Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

Esp
viernes, 21 de enero 2022
21/01/2022
Síguenos

Listado

Crisis de contenedores y nuevas variantes de Covid-19 siguen amenazando el comercio internacional y la recuperación económica

La ya bautizada crisis de contenedores se refiere a la escasez de espacio para transportar productos importados, que provienen en su mayoría de Asía con destino a Occidente, debido al aumento de la demanda de bienes que se disparó desde el segundo semestre de 2020

 

Por: Lourdes Cruz Cárdenas  -Facultad de Ciencias Económicas-

Lo anterior, ha generado un aumento en el coste de los fletes marítimos y otros recargos provocado por los retrasos y el represamiento de buques portacontenedores en los principales puertos del mundo (China tiene 8 de los 10 puertos principales), debido a las restricciones que se siguen generando por la pandemia.

shanghai

Shanghái, núcleo financiero mundial, ubicada en en la costa central de China

Esta crisis afecta la economía mundial y local en sectores como el transporte y los empleos que genera alrededor; el personal portuario; la cadena de suministros de papel y cartón; la industria automotriz; el sector de juguetería y a los comerciantes; y más recientemente, algunos sectores de alimentos e insumos cerveceros, especialmente en lo relativo a los precios. 

Por causa de las problemáticas de los flujos comerciales de contenedores, hay algunos productos que escasean o tardan en llegar a los puertos nacionales y esto se traduce en incremento de precios tanto de bienes finales como de consumo intermedio”, explicó el profesor Edwin Torres Gómez.

edwin-torres-gomezPara el economista e investigador del grupo de Macroeconomía Aplicada de la Facultad de Ciencias Económicas –FCE–, es claro que esta situación sería una consecuencia de la pandemia y de los cambios experimentados en el flujo comercial, donde los tiempos de las operaciones de logística portuaria cambiaron, el ciclo económico de algunos negocios se distorsionó y los países con mayor capacidad de pago terminaron generando presiones en el incremento de precios y flujos comerciales.

En la foto, el profesor Edwin Torres Gómez

Sin embargo, agregó el economista y también profesor de la FCE, Carlos Mario Correa Londoño, se suma además la expectativa de nuevos cierres en China por la aparición de nuevas variantes de Covid-19, por tanto, lo que se entendía inicialmente como una crisis de corto plazo, coyuntural, ahora es considerada una situación casi estructural que se extiende a un periodo más prolongado y requiere de Gobiernos propositivos en formular estrategias que solucionen el inconveniente para que el transporte hacia todo el mundo funcione. Y es que, las tarifas de fletes de contenedores aumentaron cuatro veces a finales de 2020. 

Según el Índice de Carga Contenerizada de Shanghái (SCFI) en la ruta Shanghái-Europa, por ejemplo, citada en el informe sobre Transporte Marítimo 2021 de la UNCTAD (Conferencia Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo), la tarifa de contado pasó de menos de USD 1.000 a USD 4.000 a finales de 2020, y para julio de 2021 subió a USD7.395. Asimismo, el informe indica que los artículos de bajo valor añadido producidos en economías más pequeñas, en particular, podrían sufrir una grave erosión de sus ventajas comparativas.

carlos-mario-correa-londonoSi en China siguen resultando más variantes de la pandemia, provocará mayores restricciones en su producción y seguirá el crecimiento de los costos de materias primas y del transporte de estas, que a mediano plazo provocará mayor desabastecimiento y posiblemente será difícil que el costo de los fletes baje, obligando a las empresas en el futuro a ajustar sus proyecciones”, advirtió el profesor Correa, especialista en Gerencia Financiera.

En la foto, el profesor Carlos Mario Correa Londoño

En tal sentido, el académico sostuvo que los proyectos de recuperación económica trazados por el Gobierno colombiano se pueden venir a pique por la alta dependencia que tiene el país en productos importados, tanto finales como insumos para la transformación, que a su vez, represan los productos locales; pero, el mayor costo de los insumos y aquellos relacionados en la producción se traducen en precios más altos para los bienes finales, que aseguró, terminará pagando el consumidor final como el más afectado por este problema. 

Así pues, esta crisis amenaza la recuperación económica proyectada y puede dejar una inflación difícil de controlar.  Según datos del DANE, para septiembre de 2021 el déficit en la balanza comercial de Colombia llegó a USD 1.711,9 millones, mientras que en septiembre de 2020 se ubicó en UDS 758,1 millones, y que significa, un mayor gasto en la importación de bienes que en los ingresos que recibe el país vía exportaciones. Adicional, la inflación anual se acerca al 5% y la Tasa de Cambio ya toca los $4.000 que, sin duda, obliga a pagar grandes fletes para acceder al espacio en los contenedores, incrementando exponencialmente el costo de las operaciones de comercio internacional.

Ahora bien, en perspectiva del profesor Edwin Torres, más allá de pensar si es mejor ser un país mayormente exportador que importador, el punto es qué deberíamos exportar y qué deberíamos importar.

contenedoresEn esa línea, expresó el economista, “la pandemia nos enseñó que probablemente tenemos ventajas que no hemos explorado, como la producción de ventiladores mecánicos, y que nuestras exportaciones siguen concentradas en productos de poco valor agregado, de modo que, con la apertura económica después de los confinamientos, rápidamente nos inundamos de productos importados”. 

Por tanto, insistió Torres, hay que buscar importar insumos baratos para transformarlos en bienes de mayor valor agregado y no exportar insumos baratos para reimportarlos ya transformados.

Es así como, ambos analistas coinciden en que los desafíos actuales y futuros, con la nueva normalidad, están en darle prioridad a incentivar y establecer escenarios para la producción local, especialmente en el sector agrícola y productos de la canasta básica para, de un lado, ofrecer alternativas y políticas que incentiven el agro y fortalezcan las condiciones de producción de los campesinos y, por otra parte, controlar los precios internamente y tener una menor dependencia de las fluctuaciones internacionales.

Lo ideal sería desarrollar propuestas para mejorar y tecnificar la producción local y depender cada vez menos de insumos desde China y otros países, pero esto requiere una política comercial agresiva para fortalecer el sector agrícola e industrial y con ello, lograr que la importación y exportación sea más ágil para garantizar posibilidades de desarrollo en la producción”, puntualizó Correa. 

Pero a su vez, finalizó el profesor Torres, “aprovechar mejor los acuerdos comerciales realizando compras objetivas que mejoren la competitividad y no se concentre tanto en productos de consumo final”.

Imágenes tomadas de: www.pexels.com - www.pixabay.com/

 
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57 + 604] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57 + 604] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2020