Z7_89C21A40L06460A6P4572G3304

Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

jueves, 18 de agosto 2022
18/08/2022
Síguenos
Z7_89C21A40L06460A6P4572G3305

Ciencia

Z7_89C21A40L06460A6P4572G3307
UdeA Noticias
Z7_89C21A40L06460A6P4572G3386
Academia Ciencia

El cerebro de Aliria, un legado que desafía al alzhéimer

04/08/2022
Por: Yakeel Quiroz y Diego Sepulveda-Falla / Grupo Neurociencias de Antioquia

Aliria Rosa Piedrahíta, la paisa que portaba en su biología el gen del alzhéimer —por sus antecedentes familiares—, y otro gen mutado que la protegió por casi 30 años de esta enfermedad, donó su cerebro a la investigación. Su caso está proporcionando información sobre la patobiología de la demencia tipo alzhéimer y las posibles formas de prevenirla o tratarla. En una reciente publicación de la revista Acta Neuropatológica, en la que participaron investigadores de la UdeA, se exponen detalles de su caso.

El Grupo de Neurociencias de Antioquia de la Facultad de Medicina de la Alma Máter tratará de replicar lo que hizo la naturaleza en el cerebro de Aliria. Foto: Dirección de Comunicaciones UdeA / Alejandra Uribe F.. 

El cerebro de Aliria, quien debería haber desarrollado la enfermedad de Alzheimer hacia los 44 años y morir a los 60, aproximadamente, está aportando importantes pistas sobre la resistencia a la patología de la demencia y los posibles tratamientos de la enfermedad de Alzheimer, pues presentó sus primeros síntomas sólo a los 72 y murió a los 77 años por un melanoma. ¿Por qué esta resistencia? Esa pregunta motivó a los investigadores a estudiar en profundidad este caso.

La mujer estuvo protegida por una mutación conocida como APOE3 Christchurch-APOE3ch, que preservó regiones cerebrales críticas de la patología tau. Esto es que, según la investigación, subtipos específicos de neuronas y glía —células que sostienen y protegen a las neuronas en el cerebro— mostraron características de protección en las áreas cerebrales que contenían más APOE3 Christchurch y tenían menos patología tau.

La clave en la capacidad de Aliria para defenderse del alzhéimer durante tres décadas se debió al hecho de que, además de portar la «mutación paisa del alzhéimer», también era portadora de ambas copias de una mutación conocida como APOE3 Christchurch. Se sabe que la variante APOE2 protege contra la demencia de Alzheimer, mientras que la variante APOE4 está relacionada con un mayor riesgo de padecer la enfermedad. La APOE3, la variante más común, no suele asociarse a un riesgo reducido o aumentado de padecer alzhéimer.

La mutación paisa

El Grupo de Neurociencias de Antioquia —GNA—, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Antioquia, coordinado por el doctor Francisco Lopera, ha venido estudiando la familia más grande del mundo con una mutación para alzhéimer familiar, la mutación PSEN1 E280A, conocida como la «mutación paisa». Aliria era miembro de esta familia. La mutación paisa es autosómica dominante, lo que significa que solo se necesita una copia del gen para causar la enfermedad. En otras palabras, la mutación que causa la enfermedad se puede heredar fácilmente de una generación a otra. Los portadores de la mutación suelen presentar síntomas de alzhéimer hacia los 40 o 50 años aproximadamente, y mueren al final de la década de los 50 o al inicio de la década de los 60 años. Pero Aliria no empezó a mostrar signos de alzhéimer hasta principios de los 70 años y murió en 2020 a los 77 años de edad, un hallazgo sorprendente porque la variante APOE3ch que ella tenía, resultó ser fuertemente protectora.

El hallazgo

En la enfermedad de Alzheimer el proceso degenerativo se caracteriza por el acúmulo de proteínas en el cerebro —el péptido amiloide y la proteína tau—, además de muerte neuronal y atrofia cerebral. El GNA junto con colaboradores en Estados Unidos y en Alemania, reportan ahora en la Revista de Acta Neuropatológica que Aliria, de hecho, tenía características patológicas de la enfermedad de Alzheimer en su cerebro, pero había regiones cerebrales que estaban protegidas contra la patología de tau, como la corteza frontal, que es importante para el juicio y otras funciones ejecutivas, o el hipocampo, que es importante para la memoria y el aprendizaje.

