Z7_89C21A40L06460A6P4572G3304

Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Letra:

Contraste:

Clic aquí para ir a la página gov.co
martes, 23 de abril 2024
23/04/2024
Síguenos
Z7_89C21A40L06460A6P4572G3305

Sociedad

Z7_89C21A40L06460A6P4572G3307
UdeA Noticias
Z7_89C21A40L06460A6P4572G3386
Sociedad Vida

Perros de apoyo emocional podrán ingresar a los campus de la Universidad

19/01/2024
Por: Carlos Olimpo Restrepo S. - Periodista

Un proceso integral, en el que participaron profesionales de diferentes unidades administrativas y académicas de la UdeA, permitió la construcción de un nuevo protocolo que fija las normas para que perros de apoyo emocional puedan estar en diferentes espacios de la Universidad, tanto en el Valle de Aburrá como en los campus regionales. 

Cristal Violeta Morillo acompañada de Arancel Dimitri de la Boira, su perro de apoyo emocional. Foto: cortesía Carolina Botero / Facultad de Artes

Desde hace décadas en la Universidad de Antioquia se permite el ingreso de perros de asistencia médica, es decir, los que acompañan a personas con alguna condición de discapacidad o con ciertos problemas de salud. Ahora, a estos se sumarán los perros de apoyo emocional, gracias al nuevo protocolo que adapta los espacios de la Alma Máter a las nuevas realidades sociales del país y el mundo.

El vicerrector general de la Universidad, Élmer Gaviria Rivera, señaló que «lo que hicimos fue buscar a todos los actores que podían hacer aportes desde diferentes puntos de vista para resolver y viabilizar el ingreso de los perros de soporte emocional a la Universidad».

El directivo explicó que en ese proceso tuvieron en cuenta las solicitudes repetitivas para permitir el ingreso de mascotas. «Pero después migró a la necesidad de unas autorizaciones para el ingreso de perros de apoyo emocional. Evaluadas las diferentes posibilidades y el contexto de lo que viene pasando en el país —dijo—, consideramos que era prudente dar una respuesta positiva y empezar el trámite para este protocolo», un instrumento que el 19 de diciembre del 2023 fue formalizado mediante la Resolución Rectoral 50912, «por la cual se adopta el protocolo para el ingreso, permanencia y salida de perros de asistencia médica y de apoyo emocional en los campus de la Universidad de Antioquia y se modifica la Resolución Rectoral 43154 del 31 de julio 2017».

En la elaboración del protocolo participaron representantes de las direcciones Jurídica y de Bienestar Universitario, de la Vicerrectoría Administrativa, de las facultades de Ciencias Agrarias, Medicina y Derecho y Ciencias Políticas, quienes establecieron que el protocolo se aplicará solo para perros.

Cynthia Olivares Ochoa, de la Dirección Jurídica, explicó que se tuvieron en cuenta normas como el Código Nacional de Seguridad y Convivencia Ciudadana —popularmente llamado código de Policía—, que regula las obligaciones de las personas con los animales de compañía, así como las demandas de años recientes, mediante las cuales se llegó a una regulación para el porte de mascotas en el transporte público.

«En la legislación ya se han abordado suficientemente los perros de asistencia médica, pero en años recientes se ha incrementado la necesidad de los de apoyo emocional, mediante un proceso terapéutico en el que el profesional de la salud mental considera que una persona requiere el soporte de un animal que le puede ayudar en su tratamiento, que no tenía una regulación y con base en esto empezamos a elaborar el protocolo», explicó la experta.

Erika Andrea Cortés, jefe del Departamento de Promoción de la Salud y Prevención de la Enfermedad, de la Dirección de Bienestar Universitario, destacó que «tenemos claro que las terapias de acompañamiento animal son fundamentales en procesos de recuperación de algunas personas con trastornos en salud mental, pero no incluimos a los gatos, porque estos sufren mucho por fuera de sus espacios habituales. Y mucho menos se consideraron especies exóticas».

La Escuela de Medicina Veterinaria, adscrita a la Facultad de Ciencias Agrarias, también participó en la concepción del protocolo. «Estuvimos acompañando al equipo en todo lo que tiene que ver con nuestra experiencia, como las condiciones de bienestar que se deben garantizar a los animales, su salud, el aspecto etológico —comportamiento—, porque no todos son aptos para el acompañamiento emocional», dijo Jorge Arturo Fernández, director de la Escuela.

De acuerdo con Juliana Barberi, coordinadora del Programa Sociojurídico de Protección Jurídica a los Animales, de la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas de la UdeA, el protocolo no solo busca que se cumpla con la legislación existente, «sino también que tuviera en cuenta aspectos éticos y morales para que se respeten las individualidades de los perros autorizados para ingresar, porque nos encontramos muchas veces con una construcción de que los animales tienen que comportarse de acuerdo con unos parámetros que establecemos los seres humanos, desconociendo que cada uno de ellos es un individuo con unas necesidades e intereses propios». 

«Si una persona tiene una prescripción de un médico psiquiatra o de un psicólogo para tener la compañía de un perro, con este protocolo nosotros estamos asumiendo que la Universidad es responsable como institución, como ya lo vienen asumiendo otras entidades en el país». Elmer Gaviria Rivera, vicerrector general de la UdeA


Una diferenciación necesaria


El protocolo de la UdeA aplica solo a los perros de apoyo emocional y a los de asitencia médica. Foto: cortesía Carolina Botero / Facultad de Artes

Los perros de asistencia médica son aquellos que actúan como guías o lazarillos de personas con discapacidad visual, acompañantes de sordo-señantes, de alerta para personas con diabetes o epilepsia, o trastorno del espectro autista, entre otros. 

