Z7_89C21A40L06460A6P4572G3304

Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

sábado, 3 de diciembre 2022
03/12/2022
Síguenos
Z7_89C21A40L06460A6P4572G3305

Periódico Alma Máter

Z7_89C21A40L06460A6P4572G3307
UdeA Noticias
Z7_89C21A40L06460A6P4572G3386
Academia Sociedad Especiales

La pandemia aumentó los trastornos mentales en niños y jóvenes

13/09/2022
Por: Johansson Cruz Lopera - Periodista

La pandemia producto de la covid-19 enfrentó y agudizó a la humanidad frente a varios problemas. La crisis económica es uno de las que mayor eco tiene, sin embargo, hay otras consecuencias que en silencio van en aumentos y ponen en riesgo la estabilidad social, como sucede con la salud mental en niños y jóvenes.

La pandemia agudizó algunos problemas sociales, económicos y de salud en todo el mundo. Uno de ellos fue la salud mental en niños y jóvenes que se vio gravemente afectada. Los índices de trastornos aumentaron. Foto: Dirección de Comunicaciones UdeA / Alejandra Uribe F. 

El 11 de marzo de 2020 Tedros Adhanom Ghebreysus, director general de la Organización Mundial de la Salud —OMS—, anunció en Ginebra, Suiza, una noticia que transformaría el día a día de millones de ciudadanos en el planeta: la covid-19 era considerada una pandemia. 

Luego del comunicado, diferentes naciones tomaron medidas para frenar la propagación del virus en sus fronteras y, en cuestión de días, idearon planes para prevenir, atender, mitigar y tratar una enfermedad que hasta entonces era desconocida. La base de cualquier plan siempre fue la misma: aislamiento y cuarentena. 

Lo que no se sospechaba, por lo menos en esa magnitud, eran las consecuencias del encierro. El confinamiento elevó algunos problemas de trastornos mentales, especialmente en niños y jóvenes, como depresión, ansiedad, déficit de atención e hiperactividad, trastorno bipolar, de comportamiento disruptivo y disocial, de neurodesarrollo, entre otros. 

Para hacerse una idea, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia —Unicef— estima que en 2021 el 15 % de los niños y jóvenes entre los 10 y 19 años en América Latina y el Caribe tienen un trastorno mental diagnosticado. Esa estadística, a nivel mundial, en ese rango de edad, es del 13 %. 

Colombia no fue ajena a este fenómeno. En 2021, un año después de la declaración de pandemia y luego de los aislamientos más severos, el Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas —Dane— publicó el estudio Salud Mental en Colombia: un análisis de los efectos de la pandemia, que incluyó cifras más dramáticas: alrededor del 52.2 % de los jóvenes, entre 12 y 17 años, presentaban entre uno o dos síntomas de ansiedad. 

De ahí que sea un motivo de atención para algunos profesionales de la salud: «Nos preocupa mucho la economía, recuperar el mercado y los empleos. Eso es muy importante, pero también debemos recuperar la salud mental, que se vio muy afectada en la pandemia. Hay que invertir en rutas de atención», afirmó Diana Patricia Molina Berrío, profesora de la Facultad Nacional de Salud Pública, psicóloga y magíster en Salud Pública de la UdeA. 

Pocos profesionales
 

El problema de salud mental en niños y jóvenes está empeorando, en especial porque la disponibilidad de profesionales que puedan atenderlos es baja. Según la Asociación Colombiana de Psiquiatría, en el país hay 120 psiquiatras infantiles; en Medellín, que atiende todo Antioquia, solo existen 11. Los psicólogos clínicos dedicados a niños también son muy pocos. 

«Estamos cayendo en una alerta roja», afirmó la investigadora Diana Patricia Molina, y recalcó que los problemas de salud mental no son como un virus, el cual se contagia y a los días se manifiestan los síntomas. Los trastornos mentales tienen un funcionamiento difícil de describir y cada persona lo asimila de forma diferente. 

