• Teclas de Ayuda de acceso Rápido

    ALT + 1 Inicio

    ALT + 2 Noticias

    ALT + 3 Mapa de sitio

    ALT + 4 Búsqueda

    ALT + 5 Preguntas frecuentes

    ALT + 6 Atención al ciudadano

    ALT + 7 Quejas y reclamos

    ALT + 8 Iniciar Sesión

    ALT + 9 Directorio telefónico

    Botones de Accesibilidad

    Letra:

    Contraste:

    Esp
    viernes, 21 de septiembre 2018
    21/09/2018
    Síguenos

    ¿Quiénes somos?

    Instituto de Estudios Regionales - INER

    ¿Quiénes somos?

    Publicado 27 ago. 2018
    El Instituto de Estudios Regionales INER es una unidad académica de la Universidad de Antioquia dedicada principalmente a la investigación como eje dinamizador de la docencia y la extensión. Desde sus inicios en 1985, la regionalización es transversal a todo su quehacer, orientado a los territorios y saberes en diálogo para la producción de conocimiento pertinente, crítico y transformador.

    ¿Qué hacemos? Misión

    El INER trabaja en la investigación interdisciplinar y la formación académica orientada al trabajo creativo e incluyente para la producción de conocimiento mediante el diálogo de saberes, el aporte a la formulación de políticas públicas y la gestión para el cambio social. Articula la investigación a procesos de educación y extensión, formal y continua, para un conocimiento socialmente pertinente con sentido crítico, fortaleciendo el compromiso ético, promoviendo la pluralidad en la toma de decisiones y la formación en habilidades específicas de ciudadanos e instituciones.

    Nuestra historia

    El INER: La concreción de un sueño
     

    ​El INER es la concreción de un sueño gestado desde 1985 por un grupo de profesores de las Ciencias Sociales entre los cuales se destacaron María Teresa Uribe, Jesús María Alvarez, Hernán Henao Delgado, Víctor Alvarez, Francisco Gómez, Manuel Restrepo y Beatriz Patiño. Quienes tenían la idea de crear un espacio interdisciplinario para la investigación y el conocimiento de lo regional; un espacio más autónomo y flexible que el de otros centros de investigación existentes en la Universidad, que respondiera a las demandas sociales y contribuyera a la adecuada formulación de políticas nacionales y regionales. 

    El sueño colectivo de los gestores coincidió con la reglamentación y reestructuración universitaria, estipulada en el Decreto ley 80 de 1980 (art. 68), que establecía la organización interna de las instituciones universitarias en dependencias académicas denominadas Facultades, Escuelas, Institutos, Departamentos y Centros.

    Producto de esa reestructuración desapareció el CENICS, Centro de Investigaciones de la antigua Facultad de Ciencias Sociales, donde adelantaban investigación básica y consultoría los docentes gestores. Con la creación de la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas se originaron el CISH y el INER. En su calidad de Instituto se asumió como la unidad autónoma que tiene entre sus actividades la docencia, investigación y la extensión, según lo definió en Consejo Superior para estos entes.

    Luego de la presentación y debate del proyecto de Instituto ante el Consejo Superior, se creó el Instituto de Estudios Regionales INER, adscrito en ese momento a la Vicerrectoría General, según Acuerdo Superior No 119 del 14 de abril de 1989.

    Durante la primera etapa del INER (entre 1989 y 1992), la investigación y la consultoría estuvieron marcadas por las influencias y exigencias externas, que se manifestaban en la aplicación de políticas nacionales y departamentales en cuanto a la participación de las comunidades en la planeación del desarrollo regional y local, la autonomía y la descentralización administrativa y la creación de corporaciones regionales que requerían de estudios para orientar las políticas públicas y privadas en su jurisdicción. Esto llevó a que el Instituto adelantara planes de desarrollo regional y municipal, haciendo énfasis en los aspectos sociales, culturales, económicos y políticos, con la participación de la población y en procesos de concertación con esta. De ahí que para los investigadores del INER fuera de vital importancia el reconocer la región como una construcción histórica, vivida y pensada por los pobladores y no como un territorio recipiente, que pueda ser moldeado por personas externas y sin la participación de los principales actores sociales que la habitan. El quehacer de la institución ha marchado paralelamente con los cambios que han ocurrido en el contexto nacional, pero la pregunta por lo regional continúa vigente. 

