Z7_89C21A40LGRJC0A6CAE7SVL2O1

Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

viernes, 19 de agosto 2022
19/08/2022
Síguenos
Z7_89C21A40LGRJC0A6CAE7SVL240

Listado

Z7_NQ5E12C0LO02E0QOBJGLM10OC2

En homenaje a...

Una deuda histórica
Un deseo por cumplir…

Julio 26 de 2022

Los años no fueron barreras para coronar ese sueño, disfrutar de las aulas de clase, vivir y sentir nuevamente lo que significaba ser un estudiante. Dejarse embargar como un niño del asombro, o por esos retos a cumplir. Sentir la adrenalina ante una pequeña o gran dificultad de corte académico; fue la historia vivida por nuestro egresado, recordado como un ser muy especial.

Juancho Vargas, nuestro estudiante insignia, ingresa a la Universidad de Antioquia a sus 75 años, gracias al programa de Profesionalización de la Licenciatura en Música. Él, es un ejemplo vivo de que el conocimiento emana de una fuente inagotable y que siempre es posible aprender más, además de que nunca es tarde para ser un profesional.

El programa de Licenciatura en Música de la profesionalización — Facultad de Artes de la Universidad de Antioquia, resignifica y potencia su currículo, al tener en sus aulas esas características especiales de un estudiante maestro y aprendiz. Juancho Vargas, se constituyó en un punto de partida y de confluencia en que los paradigmas se amalgaman, en que la trilogía docente, estudiante y conocimiento se plantean desde otras ópticas más humanas y reconstruccionistas, donde el contexto cultural e historia del estudiante, las experiencias previas y aprendizajes significativos, fundamentan una pedagogía fronteriza y pertinente, las cuales cobijan la misión, visión y filosofía del programa de Profesionalización en Música. 

En este caso, Juancho fue un referente para desafiar la caracterización del egresado de la profesionalización; quien, además de ser un estudiante regular, se caracterizó por su sensibilidad y pasión musical pedagógica, las cuales fueron constantes para constituirse en un ejemplo a seguir. Él afirmaba que “a pesar de la edad ya con 78 años, los compañeros resultaron ser los buenos y mejores camaradas que he tenido en la enseñanza. Ha sido crucial conocer los muchachos, nuevos jóvenes y todos me quieren como un hermano como un compañero más”. Sus años no impidieron que siguieran floreciendo sus retos y su actitud entusiasta, optimista, un motor incondicional para sus compañeros de clase.

Hoy continúas tu camino y te vas con tus armonías y ritmos y con tus niñas miradas “Las cumbias espaciales”, proyecto creado en 1965, en el que se visibilizan las influencias de tu maestro Pedro Biava. Ellas se constituyeron en eje central para realizar tu proyecto de prado y poder concluir tu sueño, graduarte como Licenciado en Música de la Universidad de Antioquia.

Llegaste a la Universidad para cerrar esa deuda histórica y certificarte como un profesional de la Música.
Tu trayectoria de vida musical ya te había graduado. Tu deuda ya está saldada: músico de la vida.

Se nos fue el gran Juancho Vargas, el maestro, el aprendiz, el estudiante, el soñador.

Hombre sabio, generoso, creativo e innovador.
Gracias Juancho por todos tus aportes a la música colombiana.
Por todo lo que irradiaste; esa bondad por donde caminabas que te acompañaba. Esa gran humildad que te caracterizaba.
 
Nos vas hacer mucha falta.
Gracias por toda tu vida entregada a la música y al arte, por todo lo que aprendimos de ti.
Gracias a la vida... Por permitirnos a estudiantes, docentes y administradores, disfrutar de tu estancia en las aulas de la Universidad de Antioquia como maestro, alumno y aprendiz.

“Descansa en paz”

Luz Angélica Romero Meza 
Coordinadora Académica 
Profesionalización Música 

Por siempre maestro

Juan Roberto Vargas Schoonewolf, conocido como el maestro Juancho Vargas en su trasegar por más de 70 años en el mundo de la música tropical, fue uno de los pioneros del jazz en nuestro país, gran intérprete del piano y reconocido por muchos como un verdadero maestro. 

Egresado de la Licenciatura en Música a través del programa de Profesionalización en Artes de la Universidad de Antioquia en el 2012 a sus 80 años, nos demostró que las ganas de aprender, de compartir conocimiento nunca terminan. En su paso por este claustro, se convirtió en docente para sus compañeros de clase, ofreciéndoles su experiencia como compositor, arreglista, productor y por supuesto, como músico integral. El diálogo de saberes se hizo y se hace efectivo con la dimensión humana y musical del maestro Juancho.

