Z7_NQ5E12C0L8BV10Q1EFIF9NK2D4
Z7_NQ5E12C0L8BV10Q1EFIF9NK2D1

Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Letra:

Contraste:

Clic aquí para ir a la página gov.co
domingo, 3 de marzo 2024
03/03/2024
Síguenos
Z7_NQ5E12C0L8BV10Q1EFIF9NK2T0

Mercado agroecológico

Z7_NQ5E12C0LO8V70Q1FURB8T1V56

Cultura

Z7_NQ5E12C0LO8V70Q1FURB8T1V55
Z7_NQ5E12C0L8BV10Q1EFIF9NK2T2

Mercado agroecológico

Posted Mar 19, 2020

LA CANASTA DE LA U, MERCADO AGROECOLÓGICO

La Canasta de la U  Mercado Agroecológico es un proyecto gestado desde la Corporación Académica Ambiental con su grupo de Investigación Aliados con el Planeta y la Escuela de Nutrición y Dietética. Este proyecto se realiza en alianza con la División de Cultura y Patrimonio de la Vicerrectoría de Extensión de nuestra Alma Máter desde el 2016. Con el mercado se busca promover que la alimentación sea saludable y por ende sostenible; es decir, que se lleven a cabo los postulados propios de la Agroecología y entonces el binomio alimentación -nutrición sea la forma consciente de elegir la canasta familiar.

A través del la Canasta de la U  Mercado Agroecológico U se ha consolidado una red de productores locales que diversifican nuestras canasta familiar y que abogan por el consumo responsable de los alimentos por medio de sus prácticas agroecológicas. La Canasta de la U  Mercado Agroecológico antes de la pandemia ocasionada por el Covid-19 se realizaba de manera presencial cada 15 días bajo la Epopeya de Café, una obra pictórica en cerámica del maestro Horacio Longas, ubicada en la parte exterior del teatro Universitario Camilo Torres Restrepo. Actualmente, debido a la ruptura económica y social que produjo la pandemia, hemos desarrollado un programa virtual titulado Aula Abierta del Mercado Agroecológico. Este proyecto consiste en una serie de encuentros académicos mensuales que se realizan en compañía de diversos expertos(as) y profesionales en temas de la alimentación, la nutrición y la agroecología, con la finalidad de seguir formando ciudadanos conscientes de un giro relacional, productivo y económico que es importante dar a nuestras canastas familiares en pro de una alimentación saludable y sostenible.

Calendario primer semestre de 2024: 

Febrero

Viernes, 9 de febrero: Campus Medellín. Ciudad Universitaria
Viernes, 23 de febrero: Campus Medellín. Ciudad Universitaria

Marzo


Viernes, 8 de marzo: Campus Medellín. Ciudad Universitaria

Jueves, 21 de marzo: Campus Medellín. Ciudadela Robledo
Viernes, 22 de marzo: Campus Medellín. Ciudad Universitaria

Abril

Viernes, 5 de abril: Campus Medellín. Ciudad Universitaria

Viernes, 26 de abril: Campus Medellín. Ciudad Universitaria
 

Mayo 

Viernes, 10 de mayo: Campus Medellín. Ciudad Universitaria
Jueves, 23 de mayo: Campus Medellín. Ciudadela Robledo
Viernes, 24 de mayo: Campus Medellín. Ciudad Universitaria 

Junio 

Viernes, 7 de junio: Campus Medellín. Ciudad Universitaria

Viernes, 21 de junio: Campus Medellín. Ciudad Universitaria

 


A una de las personas del equipo que cranea esta actividad universitaria, le he escuchado en diferentes ocasiones que hasta ahora no se acomoda con ningún nombre, cuando se hace referencia a las personas que capitanean cada toldo, si sabemos además que traen consigo decisiones, luchas e historias de algún grupo humano; por tanto, es más que ser oferente por ejemplo. Pero vamos despacio...

Empecemos por decir que en los albores de la humanidad tejer diferentes fibras producidas por la naturaleza, propició una de las primeras formas de recolectar y transportar productos necesarios para la manutención de las gentes en los incipientes poblados; la cestería entonces acompaña la humanidad desde antaño, incluso fue un oficio anterior a la alfarería.

