Z7_89C21A40LGRJC0A6CAE7SVL2O1

Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

miércoles, 5 de octubre 2022
05/10/2022
Síguenos
Z7_89C21A40LGRJC0A6CAE7SVL240

Listado

Z7_NQ5E12C0LO02E0QOBJGLM10OC2

Rumbas no autorizadas en el campus: mensaje del rector a los estudiantes

 

Un abrazo de bienvenida.

Cada vez que vuelves al campus después de tus días de descanso, vuelve también viva y palpitante la Universidad y, con ella, la construcción y transmisión de un montón de saberes, el despliegue de culturas tan diversas, la discusión sobre tus sueños, sobre la manera de realizarlos y sobre los medios necesarios para que otras personas puedan lograr los suyos. Vuelve, en fin, una interminable conversación sobre ciencia, técnica, arte, política, filosofía… Y, por supuesto, sobre los problemas teóricos y prácticos de nuestras formas de organización social. 

A diario, cerca de veinte mil personas podemos coincidir en este campus, con visiones del mundo, valores y preferencias diversas. Es tan distinta a veces la opinión de todos nosotros sobre algún tema, tan distinto lo que tenemos en mente cuando apreciamos determinados hechos o cuando concebimos determinadas alternativas, que eso mismo hace evidente la enorme potencia de convivencia que hemos logrado en este lugar. Es nuestra gran riqueza y la razón fundamental para que esa convivencia sea entendida aquí como un gran repertorio de libertades ejercidas por personas críticas, es decir, por personas que saben de sus actos porque se preguntan todo el tiempo qué es, por qué ocurre, para qué se hace y cómo funciona algo. 

Esto no pretende ser una lección moral. Estoy tratando de interpretar de la mejor manera lo que aprendí sobre esta —y en esta— universidad pública. Es además lo que, a mi juicio, ha permitido mantener a la UdeA como uno de los bienes públicos más apreciados por la sociedad, sobre todo por la gente en la que pensamos cuando optamos por estudiar aquí, cuando actuamos en nombre de esta Universidad o cuando la citamos con fervor como «nuestra alma mater».

Por eso confío en que se entienda la preocupación que hoy tiene la administración de la Universidad en relación con las rumbas no autorizadas que se están realizando en el campus, algunas de estas con gran concentración de asistentes. Esa preocupación también ha sido expresada por otros actores universitarios a través de cartas de personas y agremiaciones, comunicados de unidades académicas y colectivos, y declaraciones de profesores ante algunos medios de comunicación.

Vemos en estos eventos múltiples riesgos para la vida e integridad de las personas que participan en ellos; además, afectaciones a la infraestructura que implican para la Universidad la destinación de recursos humanos, logísticos y económicos no previstos. El campus no ha sido diseñado para esa actividad y la institución no cuenta con los medios para atender las contingencias que se presentan ni para prevenir los riesgos involucrados. Las directivas universitarias no hemos autorizado estos eventos ni están permitidos por las normas vigentes. 

Como he dicho públicamente, la Universidad no tiene ni quiere tener entrenamiento en el uso de la fuerza; nuestros controles de acceso al campus son mínimos y se hacen mediante una vigilancia cívica. Nuestro proceder sobre las condiciones que permiten ese ejercicio de libertades que es la convivencia, se resiste a invocar formas distintas de la autorregulación y el uso responsable del campus y de los bienes de la institución.

Quienes están organizando estas rumbas no tienen consideración por la Universidad y los universitarios, sus acciones persiguen un interés económico particular, así estos eventos se quieran mostrar como una manifestación del bienestar, el goce y la solidaridad de nuestra comunidad. Por tanto, la organización de este tipo de actividades no les está autorizada, no es debida, no es adecuada y no es soportable.

Llamo a quienes participan en las rumbas a que pongan en consideración la responsabilidad que les asiste y, sobre todo, a que examinen el verdadero destino de la libertad que están ejerciendo. Estos eventos atentan contra la vocación y los principios de la Universidad y desvirtúan el propósito de los espacios universitarios que están destinados al desarrollo de las actividades misionales que hacen que la universidad pueda garantizar el servicio de la educación superior pública de calidad, ofrecer formación integral y ser reconocida como centro de excelencia.

En lo cotidiano, estos eventos alteran la convivencia en el campus porque afectan las labores académicas y perturban la tranquilidad de quienes investigan en los laboratorios, el disfrute de aquellos que practican las artes y los deportes, o participan en foros académicos y eventos culturales organizados con todas las medidas necesarias.

Apelo a tu sentido universitario, es decir, al de sujeto ético, autónomo y crítico. Ese es el recurso que preferimos aquí en la UdeA: apelar a tu voluntad, a tu amor y solidaridad por la U, a tu convicción por las libertades y los derechos. Es eso lo que ha permitido que encuentres este campus habilitado para tu formación y es lo que esperan encontrar mañana miles de personas como tú: una casa de todos. 

 

Con afecto, 

 

John Jairo Arboleda Céspedes

Rector 

Z7_89C21A40LGRJC0A6CAE7SVL241
Z7_89C21A40LGRJC0A6CAE7SVL2K2
 
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57 + 604] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57 + 604] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2020