En este caso, la patología tau no afectaba a la corteza frontal ni al hipocampo, sino predominantemente a la corteza occipital, la zona del cerebro situada en la parte posterior de la cabeza que controla la percepción visual. La corteza occipital era la única región cerebral importante que presentaba rasgos típicos del Alzheimer, como la inflamación crónica de las células cerebrales llamadas microglía, y la reducción de los niveles de expresión de APOE.

Le puede interesar: The brain that defied Alzheimer’s publicación en The Harvard Gazette

«Así pues, la variante de Christchurch puede influir en la distribución de la patología tau, modula la edad de inicio, la gravedad, la progresión y la presentación clínica de la enfermedad de Alzheimer autosómica dominante, lo que sugiere posibles estrategias terapéuticas», escriben los investigadores. «Se trata de un caso pionero en la investigación de la enfermedad de Alzheimer y ya ha abierto nuevas vías de tratamiento y prevención, que actualmente estamos llevando a cabo con algunos colaboradores. Este trabajo está arrojando luz sobre algunos de los mecanismos de resistencia a la enfermedad de Alzheimer», afirmó la doctora Yakeel T. Quiroz, PhD, profesora asociada de la Facultad de Medicina de Harvard — MGH—.

«Esta paciente nos enseñó cómo muchas fuerzas que compiten entre sí —acumulación anormal de proteínas, inflamación, metabolismo de los lípidos, mecanismos homeostáticos— que promueven o protegen contra la progresión de la enfermedad, y comienzan a explicar por qué algunas regiones del cerebro se salvaron mientras que otras no», dijo Justin Sánchez, coautor e investigador en Neurología del Massachussetts General Hospital —MGH—.

«Rara vez nos llevamos agradables sorpresas al estudiar los cerebros de la enfermedad de Alzheimer familiar. Este caso mostró un fenotipo protegido
sorprendentemente claro. Estoy seguro de que nuestros hallazgos moleculares y patológicos sugerirán, al menos, algunas vías de investigación y suscitarán la esperanza de un tratamiento exitoso contra este trastorno», declaró el doctor Diego Sepúlveda-Falla del Centro Médico Universitario de Hamburg-Eppendorf en Hamburgo, Alemania.

«Este caso excepcional es un experimento diseñado por la naturaleza que nos enseña una forma de prevenir el alzhéimer: leer, aprender e imitar a la naturaleza», concluyó el doctor Francisco Lopera, coordinador del GNA, quien señaló que lo que se busca es imitar y tratar de replicar lo que hizo la naturaleza en el cerebro de Aliria, es decir, desarrollar terapia génica que permita inocular la información protectora de Aliria en el cuerpo de personas con alto riesgo de alzhéimer, o desarrollar medicamentos que imiten el mecanismo de acción de la mutación protectora en el cerebro de Aliria.

El estudio fue financiado por aportes de los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos —NIH—, el Comité Ejecutivo de Investigación del MGH —Premio de Investigación del MGH—, la Asociación de Alzheimer, la Fundación Alemana para la Investigación —DFG—, la Universidad de Antioquia, la Fundación Werner Otto y el Ministerio Federal Alemán de la Educación y la Investigación —BMBF—.

 

El artículo Distinct tau neuropathology and cellular profiles of an APOE3 Christchurch homozygote protected against autosomal dominant Alzheimer's dementia fue escrito por Sepulveda-Falla D, Sanchez JS, Almeida MC, Boassa D, Acosta-Uribe J, VilaCastelar C, Ramirez-Gomez L, Baena A, Aguillon D, Villalba-Moreno ND, Littau JL, Villegas A, Beach TG, White CL 3rd, Ellisman M, Krasemann S, Glatzel M, Johnson KA, Sperling RA, Reiman EM, Arboleda-Velasquez JF, Kosik KS, Lopera F, Quiroz YT. Acta Neuropathol. 2022 Jul 15. doi: 10.1007/s00401-022-02467-8.

 

Z7_89C21A40L06460A6P4572G3385
Z7_89C21A40L06460A6P4572G3387
Correo del contacto
[57+4] 219 8332
Z7_89C21A40L06460A6P4572G33O4
Z7_89C21A40L06460A6P4572G33O6
Lo más popular
Z7_89C21A40L06460A6P4572G3340
 
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57 + 604] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57 + 604] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2020