No es entonces ni casualidad ni capricho que el mercado agroecológico traiga la cesta o canasta como titular en el empeño universitario por aportar a una mejor salud del planeta. La canasta de la U Mercado Agroecológico, invita este  tradicional, artesanal y biodegradable utensilio a que se posicione en la comunidad o por lo menos que escudriñemos en sus fibras y sus formas, las culturas que nos antecedieron… Conocer la historia facilita caminar con algo de tino por el presente.

Si se va a comprar libros, se busca una librería; tratándose de conseguir pan, se visita una panadería y así se podría hacer una larga lista de acopios. Si se va a La canasta de la U Mercado Agroecológico, se va a una canastería donde se encuentra casi lo necesario para dar alimento al cuerpo y bienestar al planeta. Esta es atendida por canasteras y canasteros que desde las montañas de Antioquia y  de Colombia bajan con sus frutos, sus hechuras, sus saberes y sus luchas hasta la comunidad universitaria que, sin duda, valora en toda su dimensión cada producto.

La canasta de la U ya va como por una veintena de canasteras y canasteros, así que amerita describirles brevemente; en este recuento irán algunos y en el próximo llegarán los otros.

Canastería: Los retornados. Willinton Arango
Allá, en una profunda hondonada del municipio de Cocorná, vivían, no hace muchos años al rededor de treinta familias que fundamentaban su economía en el cultivo y procesamiento de la caña de azúcar. Además del agradable olor de la molienda, también olía a esa deliciosa mezcla de frutos tropicales.
Llegó la violencia y con ella el desmembramiento social; varias ciudades de Colombia vieron deambular por sus calles las otrora familias humildes pero autónomas en cuanto a satisfacer las mínimas necesidades.
La anhelada protección citadina no fue tal; otros peligros acechaban allí... La indiferencia por ejemplo; el lacerante individualismo y la incesante búsqueda de dinero para satisfacer el hambre familiar de anteayer.
Así, poco a poco en algunas de esas familias fue siendo evidente que era mejor volver a las montañas productoras de alimento y echando mano a sus tradiciones vieron con otros ojos los cañaduzales, el jolgorio de la molienda y el mercado de la panela: retornaron y se asociaron de tal forma que hoy pueden vender el producto en diferentes establecimientos, así como en La canasta de la U; además, para deleite de la comunidad universitaria junto con la panela ofertan deliciosas frutas.

Canastería: La piel del planeta. Patricia Mariaca y Roberto Arias
Ella, tejedora por vocación y Tecnóloga Agropecuaria por formación; él, Médico de la UdeA quien alzó el vuelo y complementó sus estudios en China, con la medicina que en esos lares han trabajado por milenios. Familia que encontró en el coco un producto natural con infinitas posibilidades de transformación para proteger la piel del planeta, tan lastimada por la cantidad de sustancias de síntesis química que utiliza la humanidad. En una vereda de Marinilla tienen su laboratorio para la producción jabón lavaplatos, jabón  multiusos, champú, cremas para la piel y jabón para el cuerpo… En otro espacio, cerca al laboratorio, se ve el colorido vestido de algunos telares con la trama y la urdimbre insinuando bellos diseños.

Canastería: Sabores y vida. Carlos Villa
Egresado de Biología de la UdeA tuvo la fortuna de contar con un predio familiar en Guarne donde empezó a cultivar frutas y verduras. Había excedentes... ¿qué hacer con ellos? Transformarlos era una buena opción y en realidad fue todo un éxito; ajustó fórmulas y espacios, así nació a la par que su producto estrella: la fruta untable, otros productos como vinagretas y diferentes especias en polvo.
De un lado olores, logros y sabores y del otro lado el vecindario curioso que se fue acercando a la posibilidad de aprender; al cabo de un tiempo hubo una “juntura” de campesinos proveyendo la empresa de materia prima; además ya busca y procesa materia prima de otros municipios de Antioquia.

