dba444a5e15c6a211539_logo-ips.png
Sistema Único de Información de Trámites - SUIT
54d4dbb7ae77e15e6afe94a4_logo-redemprendia.png
54d4dbbfdd1988d75368ed14_logo-colombia.png
Fundación Universidad de Antioquia
No + filas
No + filas
No + filas
ORACLE
Hacemos Memoria
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57+4] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57+4] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2020