Z7_89C21A40L06460A6P4572G3304

Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Letra:

Contraste:

jueves, 26 de enero 2023
26/01/2023
Síguenos
Z7_89C21A40L06460A6P4572G3305

Academia

Z7_89C21A40L06460A6P4572G3307
UdeA Noticias
Z7_89C21A40L06460A6P4572G3386
Ciencia Sociedad

¿Por qué debe tener cuidado al ver publicidad de medicamentos en TV?

15/11/2022
Por: Pedro Amariles Muñoz - doctor en Farmacia (Homologado a PhD en Farmacología), coordinador del grupo de investigación Promoción y Prevención Farmacéutica UdeA

Varias investigaciones han evidenciado que buena parte de la publicidad televisiva de medicamentos de venta libre no cumplen con la normativa vigente. Las alertas se enfocan al tamaño y legibilidad de los anuncios y a la promoción de indicaciones no aprobadas por el Invima, que pueden implicar riesgos para la salud de los consumidores. En este análisis académico, el profesor e investigador de la UdeA, Pedro Amariles, advierte la urgencia de que en el país se planteen medidas correctivas. 

Foto: Referencia Pixabay.

La publicidad televisiva es una estrategia utilizada por la industria farmacéutica para favorecer el consumo de los medicamentos de venta libre o sin formula médica —OTC—. Dicha actividad debe ajustarse a la normativa vigente establecida por el Ministerio de Salud y Protección Social, en especial por la Resolución 4320 de 2004 y por el Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos —Invima—, acorde con los lineamientos del Decreto 677 de 1995 —modificado por el Decreto 334 de 2022—, buscando proteger a los usuarios de influencias negativas, derivadas de posible publicidad imprecisa o engañosa.

En esencia, la norma establece requisitos orientados a garantizar la inclusión de la información necesaria para favorecer el uso adecuado de estos medicamentos, la cual debe ser objetiva, veraz, no exagerar sus propiedades terapéuticas y utilizar un lenguaje lo más claro posible, evitando inducir al engaño, error o confusión en sus indicaciones y propiedades farmacéuticas. Además, la misma debe ajustarse a lo definido en el registro sanitario del producto, tener aprobación previa y el control posterior, por el Invima.

De forma general, se considera que los medicamentos de venta libre o sin fórmula médica —OTC— son seguros y no representan un riesgo importante para la salud, en esencia son «aquellos productos farmacéuticos que el consumidor puede adquirir sin la mediación del prescriptor y están destinados a la prevención o al tratamiento, alivio de síntomas, signos o enfermedades leves que son reconocidas adecuadamente por los pacientes y en ciertas enfermedades crónicas previo entrenamiento y consentimiento por parte del o de los médicos tratantes», como lo plantea la definición del Ministerio de Salud y Protección Social de Colombia.

En esencia, desde la perspectiva práctica, son medicamentos destinados a resolver síntomas menores, los cuales, incluso sin medicamentos, deben desaparecer —aliviarse— en el corto plazo —3 a 7 días—, y que además se presentan en personas SIN otros problemas de salud, en especial crónicos y, por tanto, no están utilizando de forma permanente otros medicamentos de prescripción médica. Debido a que en estos casos, existe el riesgo de que el síntoma sea la manifestación de falta de control de la enfermedad, caso del dolor de cabeza en un paciente con hipertensión arterial, o de la tos en un paciente con insuficiencia cardiaca o con asma o con enfermedad pulmonar obstructiva crónica —EPOC—; e incluso un evento adverso del tratamiento que está recibiendo el paciente, caso del mareo, dolor de cabeza por posible hipotensión asociada al tratamiento para la hipertensión arterial; o la tos por determinado medicamento3

Por ello, el uso inadecuado de los medicamentos OTC podría llevar al auto-diagnóstico, utilización en situaciones en las cuales pueden estar contraindicados, favorecer posibles reacciones adversas e interacciones medicamentosas, debido a la presencia de otros problemas de salud que pueden tener los usuarios de estos productos, caso de la hipertensión arterial, diabetes, asma, EPOC, alteraciones en el riñón, en el hígado, entre otros. En consecuencia, es necesario garantizar que la publicidad emitida en televisión de estos medicamentos, se ajuste a la normativa, minimizando el riesgo de la presentación de este tipo de situaciones que pueden afectar negativamente la salud de la población.

Importancia de la claridad y legibilidad de las leyendas obligatorias en este tipo de publicidad.  


•    Registro sanitario. Permite verificar la información de autorización de comercialización, incluyendo la indicación aprobada.

•    Es un medicamento. Es un producto para mejorar la salud, no es un “jabón para lavar la ropa”; por tanto, se debe utilizar adecuadamente para aumentar la probabilidad que cumpla con su finalidad: resuelva en síntoma menor y no cause problemas de salud adicionales (efectos adversos). 

•    No exceder su consumo. Clave y asociado a su característica de medicamento: su uso excesivo puede llevar incluso a problemas de toxicidad aguda y poner en riesgo la vida de las personas. 

•    Leer indicaciones y contraindicaciones en las etiquetas. Importante por su uso restringido o bajo supervisión médica en personas con otros problemas de salud.

•    Si los síntomas persisten consulte a su médico. Clave, debido a que si los síntomas persisten puede ser un indicador de que la persona tiene un problema de salud serio, el cual requiere ser valorado y tratado por un médico. 

Por tanto, el no cumplimiento con el requisito de las leyendas legibles, precisas y claras, y durante el tiempo necesario que posibilite su lectura completa, no es un problema menor.