Canastería: La Esencia. Nancy Cetina y José Ignacio Muñoz
Él, campesino de Copacabana; ella, contadora y socia de una ferretería en el mismo municipio, así entre compras y ventas se coló Cupido y hoy forman una familia; ya no hay ferretería pero aúnan sus esfuerzos en las labores del campo y de la cocina. Salsas y diferentes preparaciones con ají han deleitado las papilas de quienes frecuentan esta canastería; además van incursionando con las mermeladas…
Sueñan con tener un predio más grande para desarrollar otras actividades de conservación y producción, acordes con las leyes de la naturaleza; sin embargo y por ahora, ella y él ataviados con pesados morrales se trepan al Metro y llegan a la Epopeya del café a pesar de las protestas de la espada y los hombros por el peso, pero felices de compartir tan deliciosas viandas.

Canastería: Gelatina de pata. Albameris Florez
En el Valle del río Penderisco que alberga el municipio de Urrao habita la familia Florez dedicada a su bien cuidado cañadusal. Una de las jóvenes aprendió de su abuela la técnica y los secretos para hacer la gelatina de pata más tradicional y exquisita que se conozca y ¡en sus dos versiones negra y blanca! Un día la joven empacó pertenencias e hizo su joto para viajar a Medellín a darle nuevos aires a la vida; por supuesto trajo el conocimiento heredado de la abuela. De casa le envían la panela y ella en la ciudad se rebusca las patas y el garabato. Olla inmensa, fuego, horas y horas revolviendo patas hasta sacar el colágeno; luego... estirar y estirar hasta cuando lo café oscuro se torne blanco, en tanto la fila de personas a su espalda crece esperanzada en llevar pronto a la boca tan anhelada golosina.

Canastería: La Tasajera Café. Cecilia Muñoz
Joven Ingeniero Mecánico de la UdeA sale un día de caminata en su natal Copacabana, hasta llegar a los predios del abuelo; paso a paso va descubriendo arbustos de café casi ahogados por el rastrojo. “Esto podrá llegar a ser una buena fuente de ingresos… “El abuelo educó la familia con dicho cultivo”, pensó. Diciendo y haciendo emprendió el camino de producir un café de excelente tasa; involucró a la familia en el empeño y hoy desde la distancia la apoya, pues becado, partió a realizar su Maestría en Alemania. La canastería La Tasajera Café que participa en La canasta de la U la capitanea hoy su mamá quien prepara un sabroso café frío. Sueño juvenil y familiar cumplido, ya han recibido el tercer premio en un concurso de tasas de café.

Canastería: Bonne Nature. Luz Marina Mejía
Se coló Francia por estos lares… Luz Marina trajo de ese país, donde desenvolvió parte de su vida, la deliciosa forma de transformar la blanca donación de vaca, en quesos de diferentes hechuras y adaptaciones. Su familia, unida en torno a esta iniciativa ha logrado aunar nuestros sabores lácticos tradicionales, con las prácticas francesas. Armenia Mantequilla ¡vaya nombre! Es el municipio que alberga la Que-sera de ti sin mi... Hijos e hija uniendo diferentes áreas del saber y con esfuerzo desafían las empresas compradoras de leche barata y se embarcan en el ejercicio del comercio justo… ahí van… van en la lucha apalancados en la convicción y la esperanza.

Canastería: Chocolate de la abuela mía. Juan Guillermo Velásquez
En la vereda Cirpes del municipio de San Rafael, hace unos años corría un chiquillo inquieto que llevaba en su accionar un ingeniero nato; experimentaba, dañaba objetos de su mamá, compraba chatarra en la que presentía alguna máquina útil, en fin, así entre fracasos y aciertos llegó a la adultez convencido de que en el campo se puede vivir “a lo bien” es decir, sanamente y con lo necesario. Con su ejemplo y el de la familia fue haciendo que el vecindario creyera en esa apuesta; hoy, la mamá no se enoja con los daños, al contrario, le ha entregado su ancestral conocimiento fundamentalmente en lo relacionado con la infinidad de posibilidades del cacao de tal suerte que nace una rústica empresa aprobada por el Invima, cuyos productos son el deleite del casi 100% de la población adicta al chocolate en sus múltiples presentaciones. La abuela, desde el balcón atiende el jardín y vela por la tradición.

