Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

Esp
domingo, 9 de agosto 2020
09/08/2020
Síguenos

Opinión

UdeA Noticias
Opinión

El filósofo Rubén Sierra Mejía

15/07/2020
Por: Francisco Cortés Rodas, profesor Instituto de Filosofía UdeA

«... Es imposible pensar sobre el presente en América latina sin tener en cuenta los problemas y las formas tradicionales del desarrollo de la filosofía occidental...»

Creo que fue Hegel quien dijo que el filósofo debe hacer filosofía cuando ya la vida ha pasado. Podrá esto no ser verdad; pero es hermoso y consolador. Ciertamente, parece que quienes quieren hacer filosofía se ennoblecen pasando de este mundo real al otro del pensamiento y la verdad.

Este camino lo trazó Platón en La República cuando estableció en el mito de la caverna, cómo pueden ciertos hombres, los filósofos, liberar el alma de la cárcel corporal (caverna) en la que están presos.

Rubén Sierra Mejía, quien murió el pasado 28 de junio en Bogotá, fue un filósofo en este sentido; aclaro, no un filósofo platónico, sino un intelectual con una pasión por la verdad, el conocimiento y la cultura. Tenía además una gran curiosidad intelectual y un excelente sentido del humor y la ironía. Dedicó su vida a la filosofía, la investigación filosófica, la traducción de algunos clásicos y sobre todo fue un gran maestro.

Nació en Salamina, Caldas, el 12 de julio de 1937. En una entrevista a UN-Televisión contó que desde niño tuvo la posibilidad de leer porque en su casa había una muy buena biblioteca, pues su padre, que no era lector, compraba libros y esperaba que alguno de sus trece hijos se aficionara a la lectura.

Estudió filosofía en la Universidad Nacional de Colombia con Juozas Zaranka y Danilo Cruz Vélez, e inició sus investigaciones sobre Colombia con Jaime Jaramillo Uribe. Posteriormente realizó sus estudios de postgrado en la Universidad de Munich, Alemania.

A su regreso a Colombia se desempeñó como docente en la Universidad Nacional de Colombia y otras. Fue profesor emérito de esta y doctor honoris causa por las Universidades del Valle y de Caldas. Entre 1988 y 1991 fue Director de la Biblioteca Nacional de Colombia.

Además de su labor de profesor universitario, gestor cultural, fue un gran ensayista y editor. Entre sus libros más importantes menciono Ensayos filosóficos, La responsabilidad social del escritor, La filosofía en Colombia; y editó una serie de interesantes libros sobre historia del pensamiento colombiano: La filosofía y la crisis colombiana, El radicalismo colombiano del siglo XIX; La Restauración Conservadora 1946-1957, por mencionar algunos.

Sierra tenía una gran preocupación por la relación entre filosofía y la situación social y política del país. Consideraba que era necesario pasar del encerramiento en que estuvo inmersa la filosofía en Colombia durante casi todo el siglo XX, sin poder salir de una tradición universal de problemas y de métodos.

Es necesario, planteó, buscar una relación de esos problemas universales con la situación nuestra, pero sin caer en la simpleza de exigir un filosofar propio de Latinoamérica. Es imposible pensar sobre el presente en América latina sin tener en cuenta los problemas y las formas tradicionales del desarrollo de la filosofía occidental.

Pero es imposible pensar sobre este presente sin comprender, a través de análisis, económicos, sociológicos, históricos, los diferentes problemas de nuestras sociedades. Nuestro profesor de lógica y filosofía analítica nos dejó un gran ejemplo y un valiosísimo legado.

 Este texto fue publicado en el periódico El Colombiano el martes 14 de julio de 2020


Nota

Este es el espacio de opinión del Portal Universitario, destinado a columnistas que voluntariamente expresan sus posturas sobre temáticas elegidas por ellos mismos.  Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores y no reflejan una opinión o posición institucional de la Universidad de Antioquia. 

Correo del contacto
[57+4] 219 50 19
Lo más popular
54d4db3244a5e15c6a21152b_logo-renata.png
54d4db5924c957e253bd5fa5_logo-ruana.png
54d4db63ae77e15e6afe94a0_logo-universia.png
54d4db6add1988d75368ecff_logo-icetex.png
54d4db7744a5e15c6a211531_logo-colombiaprende.png
54d4db7edd1988d75368ed05_logo-gobiernolinea.png
54d4db86dd1988d75368ed09_logo-canalu.png
54d4db9644a5e15c6a211534_logo-cis.png
54d4db9d44a5e15c6a211535_logo-colciencias.png
54d4dba444a5e15c6a211539_logo-ips.png
Sistema Único de Información de Trámites - SUIT
54d4dbb7ae77e15e6afe94a4_logo-redemprendia.png
54d4dbbfdd1988d75368ed14_logo-colombia.png
Fundación Universidad de Antioquia
No + filas
No + filas
No + filas
ORACLE
Hacemos Memoria
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57+4] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57+4] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2020