Deja una huella imborrable en la historia de la música que se tejió en Medellín en el siglo XX y XXI donde, entre otros logros, se destacan los discos de culto tanto en la historia del jazz como de la cumbia: ‘Colombian Brass’ y ‘Las Cumbias Espaciales’, grabaciones pioneras que vincularon la improvisación de la música norteamericana con los sonidos tropicales, además del proyecto denominado Ondatrópica, con la cual grabó una improvisación llamada ‘Cumbia espacial’.

Seguía activo a través de la Big-Band “El Sueño del Maestro” acompañado por la periodista y gestora cultural de la Universidad de Antioquia, Natalia Metrio. En esta organización, como pianista y director han reunido a músicos veteranos y a alumnos de diferentes escuelas de Medellín, demostrando al sector musical y dancístico, que la música tropical sigue más viva que nunca.

¡El alma de artista del maestro Juancho Vargas nos seguirá acompañando por siempre!

GRACIAS, MAESTRO

Myriam Suaza Colorado
Coordinadora Académica
Profesionalización Danza


"El arte es algo que se hace por amor... amor al ser humano..." 

Junio 30 de 2022

Nunca estaremos totalmente preparados para la partida de nuestros seres queridos, por más que lo intentemos o que así lo creamos. Hoy, la Facultad de Artes, su cuerpo docente, estudiantil y de egresados lamenta el fallecimiento del maestro y guitarrista León Darío Echeverri Gil.

A su familia, seres queridos, alumnos y colegas, enviamos un caluroso abrazo y esperamos que sus enseñanzas queden para siempre en la memoria de quienes impactó.

A continuación, compartimos algunos escritos de sus egresados:

“Siempre habrá un lugar para alguien bueno”

Fueron palabras que pronunciaste hace varios años, un día después de la clase de guitarra donde me encontraba intranquilo por algunos temores que pasaban vigilantes de mi suerte y del mañana, de un lugar en el mundo como músico. Con aquellas palabras y con lo que puedo testificar hoy, me diste una llave para comprender que el trabajo constante, sincero y desde el amor, otorgan la firmeza necesaria para el día a día. Explicaste que ser bueno es la manera de resistir a la incertidumbre, que los buenos, en esa aspiración de alcanzar la excelencia, no detienen la búsqueda incesante pase lo que pase.

Como una puerta misteriosa, abriste tus conocimientos hacia los demás; como alquimista del sonido, construiste teorías místicas sobre el oficio de pulsar las seis cuerdas. Creo que ser bueno para ti, es la habilidad de reflexionar la vida y la existencia a través del trabajo duro desde el arte y la música, es amor puro por los sonidos.

De una agudeza tremenda hasta en sus momentos de humor, cascarrabias, de carácter robusto, sensible y profundo en sus emociones, que creyó en la educación como constructora de país. Tu capacidad para descubrir el brillo de cada estudiante fue infalible, regalaste reflexiones, momentos esenciales y nos dejaste muchas tareas de vida y arte por realizar. Por lo inmenso y bueno que fue, León Darío Echeverri Gil llegó al lugar más lejano que hasta ahora se alcanza, el corazón de sus estudiantes.

Siempre mi gran profe, mi gran maestro y el de muchos.

Cristian Camilo Tobón.

Se ha ido un gran maestro, los que tuvimos la fortuna de ser sus estudiantes lo recordaremos siempre con gratitud, cariño y admiración. Su incesante búsqueda del saber lo llevó a enseñar con amor, respeto y dignidad, procurando construir y hacer significativo su paso por este mundo. Y vaya que lo fue. Ha partido un hombre que tuvo una vida digna de ser recordada y celebrada. Fue siempre generoso con su conocimiento y sus clases fueron una constante exploración de las profundidades del espíritu humano desde la música y su relación con las demás artes, la literatura, la filosofía, la naturaleza y el ser.

Lo recuerdo ir en todo momento con un libro bajo el brazo y cientos de historias que contar, fue un buen conversador, no perdía oportunidad para enseñar algo nuevo y compartir lo mejor de sí, dejando un legado que perdurará en quienes fuimos sus estudiantes, quienes aprendimos también a dar lo mejor de nosotros. No me queda duda de que todos los que pasamos por sus clases, sus amigos, su familia y sus colegas, lo llevaremos siempre en el corazón. Buen viento y buena mar querido maestro.