Canastería: Miel de los Andes. Nestor Cortés.
Con tremendo morral y larga melena va el Zootecnista bien sea en moto o caminando lento, llevando cuidadoso su didáctico muestrario de abejas y avispas, para enseñar a la comunidad las virtudes de las unas y de las otras. -Ahhh ¿si? ¿son diferentes? Él explica paciente y emocionado; se nota que es un respetuoso apicultor pues valora el resultado dulce del trabajo de las abejas. En su canastería se pueden conseguir mieles de diferentes orígenes, colores y densidades, así que pasan de casi negras hasta ámbar pálido; amante de la estética, juega con las densidades para presentar frascos de miel en bandas de diferentes tonos, logrando hacer más visible el laborioso e imprescindible trabajo del ejército de polinizadores.

Canastería: Deshidratados El Pencal. Margarita Meneces y Adriana Moreno.
De una empinada loma en la cuenca del río Cauca llamada El Pencal, llegan a La canasta de la U deliciosos productos deshidratados; es que es una zona tan rica en frutos tropicales pero tan pobre en vías de comunicación, que la creatividad y el apoyo de personas solidarias fue fundamental para organizar esta comunidad. Los Rotarios, la tecnóloga Margarita Meneces y la voluntaria Adriana Moreno encontraron en la práctica de deshidratar in situ, una fórmula magistral para prolongar la vida útil de papayas, bananos, carambolos, piñas entre otras frutas. A su vez, productos tales como la yuca y el plátano fueron transformados en harina… en fin entre la creatividad y el apoyo se gesta una fructífera asociación campesina.

Las canasterías de la UdeA tienen tanto para compartir que no se agota en estas pequeñas reseñas. Hoy presentamos solo cinco, pues ellas, las canasterías en su conjunto, llaman la atención sobre un asunto que bien vale la pena traer a cuanto dada la importancia que reviste hoy en día, cual es el tema de empaques y recipientes. Eduardo Galeano le dedicó uno de sus libros llamado Úselo y tírelo.

Respecto al plástico de un solo uso por ejemplo, las canasterías están en la juiciosa tarea de buscar alternativas para evitarlo; sobra decir que de antemano se da la bienvenida a ideas, incluso investigaciones, que apalanquen tal propósito. Lo que las canasterías consideran más exitoso es la reutilización del vidrio; enhorabuena parte de la comunidad universitaria ha tenido la iniciativa de devolver los recipientes.

Desde la óptica anterior es importante, de un lado procurar llevar a La canasta de la U las propias bolsas de tela o de papel, así como quienes vayan a almorzar en una de las canasterías, mínimo los cubiertos, para evitar el despilfarro energético con este tipo de implementos casi de un solo uso. De otro lado continuar conociendo a canasteras y canasteros, más la evolución particular y comprometida de esta iniciativa universitaria.

Como en el cuento de Las mil y una noches Sherezade estiró el hilo del tiempo hasta lograr del rey una actitud diferente, La canasta de la U Mercado Agroecológico también pondrá en el hilo del tiempo testimonios y reflexiones que aporten en la construcción de este momento inédito de la historia del planeta y de la humanidad.

Vamos entonces con otras cinco canasterías...

Canastería: Coliflor. Juliana Grajales.
Es un verdadero placer salir de Medellín por el occidente y observar una gama de verdes cubriendo la montaña a modo de “colcha de retazos”; son pequeñas unidades de producción agrícola en cada una de las cuales hay una familia y una casa que la alberga. Conforman la bonita comunidad de San Cristóbal, Boquerón y San Sebastián de Palmitas; sus gentes se conocen, se apoyan y han organizado a modo de asociación para impulsar el proyecto llamado Colyflor. Desde huevos de gallinas felices hasta verduras, hortalizas y frutas se exhiben en la tienda para deleite de quienes compran y para tranquilidad de los ecosistemas. El proyecto fue creciendo y hoy están en la capacidad de apalancar otras iniciativas productoras de alimentos manufacturados, partiendo de ingredientes y hechuras que privilegian la salud de quienes los consumen.