Sin embargo, estudios realizados muestran un incumplimiento significativo de los requisitos normativos definidos para este tipo de publicidad televisiva en el país. En este contexto, un estudio publicado en 2014, basado en la revisión y análisis de grabaciones del año 2012 (1), mostró que, el 8 % de las pautas publicitarias de medicamentos OTC no cumplían con algunos de los requisitos, especialmente en lo relacionado con el tamaño y la legibilidad de la letra de los anuncios publicitarios, lo que podría limitar su lectura.

Además y más preocupante, una actualización de dicho estudio, utilizando la misma metodología y publicado en este 2022, basado en grabaciones del año 2018, evidencia que la magnitud de este problema ha aumentado, alcanzando el 36 % de no cumplimiento de una o más de las condiciones establecidas en la normatividad2. Aunque de nuevo, la principal causa de no cumplimiento con la norma se debe al tamaño y legibilidad de la fuente de las leyendas, también se identificaron promoción de indicaciones no aprobadas por el Invima, incluyendo problemas de salud que requieren de un diagnóstico médico, por ejemplo el tratamiento de Helicobacter pylori o de la migraña. 

Esta situación evidencia la necesidad de la puesta en marcha de acciones orientadas, en especial por el Invima, a mejorar esta situación, por medio de la verificación detallada de la publicidad televisiva en los canales de nacionales y la aplicación de las medidas correctivas necesarias para que los titulares de los respectivos registros sanitarios evidencien que la publicidad para dichos productos se ajusta a lo establecido en la normativa vigente. 

Además de esta información objetiva, en el momento actual, es posible identificar señales de que la situación se mantiene igual e incluso que podría estar empeorando. En esta dirección, la revisión y análisis detallado de algunas de las pautas televisivas que se están emitiendo en estos días, sobre estos medicamentos, posibilita identificar situaciones como: 

•    Tiempo de presentación de las leyendas legibles y claras insuficiente para la lectura adecuada de las mismas —no superan los 2 o 3 segundos—. 

•    Incorporación de estrategias que pueden favorecer el uso inadecuado, caso de participación de modelos, actores y deportistas destacados, asociados a la utilización de términos no adecuados como «descubrimiento» para aliviar todo tipo síntomas —medicamentos multi-sanadores—.

•    Posibilidad de la compra de este tipo de productos en establecimientos de comercio diferentes a los farmacéuticos, en especial graneros y tiendas de barrio, como si tratase de «jabón para lavar ropa», lo que genera como mínimo dos riesgos adicionales:

1. Garantía de la conservación de calidad y seguridad del producto. En estos sitios no se garantizan las condiciones ambientales mínimas de temperatura y humedad relativa para un adecuado almacenamiento, y sus debidos controles físicos y ambientales. Por ello, existe el riesgo de afectación de las características fisicoquímicas de los medicamentos y, por tanto, de la eficacia, seguridad y calidad de estos productos.

2. Limitaciones para garantizar la información mínima que se le debe brindar al usuario, caso de las condiciones de almacenamiento, los cuidados que se deben tener en la administración del medicamento, incluyendo la relevancia de la información de las leyendas del empaque del medicamento.

En definitiva, de forma objetiva con información del 2012 y 2018, se ha identificado un incumplimiento notorio de la publicidad televisiva de medicamentos de venta libre, problema que parece que se mantiene, podría favorecer el uso inadecuado de estos productos y, por tanto, es un riesgo para la salud de los usuarios.

Por ello, es necesario que, en Colombia, se adelante un proceso orientado a mejorar esta situación, esencialmente mediante la verificación detallada de la publicidad televisiva de los medicamentos que se está emitiendo en el momento, acompañada, en los casos necesarios, de la aplicación de las medidas correctivas para que dicha publicidad se ajuste a la normativa vigente en el país —Resolución 4320 de 2004, Decreto 677 de 1995 y su Decreto modificatorio 334 de 2022—. Adicionalmente, sería muy conveniente definir y utilizar métodos para valorar el cumplimiento de requisitos similares, en la publicidad en redes sociales de medicamentos y productos farmacéuticos en general.

Referencias bibliográficas.

1.    Pino D, Bedoya J, Correa M, Amariles P. Cumplimiento de la normatividad en la publicidad de medicamentos de venta libre en Colombia. Investig Andina. 2014;16(28):898-909. Disponible en: http://www.scielo.org.co/pdf/inan/v16n28/v16n28a04.pdf

2.    Llano-Henao Y, Rivera-Cadavid M, Amariles P. Cumplimiento de la normatividad en la publicidad televisiva de medicamentos de venta libre en Colombia. Estudio descriptivo retrospectivo 2018. MÉD.UIS. 2022;35(2):81-95. Disponible en: https://revistas.uis.edu.co/index.php/revistamedicasuis/article/view/13757/12681

3.    Amador-Fernández N, Amariles P, Baixauli-Fernández V, Benrimoj S, Climent-Catalá M, Colomer-Molina V, et al. Protocolos de Indicación Farmacéutica y Criterios de Derivación al Médico en Síntomas Menores [Protocols for the minor ailment service and referral criteria for minor ailments]. Granada: Editorial Técnica Avicam; 2018.

 

* Este texto fue inicialmente publicado como como columna de opinión en El Espectador el 11 de noviembre de 2022 

Z7_89C21A40L06460A6P4572G3385
Z7_89C21A40L06460A6P4572G3387
Correo del contacto
Correo del contacto
[57 + 604] 219 5026
Z7_89C21A40L06460A6P4572G33O4
Z7_89C21A40L06460A6P4572G33O6
Lo más popular
Z7_89C21A40L06460A6P4572G3340
 
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57 + 604] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57 + 604] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2020