"El arte es algo que se hace por amor... amor al ser humano..." León Darío Echeverri Gil

Samael Robledo.

Es muy triste despedir al profe Darío. Tuve la fortuna de ser su alumno en la recta final de mi pregrado como guitarrista y agradezco profundamente sus enseñanzas que trascendieron el aula de clase y se convirtieron en saber para la vida cotidiana. Me deja muchas enseñanzas, pero si tengo que resaltar alguna será el carácter y la honestidad para defender las ideas.

Julio David Mira.


Un gestor de la Danza: Gary Julio Escudero

Licenciado en danza, egresado en el año 2018 del Programa Profesionalización en Danza cohorte Valledupar. 

Con más de 40 años de experiencia en el campo de la danza, se desempeñó como Director y creador de la Fundación Danza Experimental de la Guajira FUNDADEG por 30 años, de la cual han egresado grandes exponentes de la danza de este departamento.

Además, era docente y continuaba muy activo en la gestión cultural en pro del mejoramiento de las condiciones laborales de los artistas de la danza del departamento de La Guajira.

A su familia, compañeros, colegas y alumnos enviamos un abrazo fraterno.

Febrero 28 de 2022


A la memoria del Maestro Alonso Ríos Vanegas

La expresión emocionada del artista describió las cualidades de la materia. Con su voz y con sus manos, dio forma a lo que la imaginación o la realidad pudieran evocar y lo que en la mente de sus interlocutores se iba construyendo. Sus expectantes oyentes fueron los estudiantes que durante años siguieron los pasos del maestro: “vamos para el taller de fundición! Estamos trabajando la cera perdida”. Ese era el profesor Alonso Ríos, un hombre que logró trascender el oficio y las formas, las ideas y la exaltación de los valores como la amistad, la familia, la naturaleza o que consiguió con un cincel y sus palabras, el tránsito hacia la eficiente metáfora, la poética de un gesto, el homenaje, y la figura humana como memoria y ficción.

Alonso Ríos Vanegas fue Maestro forjador de futuro y un Sembrador de estrellas. Su presencia como profesor en nuestra Universidad de Antioquia y su legado artístico son un aporte invaluable que hoy ante su partida, reconocemos como la huella imborrable en la formación de varias generaciones. A la familia y personas más cercanas, expresamos nuestro más sentido mensaje de condolencia. ¡Su grandiosa obra permanecerá siempre!

Enero 30 de 2022


Silencian una vida, pero Esteban Mosquera seguirá percutiendo en la sociedad

Ayer, lunes 23 de agosto, fue silenciada una vida más en Colombia…
Nos resistimos a la normalización de los ataques sistemáticos a los lideres sociales y a los jóvenes de nuestro país. Quienes compartimos con Esteban conocimos de sus calidades humanas y académicas, la alegría con la que emprendía cada acción y el respeto a sus profesores y compañeros.

Se silencia una vida más…
Se silencia un músico, un amigo, un hijo, un hermano, un compañero, un joven más sacrificado en esta absurda guerra que nos ha arrebatado seres valiosos y queridos, dejando un profundo dolor en nuestros corazones. Difícil imaginar el intenso sufrimiento de sus familiares y seres queridos. 

Se silencia un estudiante…
La Universidad del Cauca pierde uno de los integrantes de su comunidad académica. Esteban pasó temporalmente por las aulas de la Universidad de Antioquia en el área de percusión y ahí dejó huella en todos los que con él compartieron. Qué decir de la huella musical que queda en nuestros oídos.

No nos silencian…
Desde la Facultad de Artes expresamos nuestro más profundo sentimiento de dolor y rechazo ante este tipo de violencia contra la sociedad, contra el arte, la cultura y la libertad de expresión. Como universitarios repudiamos el asesinato de nuestros jóvenes y líderes sociales, que esta vez toca a nuestras puertas y lo sentimos tan cercano como los tantos casos que aparecen día tras día.

Enviamos un mensaje de solidaridad y condolencias a sus familiares, colegas y amigos ante tan irreparable pérdida.

