Z7_89C21A40LGRJC0A6CAE7SVL2O1

Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Letra:

Contraste:

Clic aquí para ir a la página gov.co
viernes, 19 de abril 2024
19/04/2024
Síguenos
Z7_89C21A40LGRJC0A6CAE7SVL240

Listado

Z7_NQ5E12C0LO02E0QOBJGLM10OC2

La Red CREA: un faro en medio de los retos de la enseñanza universitaria en Colombia

Al acercarnos al nacimiento de las universidades, entre los siglos XII Y XIII, teniendo en cuenta sus orígenes en la Edad Media, como lo analizan el doctor Raúl Romero Medina y la doctora Bernarda Elisa Pupiales Rueda, en su artículo académico La educación en el otoño de la edad media. El nacimiento de la universidad en el contexto de la sociedad medieval, vemos que dicha consolidación respondía a un “contexto de renovación urbana que hizo cambiar por completo el rumbo de la sociedad” así como a “la demanda (…) de nuevos oficios, y por otro, a la búsqueda de apoyo por parte de la Iglesia cuya crisis empezó a ser evidente”. 

En cuando a los orígenes de la docencia, indican que para poder serlo debían cumplir con una serie de requisitos, entre ellos “ser eclesiástico, no necesariamente sacerdote (…) Los docentes debían usar hábito y cambiarse de nombre, este fue quizá un elemento de un ritual de muerte y de renacimiento que borraba los pecados anteriores. Quienes optaban por la docencia renunciaban también a contraer matrimonio, llevando una vida acorde con su situación jurídica”. Y esto, sin contar las restricciones que las mujeres tenían para participar de estas posiciones. Y, sobre los estudiantes, indican que “provenían de todas las clases sociales, tanto de la aristocracia, como de familias humildes, algunos estudiantes llegaban a las universidades rodeados de familiares y criados, incluso tenían profesores particulares, y contaban con contactos que les facilitaba la integración social”. 

Al ver este panorama y al detallar algunos de sus elementos, ocho siglos después, nos resulta ajeno y casi mítico. Si bien, las universidades se han ido transformando con el pasar del tiempo y con el pulso que trae cada momento histórico, ellas han seguido moldeando su misión y ampliando sus alcances y modalidades; así como generando constantes preguntas por el perfil del docente y del estudiante universitario actual. 

Juntarse para crear

Teniendo en cuenta lo anterior, no es para nada descabellado, en medio de un contexto social permeado por cuestiones como la inteligencia artificial, la sobreinformación, el fácil acceso a una oferta educativa con cursos, seminarios y diplomados en línea, que permiten adquirir conocimientos prácticos y ágiles, para responder a un contexto laboral vertiginoso y en constante cambio; parar un momento y preguntarse: ¿cuál sería, entonces, el papel de las universidades en la sociedad actual?, ¿qué se espera de los docentes de nuestro tiempo?, ¿cómo debe encaminarse esa relación entre docente y alumno? 

En medio de estos cuestionamientos, en los años 60 algunas universidades internacionales se comenzaron a plantear la pregunta por el desarrollo docente, lo cual, años más tarde dio paso a los centros de apoyo o rutas de desarrollo pedagógico para docentes, con el fin de explorar y desarrollar escenarios de aprendizajes y enseñanza más significativos para los estudiantes. Es por eso que, universidades colombianas como la UdeA tienen programas de formación para docentes desde 1980, así lo relató el profesor Duque en una reciente entrevista; otras en cambio lo han venido implementando desde el 2010, entre ellas la Universidad del Norte (Barranquilla) con el Centro para la Excelencia Docente (CEDU), que fue uno de los centros desde el cual se gestó La Red de Centros de Enseñanza - Aprendizaje (CREA), desde 2017. Actualmente, la conforman 16 universidades colombianas que también han ido consolidando dichos escenarios en sus centros educativos. 

Esta Red tiene tres pilares fundamentales que son el desarrollo profesional docente, la promoción de la innovación y la investigación educativa, así como el apoyo pedagógico permanente, con el fin de contribuir a esa educación que todos queremos como país”, así lo describe Fadia Khouri-Saavedra, directora del Centro para la Excelencia Docente de la Universidad del Norte, al referirse a la misión de la Red.

Por su parte, al profundizar en los orígenes de esta articulación, Edna Manotas Salcedo, coordinadora de virtualización y diseño de material educativo digital de la misma universidad, menciona una a una a las primeras personas, que desde 2016, empezaron a interesarse por construir, de forma colectiva, un espacio en el que las experiencias de diversos centros de desarrollo pedagógico de Colombia pudieran encontrarse, retroalimentarse y fortalecerse desde las puestas en común de inquietudes o hallazgos y desarrollo de recursos de valor. 