Son animales entrenados en centros especializados —registrados u homologados por el Instituto Colombiano Agropecuario, ICA— desde temprana edad, para realizar actividades específicas de apoyo a estas personas. Estos individuos pueden circular sin restricciones por diferentes espacios públicos y privados, así como acceder al transporte público colectivo sin ninguna limitación, según lo contemplan varias normas de la legislación colombiana. No son mascotas y no deben tratarse como tales y son certificados por las mencionadas entidades.

Los perros de apoyo emocional no requieren un entrenamiento especializado, son animales cuya sola compañía sirve de ayuda a personas con cuadros de ansiedad, depresión y otros trastornos, sean permanentes o pasajeros. En este caso, la certificación debe ser emitida por psiquiatras registrados o psicólogos.

Los empleados, profesores, estudiantes, contratistas y visitantes que requieren la asistencia o compañía de un perro para ingresar a los diferentes espacios de la Universidad deben diligenciar un formulario, en el que deben adjuntar certificados de adiestramiento y vacunación del animal, así como certificado médico o psicológico que acredite la necesidad para las personas.

Le puede interesar: Formulario para la solicitud de ingreso a la Universidad de Antioquia con perros de asistencia médica o apoyo emocional.

Bienestar Universitario será la dependencia responsable de avalar la certificación que expidan psiquiatras, psicólogos o psicólogas. «Sin que en esos certificados haya diagnóstico —aclaró la profesional Erika Cortés—, porque eso hace parte de la confidencialidad a la que tiene derecho la persona, pero el profesional de la psicología que emita este documento debe demostrar la experiencia en este tipo de terapias, no en otro campo, o con posgrado en psicología clínica, y los profesionales de psiquiatría deben entregar el documento con su firma y el respectivo registro profesional».

Desde Medicina Veterinaria, el profesor Jorge Arturo Fernández recalcó que el protocolo busca que «tanto el animal como la persona puedan beneficiarse de este procedimiento y que los perros no se pongan en riesgo en ningún momento al ingresar a la Universidad».

«También consideramos que la Universidad es rica en flora y fauna, que tiene unos espacios patrimoniales que deben ser protegidos, que debemos cuidar a las personas, que hay laboratorios y áreas donde se prestan servicios de extensión, que son incompatibles con la presencia de animales», anotó Cynthia Olivares Ochoa, de la Dirección Jurídica.

Juliana Barbieri afirmó que «fue de gran importancia sentar las bases para que el protocolo no se limitara simplemente al permiso de ingreso de los perros, sino también a la educación de las personas, para que se piense sobre la pertinencia de tener un animal en un campus universitario, si es verdaderamente necesario llevar al perro o si solo se está satisfaciendo un deseo personal, si al perro le gusta estar en este espacio, donde hay mucha gente». 

Y enfatizó que también se trabajó en el protocolo para que «se entienda que como los perros son seres con personalidades diferentes y que no son conscientes de que deben cumplir con ciertas normas, somos los seres humanos quienes debemos velar porque durante su estadía se respete su personalidad y el protocolo, y que también se contribuya a la armonía dentro de la comunidad universitaria».

La alegría de la vida
 

Cristal Violeta Morillo Enríquez, coordinadora de cursos de Educación Continua de la Facultad de Artes, es una de las primeras beneficiarias del nuevo protocolo. «Los perros son animales con una energía muy pura —dijo—. Mi perro, con su sola presencia, nos anima; no es solo a mi, es a todo el equipo de la oficina y de otros espacios cercanos. Es un animal al que todos quieren y que contribuye al bienestar colectivo, tenerlo acá es un privilegio».

Arancel Dimitri de la Boira se llama su perro, que la acompaña a todas partes desde hace nueve años. Al destacar la importancia de este protocolo en beneficio de los miembros de la comunidad universitaria, la empleada señaló que él es su mejor terapeuta. «Tenerlo junto a mí no solo beneficia mi estabilidad emocional, sino también mi rendimiento laboral, porque aunque hay veces que la realidad se torna pesada, compleja, no hay momento en que su mirada de amor no pueda salvarme, por eso estoy muy agardecida con la Universidad por su empatía y humanismo».
 

Consultar el protocolo

1. Acceda al Sistema de Consulta de Documentos Digitalizados // Normativa Institucionalhttps://normativa.udea.edu.co/Documentos/Consultar
2. En el campo «Búsqueda por palabra clave» digite el número «50912» (Este es el numero de la Resolución Rectoral). 
3. En el campo «Tipo de documento» seleccione «Resoluciones»
4. En el campo «Autoridad que lo emite» seleccione «Rectoría»
5. Haga clic en «Buscar»
6. En pantalla aparecerá el resultado para visualizar y descargar el documento Resolución Rectoral «Por la cual se adopta el protocolo para el ingreso permanencia y salida de perros de asistencia médica y de apoyo emocional en los campus de la Universidad de Antioquia y se modifica la Resolución rectoral 43154 del 31 de julio 2017».

Z7_89C21A40L06460A6P4572G3385
Z7_89C21A40L06460A6P4572G3387
Correo del contacto
Correo del contacto
[57 + 604] 219 5026
Z7_89C21A40L06460A6P4572G33O4
Z7_89C21A40L06460A6P4572G33O6
Lo más popular
Z7_89C21A40L06460A6P4572G3340
 
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2033 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57 + 604] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57 + 604] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2020