Facultad de Artes - Universidad de Antioquia
Agosto 24 de 2021


Lamentamos el fallecimiento del profesor Carlos Alberto Acosta Jiménez


"Hay seres en la vida que llegan para enseñarnos la belleza de la vida y lo que el ser humano puede crear. Ese fue Acosta, un ser de luz que llegó para iluminar la vida de muchos”.  YEN.

Más allá del Maestro en Artes Plásticas (UNAL, 1995) o del Especialista en Educación (U. Javeriana, 1997) y del docente de Historia de la Producción artesanal y de Dibujo en nuestra Facultad, el maestro Carlos Alberto Acosta Jiménez será recordado siempre por su comprometida labor y vocación docente, por su particular interés por el bienestar de sus estudiantes y por sus constantes manifestaciones de afecto y solidaridad para con todos nosotros.

Hoy, extendemos un caluroso abrazo a colegas, estudiantes, amigos y familiares en este momento de duelo y que perdure en el arte, su memoria por siempre. 

Mayo 5 de 2021


Falleció en Medellín el Maestro Rodolfo Pérez González


Por: Carlos Arturo Fernández para Vivir en El Poblado 

Este 11 de julio de 2020, falleció en Medellín, a los 90 años de edad, el Maestro Rodolfo Pérez González, figura central de la historia musical, artística y cultural de la región y del país en la segunda mitad del siglo pasado y en los primeros años del presente.

No soy yo la persona más autorizada para hablar de él ni para valorar con justicia sus excepcionales aportes intelectuales, culturales y humanísticos. Solo escribo estas palabras para que mucha gente sepa de su partida.

Rodolfo Pérez fue uno de los principales protagonistas de la música coral en Colombia desde 1951 con la fundación de la Coral Tomás Luis de Victoria, entidad que dirigió durante 38 años. En 1968, como director del Departamento Cultural de Coltejer, junto al doctor Álvaro Pérez, organizó la Primera Bienal de Arte. Fue uno de los fundadores de los estudios musicales en la Universidad de Antioquia y contribuyó de manera sobresaliente a su desarrollo y a la constitución de la Facultad de Artes, de la cual fue profesor titular hasta su jubilación.

Compositor, divulgador e investigador incansable. Recibió la investidura de Comendador de la Orden de Isabel la Católica, concedida por el Rey de España. Entre otras distinciones fue Maestro Honoris Causa de la Universidad de Antioquia, Premio a las Artes y las Letras del Departamento de Antioquia, Premio Nacional de Cultura por Reconocimiento Universidad de Antioquia.

Muchas generaciones de estudiantes lo recordarán como Maestro exigente, pero siempre generoso, dicharachero y chistoso, pero serio y exacto. Otros tendrán presentes sus programas en Radio Bolivariana o volverán a leer alguno de sus libros. Yo no tuve la fortuna de ser su alumno, pero sí la de que hayamos sido compañeros de trabajo y, sobre todo, amigos sinceros, desde mi ingreso a la Facultad de Artes en 1983. Además de los recuerdos que ahora me atropellan, tengo ante mí una parte de su valiosa biblioteca de arte, que me regaló cuando creyó que entonces podía serme más útil que a él; por eso, de alguna manera, Rodolfo sigue aquí presente.

Quienes tuvimos la fortuna de ser sus amigos sabemos que hoy se murió una parte de nuestro corazón.

****

El docente Mario Alberto Yepes Londoño comparte el documental "Vivir en la Música" sobre el maestro Rodolfo Pérez:

Hace varios años, hicimos con el Grupo de Investigación Audiovisual INTERDÍS este documental https://www.youtube.com/watch?v=oIWm5Mzsrz4.... Esta historia trata sobre Rodolfo Pérez González , un personaje, que según él, nace en el lugar y en el tiempo equivocados,  con una necesidad interna, genética, de ser músico en un ambiente adverso desarrolla una labor extraordinaria contra todos los obstáculos y las adversidades y que  a sus 80 años sigue trabajando incansablemente. Además de sus labores reconocidas como director de coros, pedagogo musical, gestor de empresas culturales y  realizador de programas de radio,  el documental mostrara otras facetas de su gran bagaje  cultural  y artístico, sus raíces e influencias españolas,  su pintura, sus composiciones, su  recopilación  y admiración por las mujeres compositoras,  todo en un ameno conversatorio  desde la comodidad de su hogar y su espacio de trabajo....Trabajo en la música contra todos lo obstáculos, al final: “Yo peleé con Medellín”, o sea tiró la toalla, se rindió, tiró la lanza frente a LOS MOLINOS. Peleó con Medellín, sigue trabajando para él porque no puede parar, se le pide que componga, que dirija, pero él a través del video dice que no, porque está desencantado, peleado, aburrido de luchar contra los MOLINOS... Eso era él un verdadero Quijote.