    Desde 1992, con la nueva legislación sobre la valoración, uso y protección de los recursos naturales, la diversidad étnica, la educación, la cultura y con la creación del Ministerio del Medio Ambiente, se reforzó en el INER el trabajo en el campo ambiental, y participó en planes de desarrollo con énfasis en lo ambiental, planes de manejo ambiental y de caracterizaciones y diagnósticos ambientales, ordenamiento territorial, estudios sobre recursos estratégicos y medio ambiente, educación ambiental y evaluación de proyectos en esta temática.

    Durante estos años la actividad de investigación que adelantó el INER logró reconocimiento en la Universidad, en la región y en el país, lo cual se manifiesta en los diversos tipos de distinciones otorgadas a los investigadores, entre las que están el Premio de Musicología Casa de las Américas, por la investigación La música en la comunidad indígena Emberá-Chamí de Cristiana, otorgado en La Habana, en 1993, y tres premios a la Investigación Universidad de Antioquia. En 1991 este premio lo recibió la investigación Bases para un proyecto etnoeducativo en la comunidad Emberá-Chami y en 1995 el mismo premio lo recibieron la investigación Movimientos Sociales y Regiones y Valores Musicales de los Andes Colombianos.

    Desde su fundación, la política del INER ha sido la de constituirse en una escuela de formación de investigadores. Además de los programas de investigación en los cuales el Instituto ha tenido la responsabilidad de explorar y abordar el concepto de región, durante esta primera etapa se desarrolló el programa de extensión, educación continuada y posgrado, el cual ha tenido entre sus funciones divulgar los resultados de las investigaciones, hacer asesoría y consultoría, convertir los resultados de investigación en conocimiento socialmente útil y promover el contacto directo de los investigadores con los actores sociales, en los ámbitos locales y regionales.

    Desde su origen la estructura organizativa del Instituto de Estudios Regionales ha sido: el Consejo de Dirección, la Dirección, dos Coordinadores, una asistente administrativa, un área de Sistemas y el Centro de Documentación. El Consejo de Dirección es la máxima autoridad del Instituto, conformado por el Director, los coordinadores y un representante de los docentes y estudiantes.
     

    Crecimiento y consolidación: 1994 a 1999
     

    Esta segunda etapa del Instituto se desarrolló bajo la dirección del antropólogo Hernán Henao Delgado, quién asumió en 1994 la dirección en calidad de encargado y luego, en febrero de 1996, se le ratificó como Director en propiedad. El 4 de mayo de 1999 fue asesinado en su oficina mientras cumplía sus funciones, en medio del conflicto y la violencia generalizada en el país de la cual no se excluye la Universidad de Antioquia.

    En estos años se contaba con las siguientes líneas de investigación: Etnomusicología y folclor, Estudios de localidades, Actores y conflictos, Identidad regional y local, Estudios en sociedad y medio ambiente, Estudios urbanos y regionales, Planeación y desarrollo urbano regional, las cuales daban cuenta de las preocupaciones e interrogantes en la investigación en ese momento y que se correspondían con el lema “Trabajamos por el progreso y desarrollo de las regiones y localidades de Colombia”.

    A finales de los noventa, y acorde con la políticas de investigación de Colciencias y las políticas internas de investigación en la Universidad, el INER empezó a organizar su trabajo interno con el fomento a la creación de grupos de investigación, la generalización de políticas de evaluación con pares externos y la integraron a la comunidad académica nacional e internacional. Fruto de este trabajo fue el reconocimiento de Colciencias en 1999 como Grupo Consolidado de investigación.

    Como un homenaje a la vida de Hernán Henao y a los aportes de la investigación desde el Instituto, la Comisión Nacional de Ciencia y Tecnología creó el 24 de septiembre de ese año la Beca Hernán Henao Delgado dirigida a estudiantes universitarios que adelantaran investigación en temas de violencia y conflicto.