Entornos protectores 
 

El confinamiento generó traumas en dos importantes entornos protectores para los niños y jóvenes: las instituciones educativas y el hogar. Para Juan David Palacio Ortiz, psiquiatra infantil y coordinador del Programa de Psiquiatría Infantil y del Adolescente de la Universidad de Antioquia, el cierre de las instituciones educativas dejó a los chicos lejos de su escenario natural. En estos podían jugar con sus compañeros y socializar; inclusive, tenían otros referentes de autoridad —además de los papás—, como los profesores, y esto incidió en el aumento de estos trastornos

Con este diagnóstico coincidió Jorge Mario Rubio Sánchez, psicólogo, especialista en adicciones y magíster en Psicología Clínica de la UdeA: «Tuvimos estudiantes de primaria y secundaria que durante dos años estudiaron en el computador de la casa sin poder interactuar con sus amigos. Los niños aprenden de manera natural jugando y durante esos dos años se limitaron a los videojuegos y las interacciones con pantallas. Evidentemente esto afectó su salud mental». 

El hogar y la escuela suelen ser entornos protectores para los niños y jóvenes, debido al confinamiento producto de la pandemia por la covid-19, estos se vieron fracturados, exponiendo a esta población. Foto: Dirección de Comunicaciones UdeA / Alejandra Uribe F. 

Los especialistas dejaron en claro que la socialización en la etapa preescolar y escolar es determinante para desarrollar sus procesos evolutivos que, según la psicología, hacen parte del ser humano en todas sus formas, ya que esta ayuda a generar empatía, incorporar la norma, estimular el trabajo en equipo y la disciplina, entre otras habilidades. 

Otro factor importante en la evaluación del crecimiento de estas cifras es la fractura que se dio en el hogar. Durante la pandemia cambió este entorno protector, anotó la profesora Diana Patricia. Muchos adultos acumularon en casa el estrés del trabajo, el consumo de licor y sustancias psicoactivas y los conflictos de pareja, lo que generó repercusiones en los niños y jóvenes. «Los adultos también están presentando unos índices o prevalencias de trastornos mentales mayores a los que teníamos antes de la pandemia», agregó el doctor Juan David Palacio Ortiz. 

Como resultado de su experiencia en las consultas, Jorge Mario Rubio aseguró que los conflictos a nivel familiar aumentaron como consecuencia del confinamiento. «Uno no pelea con quien no vive y no interactúa. La pandemia obligó una convivencia 24/7, la probabilidad de problemas incrementó y llegó un momento donde la cantidad de interacciones negativas superaron las interacciones positivas en algunos casos», dijo. 

Acciones protectoras 
 

El psiquiatra infantil Palacio Ortiz recomendó impulsar algunas acciones protectoras que no requieren de gran inversión económica y son fáciles de realizar, para evitar el aumento de casos: 

  1. Poner límites en el uso de las pantallas. 

  1. Promover el ejercicio físico, que sea un plan en familia: salir a caminar, ir juntos a la ciclovía, nadar, etc. 

  1. Darle buen uso al tiempo libre. Los juegos de mesa son una valiosa herramienta y son claves, porque sirven para compartir en familia y la calidad de tiempo compartido es importante. 

  1. Conversar con los adolescentes en su espacio. Usualmente ellos están encerrados en sus habitaciones y es necesario retomar ese contacto, preocuparse por lo que hicieron en el día, si las cosas les salieron bien o no, contarles sobre nuestros días. 

  1. Los adultos deben pensar en estar menos tiempo recostados o al frente de una pantalla y más preocupados por compartir con sus hijos. 

Z7_89C21A40L06460A6P4572G3385
Z7_89C21A40L06460A6P4572G3387
Z7_89C21A40L06460A6P4572G33O4
Z7_89C21A40L06460A6P4572G33O6
Lo más popular
Z7_89C21A40L06460A6P4572G3340
 
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57 + 604] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57 + 604] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2020