****

Maestro Rodolfo Pérez González

Usted ha dejado un gran legado al gremio musical, no sólo en nuestra ciudad, sino en el país y en el mundo.

Agradezco su pasión y gran labor por fortalecer el Canto Coral, tantas semillas esparcidas desde las plataformas que lideró, entre ellas la Coral Tomas Luis de Victoria, y las cuales han germinado y siguen fructificando.

Maestro Rodolfo, gracias por sembrar en nuestras mentes y en nuestras almas el amor por la historia y la teoría de la música, gracias maestro por su generosidad y por su peculiar y anecdótica manera de transmitir el  conocimiento.

Recuerdo muy bien las clases magistrales de Historia del Arte, las cuales se impartían en la “capilla”, y a las cuales acudíamos decenas de estudiantes de la facultad de artes para sintonizarnos con sus sonidos, y aprender a apreciar el arte junto a sus contertulios.

Como olvidar sus clases de contrapunto, donde hubo acaloradas discusiones sobre la estética de las composiciones de Mozart, y donde llegamos a entender a través de usted la grandeza de este compositor.

No olvido sus emotivas composiciones para mezzosoprano y piano, las cuales tuve el privilegio de escuchar en vivo el día de su estreno. Recuerdo que al acercarme a felicitarlo, usted me dio las gracias por mi apreciación.

Y más, muchos momentos más de aprendizajes en la memoria, los cuales, se le aseguro, están siendo entregados con la misma pasión que usted nos inspiró. 

Lamento profundamente su partida, pero estoy convencido que usted está viviendo entre nosotros con ese gran tesoro que nos hereda...

Gracias Maestro Rodolfo.

Jorge Mendoza Castaño 
Medellín, Julio 23 de 2020


Blas Emilio Atehortúa (1943-2020) "El recuerdo de un hombre sabio, talentoso y de gran sensibilidad musical perdurará en nuestras memorias"

El Consejo de Facultad de la Facultad de Artes de la Universidad de Antioquia lamenta la muerte del maestro Blas Emilio Atehortúa y expresa sus más sinceras condolencias a su esposa Sonia, demás familiares y allegados.

Con admiración queremos en este momento resaltar la fortaleza que mostró hace pocos días en una entrevista realizada en la ciudad de Bucaramanga. Con gran lucidez estuvo discutiendo con nosotros sobre la actualidad de la música, sus obras, sus experiencias más importantes y su estilo compositivo. Nos permitió conocer la sensibilidad del artista forjada en años de trabajo y dedicación.
 
El recuerdo de un hombre sabio, talentoso y de gran sensibilidad musical perdurará en nuestras memorias. Su música, un amplio legado que ha quedado para el futuro, continuará sonando en las salas de concierto del país y del mundo; sus enseñanzas seguirán nutriendo las aulas de clase y su nombre hará parte fundamental de la historia musical de nuestra nación como uno de los compositores más importantes del siglo XX.
 


Una pérdida para la Facultad de Artes

Las nuevas generaciones de nuestra Facultad de Artes no tuvieron la fortuna de sentir la presencia y la acción de la Maestra Beatriz Restrepo. Para quienes la conocimos y alternamos con ella, como afortunados alumnos de Teoría del Conocimiento o como colegas docentes, sabíamos de su encumbrada sabiduría y cultura del Arte y de las Humanidades de manera especial en el campo de la Estética. Pero Beatriz nunca hizo sentir esas virtudes como una sombra sino como luz clarísima que nunca ofuscaba a nadie y siempre orientaba. Discreta y generosa con su conocimiento y su palabra razonante, era una influencia benéfica en esa etapa difícil y confusa para toda la Universidad, en las décadas de 1970 y 80, afligida por la violencia gratuita que nos sigue acosando a veces, etapa en la cual, pese a todo, la Universidad demostró su entereza y capacidad de sobrevivir y renovarse. 