    La investigación y la consultoría profesional en ese periodo aportaron a la sociedad desde las nuevas temáticas que eran preocupación de investigadores y desde las demandas que se le hacían a la Universidad en la solución de problemas y la formulación de propuestas. Es así, como desde 1992 con la creación del Ministerio del Medio Ambiente y la legislación que empezó a hacerse efectiva sobre la valoración, uso y protección de los recursos naturales, los grupos étnicos, educación y cultura, en el INER se adelantaron proyectos sobre estas temáticas como planes con énfasis en lo ambiental, planes de manejo ambiental, caracterizaciones y diagnósticos ambientales, participación en Planes de Ordenamiento Territorial, recursos estratégicos y medio ambiente, evaluación de proyectos en esta temática, impactos antrópicos sobre la biodiversidad, educación ambiental. Proyectos elaborados en la zona carbonífera de la Loma en el Cesar, estudios ambientales en Urabá y la costa Atlántica impactos ambientales en las líneas de transmisión de energía en varias regiones del país. A estos estudios e investigaciones se suman los aportes en temáticas culturales y sociales como los Atlas culturales de Antioquia, el carnaval de Barranquilla y Riosucio, valores musicales regionales y la música de los hermanos Castro Torrijos del Chocó, los movimientos sociales, estudios sobre familia, bienestar social de sectores desprotegidos de la población, estudios sobre el territorio entre ellos los de localidades y de territorios de frontera. Estas investigaciones y estudios contribuyeron a la formulación de políticas y estrategias para beneficio de entidades públicas y privadas, a acompañar procesos de gestión pública y al mantenimiento del sueño de los fundadores de desarrollar como era la reflexión sobre lo regional.

    En 1999 con la remodelación del Bloque 9 donde funciona la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas, se le adjudicó al Instituto nuevos espacios que incluyeron entre otros un aula para las actividades docentes del INER. Actualmente, el aula completamente dotada presta servicio al Instituto y a otras dependencias de la Universidad.
     

    Afianzamiento de grupos y líneas de investigación
     

    Desde 1999 y acatando los lineamientos dados a la investigación desde Colciencias y al interior de la Universidad con las políticas CODI y la Vicerrectoría de Investigación, el INER ha trabajado para fortalecer los grupos y las líneas de investigación.

    Esta última etapa se caracteriza por la maduración de la investigación al interior de los grupos de investigación, de una autorreflexión interna consciente a nivel institucional y de una proyección a futuro. Dentro de los balances positivos de este periodo está la consolidación de los seis grupos de investigación a los cuales están vinculados cerca de 50 investigadores entre veteranos, jóvenes y estudiantes en formación, algunos de ellos asociados al INERy otros de otras dependencias de la Universidad.

    La vinculación de otras dependencias a las investigaciones del INER ha venido desde tiempo atrás, participando en los diferentes proyectos docentes de nutrición, economía, administración, educación, medicina, enfermería, ingenierías, sociología, antropología, artes, salud pública, centro de producción de televisión, el Instituto de Filosofía y el Instituto de Estudios Políticos.
     

    Directores del INER
     

    • Jaime Vladimir Montoya, antropólogo (2015 - 2020)
    • Claudia Patricia Puerta, antropóloga (2012 - 2015)
    • Lucelly Villegas Villegas, historiadora (2006 - 2011)
    • Diego Herrera Gómez , antropólogo (2001 - 2004)
    • Jesús María Alvarez Gaviria, economista (2000 - 2001)
    • Olga Lucía López (2000)
    • Hernán Henao Delgado, antropólogo (1996 - 1999)
    • Luís Fernando García (1992 - 1995)
    • Francisco Gómez, economista (1989 - 1991)
    54d4db3244a5e15c6a21152b_logo-renata.png
    54d4db5924c957e253bd5fa5_logo-ruana.png
    54d4db63ae77e15e6afe94a0_logo-universia.png
    54d4db6add1988d75368ecff_logo-icetex.png
    54d4db7744a5e15c6a211531_logo-colombiaprende.png
    54d4db7edd1988d75368ed05_logo-gobiernolinea.png
    54d4db86dd1988d75368ed09_logo-canalu.png
    54d4db9644a5e15c6a211534_logo-cis.png
    54d4db9d44a5e15c6a211535_logo-colciencias.png
    54d4dba444a5e15c6a211539_logo-ips.png
    Sistema Único de Información de Trámites - SUIT
    54d4dbb7ae77e15e6afe94a4_logo-redemprendia.png
    54d4dbbfdd1988d75368ed14_logo-colombia.png
    Fundación Universidad de Antioquia
    No + filas
    No + filas
    Hacemos Memoria
    Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
    Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
    Conmutador: [57+4] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57+4] 263 8282
    Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones

    Política de tratamiento de datos personales

    Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2018