Esto empezó a través de una conversación muy orgánica: ‘¿Qué tienes tú?, ¿qué tengo yo? ¡Vamos a conversar…!’ Así fue como decidimos crear un grupo en WhatsApp, y en nuestras conversaciones nos empezamos a dar cuenta de que teníamos temas de interés comunes, retos parecidos, en algunos casos estructuras de trabajo diferentes… Todo fue muy orgánico, pero mientras esto pasaba, otras personas se nos acercaban y nos decían: ‘¿Ustedes tienen una red de centros?’ Y decíamos que sí.  Ahí fue donde nos empezamos a organizar”, recuerda la docente Edna.

Fue así, de forma colaborativa y voluntaria como han venido, en estos últimos siete años, sorteando retos como la pandemia, la disponibilidad de tiempo, las distancias geográficas y la diversidad de enfoques y experiencias, para mantener activa esta comunidad. “Me parece súper bonito como nos definimos. Todos coincidimos en una palabra y es que somos una Comunidad, y en una comunidad tú te mantienes por dos motivos: por esa afiliación personal-emocional y porque hay una experticia que te interesa. Y justamente la Red CREA ofrece esos dos pilares, es un espacio donde tú encuentras a otro que te entiende, que tiene el mismo reto, compartimos con confianza y transparencia, pero un espacio en el que al mismo tiempo aprendes y  contribuyes”, destaca Fania Khouri Saavedra.

Acompañar para enseñar mejor

Las líderes de esta red están convencidas no solo de la importancia de esta articulación, sino, también, de la relevancia y responsabilidad que tienen las universidades y los docentes para los retos que actualmente enfrenta la humanidad. 

Yo sigo defendiendo a la Universidad, siempre y cuando entendamos sus principales roles, que para mí son: la creación de conocimiento, como grandes centros de pensamiento, como una  confluencia de saberes; la posibilidad de aprender a pensar, a tener pensamiento crítico, a desarrollar competencias, a crear, evaluar, planear y proponer, y por último, la formación integral, porque mientras desarrollas la habilidad práctica para la parte laboral, vas desarrollando habilidades para vivir en sociedad”, enfatiza Khouri.

En este sentido, mediante la Red CREA, las universidades adscritas buscan que sus docentes, ya sea de planta, de cátedra u ocasionales, encuentren un espacio en el que puedan compartir sus preocupaciones, sus ideas, así como conocer apuestas educativas que pueden llevar al aula de clase.  Según Khouri y Manotas, desde su experiencia y monitoreo, estas son algunas de las tendencias de fortalecimiento docente que permiten estos centros en las universidades: 

  • Apoyo integral a los profesores, con el fin de impulsar la innovación educativa.
  • Desarrollo de experiencias educativas pertinentes, teniendo en cuenta las múltiples variables del perfil de los estudiantes.
  • Acompañamiento docente en sus múltiples roles.
  • Propiciar, en el aula de clase, experiencias de internacionalización mediadas por contextos digitales, que les permitan a los estudiantes desarrollar competencias interculturales. 
  • Incorporar a los estudiantes en la solución de retos al interior de las mismas universidades, reconociendo así la experiencia que este trae consigo. 
  • Aprendizaje colaborativo, en el que varias personas se unen a pensar soluciones y ver alternativas conjuntamente. 

Teniendo en cuenta la pertinencia de estas y muchas otras tendencias, y las apuestas propias de cada institución que conforma la Red, es que deciden publicar a inicio de 2023, el  libro Inspiración, acción, transformación: ¿cómo funcionan los centros de desarrollo pedagógico en Colombia? Educación superior, que recoge la experiencia de 13 centros de enseñanza-aprendizaje del país. 

El libro surge de conocer la matriz POD para la autoevaluación de los centros en 2018, se propone hacer una investigación como una manera de autoevaluación de cada uno de los centros y después cruzar la información. Fue entonces, que vimos la pertinencia de escribir el libro, porque en Latinoamérica, Colombia es uno de los países que más centros de desarrollo docente tiene”, aclara Fania Khouri Saavedra. 

Con el ideal de que la Red CREA siga creciendo y generando un impacto político y social cada vez más contundente en el ámbito de educación superior del país, sus líderes, junto con las 30 personas que actualmente conforman esta red, seguirán construyendo esa experticia pedagógica para guiar el camino de los futuros docentes y el desarrollo de próximos centros docentes en el país. 

Por: 

Yorley Ruiz M.
Periodista
Observatorio de Educación Superior de la Universidad de Antioquia 

Z7_89C21A40LGRJC0A6CAE7SVL241
Z7_89C21A40LGRJC0A6CAE7SVL2K2
 
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2033 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57 + 604] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57 + 604] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2020