Z7_89C21A40L06460A6P4572G3304

Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

lunes, 15 de agosto 2022
15/08/2022
Síguenos
Z7_89C21A40L06460A6P4572G3305

Periódico Alma Máter

Z7_89C21A40L06460A6P4572G3307
UdeA Noticias
Z7_89C21A40L06460A6P4572G3386
Sociedad Vida

Las florescencias de los árboles de Medellín

03/06/2022
Por: Natalia Piedrahita Tamayo - Periodista

¿Se le ha ido la mirada tras el encanto de las flores de un guayacán o un cámbulo? En los florecimientos de los árboles inciden factores como la luz, el clima y la polinización; la poesía de estas frondosidades también puede relacionarse con su capacidad de adaptación al entorno en el que crecen.

El guayacán es un árbol originario de la zona tropical de América. Tabebuia rosea o guayacán rosado es una de sus especies que crecen en las calles de Medellín y cuyos florecimientos atrapan la mirada de los transeuntes. Ilustración: Eliana Calvachi Hernández. 

Algunos árboles se convierten en símbolos por sus hojas y floración. En diferentes momentos del año relucen en los barrios de Medellín las especies que, con sus gráciles ramas y coloridas flores, acaparan la mirada de quienes pasan bajo su sombra. ¿Qué hay detrás de esa aparición que causa el asombro del espectador? Un entramado de fenómenos que incluye la dispersión de semillas y el polen, la fotosíntesis, la formación de hojas y el viaje de los polinizadores.

«Los florecimientos corresponden a un proceso fisiológico natural en el que las flores buscan ser polinizadas para dar origen a los frutos y las semillas para asegurar su supervivencia en la Tierra. Su eficacia es tal, que también está relacionado con momentos de estrés: es normal que en un verano intenso florezcan muchas especies, ya que la falta de agua preocupa a los polinizadores y la respuesta de los árboles es brindarles las flores y los frutos», explicó León Morales Soto, investigador y docente de la Universidad Nacional de Colombia, sede Medellín.

En el Valle de Aburrá se dan florescencias durante todas las épocas del año, el momento exacto depende de factores como el tipo de especie, la ubicación geográfica, la alternancia de periodos secos y lluvias —por no tener estaciones climáticas marcadas—. Una de las épocas más propicias para ver florecimientos es el lapso entre diciembre y marzo, que coinciden con la temporada seca. Esto se debe a que en la época de lluvias los insectos aminoran su actividad y, con ello, la dispersión de semillas en los árboles.

Siembra masiva

Muchos árboles de Medellín fueron introducidos en siembras masivas y programas de reforestación. Urapanes, tulipanes africanos y falsos laureles fueron algunas de las especies introducidas que llegaron a la ciudad. «En otras épocas, no había en Medellín un programa de silvicultura urbana, la planeación de la siembra de las especies no era tan organizada. Muchos de los árboles que hoy se ven en las calles fueron plantados entre 2008 y 2011, en un programa que planteó la siembra de 65 000 individuos entre árboles, arbustos y palmas», explicó Felipe Cardona Naranjo, director del herbario de la Universidad de Antioquia.

No todos los árboles destacan por sus cualidades ornamentales. Algunos individuos, como el Yarumo, con flores poco coloridas y vistosas, tienen una funcionalidad ecológica fundamental porque son consumidas por loros y otras aves que encuentran en sus ramas un hogar de paso.

El guayacán rosado de San Juan

En el mes de marzo, Medellín atestiguó una suerte de florecimiento colectivo de los guayacanes y los cámbulos. Y no solo en Medellín, también en ciudades como Armenia y Cali. A la altura de San Juan con la 65, cerca al almacén Macro, los ciudadanos y medios de comunicación reportaron el esplendor de un guayacán rosado.

Asimismo, en la zona de la Biblioteca Pública Piloto, los florecimientos de los guayacanes amarillos acapararon las miradas de todos. Es como si algunas especies se llamaran por teléfono y se dijeran: mañana hay que florecer. Cuando se reportan florecimientos simultáneos en muchos lugares del país se constata el sistema de comunicaciones que tienen los árboles.

La sexualidad de las flores

Florecimientos de árboles de Jacaranda mimosifolia o gualanday, Calliandra pittieri o carbonero, Bauhinia picta o casco de vaca y Spathodea campanulata, tulipán africano o miona. Ilustración: Eliana Calvachi Hernández. 

Desarrollar frutos, fotosintetizar y formar hojas... Estas son algunas de las vivencias que se dan en una especie arbórea mientras las personas se asombran ante sus florecimientos. Se trata de supervivencia y en ella está implícita la persistencia que solo puede garantizar la reproducción sexual.

En el fondo de cada flor está el ovario, que almacena los óvulos, y en la parte superior, los gametos masculinos, en forma de bolitas amarillas que contienen el polen. La unión de estos constituye un momento cargado de poesía: «El insecto llega a la flor y se impregna de polen, luego va a otra flor y deposita ese polen en la parte más externa de su estigma, que es el aparato reproductor femenino. Con ese polen pueden formar un tubito que le permite transportarlo hasta el fondo de la flor en donde se da la fecundación del óvulo. Esa unión entre gametos femenino y masculino forma un embrión, es decir una semilla, y posteriormente, si hay desarrollo de tejidos, se forma la flor o el fruto», explicó Sandra Eugenia Cuartas Hernández, bióloga e investigadora de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales.

No es común que árboles y arbustos permanezcan con floración durante todo el año, sin embargo, se tienen especies como el tulipán africano, que tienen una floración continua. Además de las especies de flores vistosas como los carboneros, las jacarandas, los cámbulos y el pacó, en Medellín crecen también especies un poco más discretas pero llenas de encanto, como son los magnolios.

Sobre estos, narró Cardona Naranjo: «Hace quince años, cuando estaban arreglando la vía Las Palmas, iban a cortar un Magnolio nativo pensando que era un árbol de caucho, y tuvieron que modificar la vía después de que los expertos identificaran su especie». De esta especie, 33 individuos se encuentran en Colombia y la mayoría están amenazados. 

¡Cuidado con la tala de árboles!

El arbolado urbano de Medellín cuenta con una protección especial por parte del Grupo de Control y Vigilancia de la Subdirección Ambiental del Área Metropolitana del Valle de Aburrá. En el caso de requerir la atención de riesgo de una caída de estos, debe ser gestionada a través de la Unidad de Emergencias Ambientales. Además, Medellín cuenta con el Sistema del Árbol Urbano —SAU—, en la que se lleva registro de talas, podas y siembras.

Z7_89C21A40L06460A6P4572G3385
Z7_89C21A40L06460A6P4572G3387
Z7_89C21A40L06460A6P4572G33O4
Z7_89C21A40L06460A6P4572G33O6
Lo más popular
Z7_89C21A40L06460A6P4572G3340
 
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57 + 604] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57 + 604] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2020