• Teclas de Ayuda de acceso Rápido

    ALT + 1 Inicio

    ALT + 2 Noticias

    ALT + 3 Mapa de sitio

    ALT + 4 Búsqueda

    ALT + 5 Preguntas frecuentes

    ALT + 6 Atención al ciudadano

    ALT + 7 Quejas y reclamos

    ALT + 8 Iniciar Sesión

    ALT + 9 Directorio telefónico

    Botones de Accesibilidad

    Letra:

    Contraste:

    Esp
    domingo, 27 de septiembre 2020
    27/09/2020
    Síguenos

    ¿Quién dice la verdad?

     

    ¿Quién dice la verdad: el que toca la sombra o el que roza la luz?

    Por: Pablo Montoya

     

    ¡Quédate en casa y así cuidarás a los demás! Esta es la consigna en tiempos del coronavirus. Una consigna fraguada con dos incómodos imperativos, pero dulcificada con el calor del hogar y una supuesta alteridad a la cual podríamos salvar. Pero esta circunstancia, la de estar aislados en nuestras propias casas y no poder atravesar fronteras —cuando lo más apasionante de toda existencia es franquearlas una y otra vez—, origina algo singular. Se trata del padecimiento de un tipo de exilio interior, a puerta cerrada, que corre el riesgo de sumirnos en un vacío recordatorio. En La peste de Albert Camus se explica que este exilio ocasiona una mortificación profunda: vivir con una memoria que no sirve para nada. ¿Qué significaría esto en nuestra condición actual? Por un lado, que evocamos continuamente un pasado con el gusto de la lamentación. Pero, por otro, que podríamos olvidarnos de los males verdaderos que nos han agobiado.


    ¿Seremos capaces entonces de superar esta pandemia, inmunizarnos frente a ella, y volver sobre los graves problemas que tiene un país como Colombia? La gran desigualdad social que nos impide prosperar como comunidad, los derechos humanos violados sistemáticamente, las mujeres maltratadas por un orden social dominado por patriarcas atávicos; niños desnutridos y ancianos olvidados y jóvenes dueños de un futuro de opresión; los bosques y selvas vejados por los emporios mineros; los responsables de grandes crímenes todavía sin castigo; la corrupción, el paramilitarismo y el narcotráfico como pilares de una democracia pútrida. Quizás es verdad que el panorama que se nos viene encima sea muchísimo más complejo y doloroso que bandear el coronavirus, ya que nuestros problemas integran eso que podríamos denominar endemia nacional. Porque, más que ese tipo de exilio que abate en el encierro, y que Camus desglosa en su novela, a Colombia le ha de corresponder enfrentar obstáculos peores.

     
    Pero, ¿qué pasaría con el coronavirus en este país que tiene una inmensa parte de la población sumida en la precariedad y cuyo sistema de salud es tan deficiente? ¿Qué ocurriría con los hospitales públicos que, en el momento en que escribo esta líneas, ya están desabastecidos de sangre y no poseen la infraestructura necesaria para asistir a los futuros contagiados? Con solo imaginar que en Colombia la pandemia fuese tan implacable como lo está siendo en Italia, España, Estados Unidos o Reino Unido, nuestro porvenir sería totalmente aciago. Porque estamos lejos de decir, frente al coronavirus, lo que el cronista de La peste afirma: «Esto sucedió». En Colombia y América Latina esto apenas está comenzando a suceder. Por tal razón, estamos sumidos en el territorio inmenso de la incertidumbre. Y de ella quién sabe si saldremos bien librados.

     
    Ahora bien, ¿qué serían treinta o cincuenta o cien mil víctimas del coronavirus comparadas con los más de cien millones de muertos que nos han dejado las pestes? ¿Por qué esta epidemia del siglo XXI, con tan pocos muertos, ha tenido el poder de amedrentarnos de semejante guisa y ha lanzado a las naciones a exigir un confinamiento de estas proporciones? ¿Será que nos estamos volviendo sensibles a las aniquilaciones masivas y en verdad creemos hoy más que antes que moriremos como hormigas indefensas si no nos cuidamos? Pero, ¿y qué hacemos con la gran desconfianza que nos asedia? ¿No habrá detrás de todo esto maniobras perniciosas que le darán paso a un nuevo orden mundial?

     

    Quizás es verdad que el panorama que se nos viene encima sea muchísimo más complejo y doloroso que bandear el coronavirus, ya que nuestros problemas integran eso que podríamos denominar endemia nacional. Porque, más que ese tipo de exilio que abate en el encierro, y que Camus desglosa en su novela, a Colombia le ha de corresponder enfrentar obstáculos peores.

     

    Como respuesta a estos interrogantes, nadie guarda silencio. Al contrario, la batahola de las voces brota desde todos los flancos. Y entre el optimismo de unos y el pesimismo de otros, el abanico de las opiniones es desbordante. ¿A quién creerle y de quién dudar en estos tiempos del coronavirus? ¿Les creemos a los médicos y a los científicos? ¿A los jerarcas religiosos o a los intelectuales solitarios? ¿A los empresarios y a los mandatarios? ¿Quién, en definitiva, dice la verdad: el que toca la sombra o el que roza la luz?

     

    *Este texto es un fragmento del ensayo inédito Literatura en tiempos del coronavirus.

    54d4db3244a5e15c6a21152b_logo-renata.png
    54d4db5924c957e253bd5fa5_logo-ruana.png
    54d4db63ae77e15e6afe94a0_logo-universia.png
    54d4db6add1988d75368ecff_logo-icetex.png
    54d4db7744a5e15c6a211531_logo-colombiaprende.png
    54d4db7edd1988d75368ed05_logo-gobiernolinea.png
    54d4db86dd1988d75368ed09_logo-canalu.png
    54d4db9644a5e15c6a211534_logo-cis.png
    54d4db9d44a5e15c6a211535_logo-colciencias.png
    54d4dba444a5e15c6a211539_logo-ips.png
    Sistema Único de Información de Trámites - SUIT
    54d4dbb7ae77e15e6afe94a4_logo-redemprendia.png
    54d4dbbfdd1988d75368ed14_logo-colombia.png
    Fundación Universidad de Antioquia
    No + filas
    No + filas
    No + filas
    ORACLE
    Hacemos Memoria
    Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
    Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
    Conmutador: [57+4] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57+4] 263 8282
    Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
    Política de tratamiento de datos personales
    Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2020