Precisamente un ejemplo de ello fue el nacimiento de la Facultad de Artes, por la concurrencia en la formación institucional de los tres programas fundamentales de Música, Teatro y Artes Plásticas. Beatriz hizo parte del grupo que formamos con Aníbal Vallejo y Gustavo Yepes para hacer una primera propuesta formal a los Consejos Académico y Superior en 1975; derrotada esta por el extremismo elemental y en algunos casos la indiferencia dentro de los propios estamentos, el proyecto se volvió a presentar en un nuevo documento concebido desde fines de 1979, en cuya redacción Beatriz Restrepo fue una guía decisiva. Ella tenía la formación filosófica y el conocimiento de la Universidad, unidos a su convicción de que la Alma Mater debía dar a las Artes la misma dimensión e importancia académica y administrativa de todas las disciplinas, porque la proyección social a la que estaban llamados los estamentos presentes y los egresados así lo exigía. Y a la propia futura Facultad el nuevo status le impondría unos deberes de mayor exigencia en la formación de docentes y estudiantes, como lo recalcaba en sus intervenciones en las cuales la fuerza de su argumentación, sobre todo ante los escépticos y aún contradictores de los propios programas,  siempre estuvo en el rigor de los planteamientos y en la mesura del gesto y la palabra. Como siempre la recordaremos todos.

Aprobada la Facultad en 1980, Beatriz Restrepo siguió su discreta presencia en su único curso; pero mantuvo su gestión ante las directivas de la Universidad, en la defensa de nuestra lucha por el reconocimiento de un escalafón especial para artistas sin título, el cual debería mantenerse como eventualmente se mantuvo mientras subsistieran las condiciones heredadas de toda nuestra historia previa a la formación artística en Universidades: el hecho incontestable era que la propia Universidad de Antioquia era la primera en Colombia que estaba haciendo esos reconocimientos y esos cambios institucionales. Pasado un tiempo, Beatriz estuvo brevemente a cargo de la Decanatura y presidió con acierto un primer proceso para la llegada de un próximo primer decano salido de los propios docentes de Artes, honor que me correspondió. 

Beatriz Restrepo prolongaría más tarde su acción benéfica para la Universidad desde la Vicerrectoría General, en el encargo de la Rectoría y en los Consejos Académico y Superior, con la misma eficacia y sabiduría que le reconocen en el sector privado, en Empresas Públicas de Medellín, en la Secretaría de Educación de Antioquia y en EAFIT. 

Para quienes la conocimos, Beatriz deja un recuerdo de integridad y de bondad sin tacha y sin alardes. 

Mario Yepes Londoño
Docente


Una semblanza en una imagen

Un domingo, tal vez uno de los días menos auspiciosos, el Toto dejó atrás su vida en este mundo. Claro que la muerte llega como el aquilonum –diría Barba Jacob–; cuando apenas con una mirada por el hombro te sorprende, en la forma de una tormenta que lo quiere revolcar todo, y como si nada, barre la vida. Roberto Montoya (que sólo se podría reconocer así en la cédula de ciudadanía), estaría plenamente de acuerdo, particularmente en la fuerza de remover, de atacar, de provocar; y a la postre, que todo aquello frágil, que no se sostenga, pues que sucumba. Ese era su talante.

Yo lo puedo decir, Toto fue mi profesor de fotografía cuando apenas ingresé a estudiar el programa de Artes Plásticas, a los 17. Sus palabras eran siempre el ácido que en la superficie ataca el metal por las grietas. Lo sentí entonces y así fue siempre. Había argumentos e información que acompañaba sus discursos. Mucha la información y muy masticados los argumentos.

Durante más de 20 años ese fue su talante y su misión en las aulas de nuestra Facultad.

Su obra entre fotográfica y otras mediaciones indefinibles, era igual de provocadora e incómoda. Una incomodidad que se expresaba en las temáticas que abordaba; en las técnicas, cuyas apropiaciones se hicieron del amplio repertorio de las más caducas y atemporales. De la propia forma de vivir la vida.

Hoy que se fue, valga esta breve mención para hacer memoria de su presencia y del rol que cumplió en la Facultad de Artes de la Universidad de Antioquia. Decir que fuimos muchos los que pasamos por el rigor de su mano, que recibimos de su sapiencia un caudal siempre efervescente y exigente. Y de su emocionalidad uno que otro sopapo.

Descansa en paz Toto.

Gabriel Mario Vélez Salazar
Decano

Z7_89C21A40LGRJC0A6CAE7SVL241
Z7_89C21A40LGRJC0A6CAE7SVL2K2
 
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57 + 604] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57 + 604] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2020