Canastería: Café Montefeliz. Carolina Barrera.
Investigar es una pasión y es la forma como un grupo de estudiantes y profesionales de la Universidad encuentran adecuado para contribuir con soluciones a desafíos que presenta este momento inédito de la historia de la humanidad. El Grupo de Investigación Aliados con el planeta, se sumergió en la cultura del café hasta encontrar cuán armónica fue la manera tradicional de producirlo, dado el respeto por el ecosistema. La producción con sombrío favorece la función del suelo como regulador del ciclo hidrológico y de los ciclos de los nutrientes; favorece también la biodiversidad y por ende la economía campesina. Aunar la agroforestería con el deseo de mejorar el aspecto económico de pequeños caficultores llevó al Grupo a indagar para plantear salidas a los cuellos de botella que presenta la caficultura; de paso hacerse a algún recurso para financiar la búsqueda de soluciones.

Canastería: Danta cocina. Mónica Montoya.
Historiadora quien no solo estudia el maíz sino que lo pone a bailar en sus manos; no es exagerado, solo hablando de envueltos y arepas, pareciera que la masa está siendo moldeada. Conocedora de los maíces criollos y de las tradiciones con las cuales las comunidades los plantan y protegen; conocedora además de la encrucijada económica que con la globalización ha quedado el maíz, no duda en abanderar el camino hacia la soberanía alimentaria. Sabores, texturas y reflexiones, apalancaron a Danta Cocina para obtener lugar destacado en el concurso Capital Semilla de la Alcaldía de Medellín.

Canastería: Tejipaz. Claudia Giraldo.
La violencia de épocas recientes anidó en el municipio de Granada dejando el tejido social deshilachado; el miedo llevó a la diáspora y esta ¡quién lo creyera! al retorno. Lo vivido fuera del terruño, con el tiempo, les hizo mirar el territorio con otros ojos y se fue cuajando el retorno… El dolor “despertó” liderazgos y propició junturas; con café más otros productos y emprendimientos la comunidad campesina ha comprendido que la cooperación es la virtud que soporta la vida; la agroecología es, en consecuencia, la forma de llevar a cabo la cultura del agro.

Red de semillas libres de Antioquia. Camilo Galeano.
La directriz de una economía globalizada ha incluido las semillas, protagonistas en la alimentación y la la cultura de los pueblos; no hubo indiferencia al pretendido despojo y diferentes comunidades tanto en el mundo como en estos lares, se organizaron para protegerlas, así nace la presente organización que ha cosechado muchos logros coleccionando semillas, conservándolas y reproduciéndolas; de paso llevando a cabo educación y documentación de usos y costumbres para fortalecer la identidad territorial.

Pronto hablaremos de más canasteras y canasteros así como de otras reflexiones…

Directorio de proveedores 

Este directorio de proveedores hace parte de las estrategias del Mercado Agroecológico: Canasta de la U, liderado por la Vicerrectoría de Extensión de la Universidad para conectar a los productores con la comunidad universitaria y seguir sumando voluntades al propósito de fortalecer la alimentación saludable y agroecológica en nuestra Alma Máter.

Los emprendimientos que integran este mapa han sido proveedores del Mercado Agroecológico a lo largo de sus cinco años de realización presencial, lo que ha propiciado la creación de alianzas y estrategias comerciales, educativas y culturales que incrementan la conciencia agroecológica en los consumos diarios, tanto entre el público universitario como en la ciudadanía en general.

Disponemos este directorio de proveedores con fines informativos. Nuestro objetivo es facilitar el contacto entre los productores y la comunidad universitaria, con base en los datos suministrados por los proveedores y buscando eliminar intermediarios en el acceso a los productos y servicios agroecológicos.

La precisión de la información, la interacción entre proveedores y consumidores, las transacciones económicas, los servicios de distribución, el consumo y uso posterior de los mismos, así como cualquier otra actividad comercial, son de exclusiva competencia de los interesados y no generan responsabilidad alguna para la Universidad de Antioquia.

Consulta el directorio aquí  

Más información

Correo: coordinacionacademicadec@udea.edu.co 

Z7_NQ5E12C0L8BV10Q1EFIF9NK2T1
Z7_NQ5E12C0L8BV10Q1EFIF9NK230
 
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2033 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57 + 604] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57 + 604] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2020