Z7_89C21A40L06460A6P4572G3304

Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Letra:

Contraste:

Clic aquí para ir a la página gov.co
miércoles, 29 de mayo 2024
29/05/2024
Síguenos
Z7_89C21A40L06460A6P4572G3305

Periódico Alma Máter

Z7_89C21A40L06460A6P4572G3307
UdeA Noticias
Z7_89C21A40L06460A6P4572G3386
Academia Ciencia Sociedad

Alternativas para mitigar la contaminación por neumáticos

18/03/2024
Por: Andrea Carolina Vargas Malagón - Periodista

El crecimiento global del parque automotor, año tras año, fomenta la demanda de neumáticos que, desde su fabricación hasta después de culminar su vida útil, se consideran foco de contaminación. Diferentes investigadores e instituciones, como la UdeA, buscan alternativas para mitigar su impacto en el medioambiente.  

Los neumáticos que se emplean en carros y motos se­ fabrican a partir de productos derivados del pe­tróleo. Cuando se queman, liberan gases de­ efecto invernade­ro. Además, el proceso de­ fabricación y uso también ge­nera emisiones de­ estos gases. Foto: Pixabay.

Algunos de los problemas medioambientales que ocasionan los neumáticos en el mundo incluyen el aumento de la huella de carbono debido al uso de combustibles fósiles y materiales derivados del petróleo para su fabricación, la contaminación de fuentes hídricas por microplásticos, la emisión de gases contaminantes tras la quema de sus residuos y el riesgo de proliferación de roedores e insectos transmisores de enfermedades como la fiebre amarilla y el dengue, a causa de la mala disposición al culminar su vida útil.

«Que muchos de sus componentes sean derivados del petróleo, su gran volumen de producción y el excesivo tiempo de degradación, son algunos de los factores que hacen de las llantas un problema grave para el medioambiente, pues no es fácil reciclarlas y es imposible usarlas todas», expresó Henry Colorado, doctor en Ciencia de los Materiales y coordinador del grupo CCComposites de la Facultad de Ingeniería de la UdeA. 

Una lenta degradación
 

Más de 1600 millones de neumáticos se producen anualmente en el mundo, según datos del Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible, organización que también revela que cerca de 1000 millones de llantas llegan al final de su vida útil en el mismo periodo; sin embargo, debido al extenso tiempo que requiere la degradación natural de estos elementos, la consecuencia al final es una acumulación de neumáticos fuera de uso, que no siempre se reciclan, reutilizan o almacenan de la manera correcta, lo que intensifica la problemática ambiental. 

Ante esta realidad, y en un esfuerzo por contribuir con el cuidado del planeta, continuamente se desarrollan alternativas para mitigar el impacto de estos elementos, la mayoría de ellos enfocados en la reutilización y el reciclaje de los neumáticos al finalizar su vida útil. Tal es el caso de la Universidad de Antioquia en la que investigadores miembros del grupo CCComposites de la Facultad de Ingeniería han desarrollado con éxito al menos dos proyectos en los que se transforman los neumáticos para mezclarlos con otras sustancias y convertirlos en materia prima de nuevos materiales, como el cemento de caucho, o productos como tejas flexibles; ambas alternativas disminuyen el impacto ambiental de las llantas fuera de uso y, además, contribuyen al desarrollo y el fortalecimiento de la economía sostenible.  

Le puede interesar leer: De residuo peligroso a cemento flexible
 

«Las llantas no son tan fáciles de reciclar porque esto implica volver a los materiales originales y eso es muy difícil, entonces lo que se les puede dar es un segundo uso, y para ello se hace un procesamiento mecánico para sacarles el acero, separarles los materiales, molerlos y usarlos en otras aplicaciones. No es un proceso tan barato y al no serlo el mercado se vuelve difícil, por lo que hay que hacer que el negocio funcione y que sea viable de manera técnica, económica y ambiental», explicó Colorado. 

El reciclaje no es la única alternativa 
 

Si bien los beneficios ambientales del reciclaje de neumáticos son sustanciales, ya que reducen el espacio de los vertederos y mitigan los peligros ecológicos, las empresas fabricantes de estos productos también avanzan en sus investigaciones para hacer de las llantas elementos más sostenibles y amigables con el ambiente desde su producción. Tal es el caso de la empresa Bridgestone, que recientemente desarrolló una de las llantas más sostenibles del mercado, ya que el 75 % de sus componentes son materiales reciclables y renovables. Han sido pensadas principalmente para vehículos eléctricos.  

Contenido relacionado: Avances y retos en la búsqueda de una movilidad 
en motocicleta más limpia y eficiente

 

En el desarrollo de estas llantas se incluye caucho natural, caucho sintético elaborado a partir de plástico reciclado y químicos de caucho reciclado y acero reciclado, señaló Marcela Castaño, química egresada de la UdeA y doctora en Ciencias de Polímeros, investigadora líder en el desarrollo de este programa, quien, durante 15 meses, junto a un equipo multidisciplinario de profesionales, trabajaron para entregar el primer lote de 200 llantas sostenibles. 

«Esta llanta específica tiene un 37 % de material reciclado y 38 % de material renovable. Es un paso más que nos permitió desde ya saber qué materias primas hay disponibles, cuáles son los retos técnicos que hay para implementar esas materias primas y cuál es su efecto dentro de la eficiencia o las propiedades de las llantas», explicó Castaño. 

Contaminación por microplásticos, tal vez la más preocupante 
 

La fricción entre los neumáticos y la superficie de la carretera produce «partículas de desgaste de neumáticos y carreteras», diminutos fragmentos de neumático —normalmente de entre 2,5 y 40 micrómetros— que luego se esparcen con la lluvia y el viento, lo que hace que más de 80 000 toneladas lleguen a áreas cubiertas de hielo. Estas partículas acaban principalmente en el suelo, pero también en los ríos y mares. Estos microplásticos, de color oscuro, debido al uso del pigmento negro de humo en los neumáticos, son mucho más eficaces en la absorción de calor, lo que significa que su presencia en regiones cubiertas de nieve o hielo acelera su derretimiento y contribuyen al aumento global del nivel del mar. 

Frente a este desarrollo, Castaño también aseguró que las llantas cuentan con la misma calidad y desempeño que las llantas convencionales. «Esto nos demuestra que no es necesario comprometer la calidad con elegir productos sostenibles», afirmó la investigadora. 

Según el informe Neumáticos al final de su vida útil, publicado en 2010 por el Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible, cuando las llantas se amontonan liberan sustancias químicas como gas metano, que alteran el agua, el suelo y el aire. Fotos: Dirección de Comunicaciones UdeA / Alejandra Uribe F. 

Por su parte, Ana María Arce, gerente senior de sostenibilidad de Bridgestone, agregó: «A nivel mundial estamos en una coyuntura en temas de cambio climático y crisis de biodiversidad; lo mínimo que tenemos que hacer como empresa es apostarle a un desarrollo más sostenible para reducir la huella de carbono».   

El panorama de los neumáticos usados en Colombia 
 

Según el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, las llantas usadas en Colombia no son un residuo peligroso, sin embargo, requieren ser devueltas a los productores mediante los mecanismos de recolección implementados, como lo indica la Resolución 1326 de 2017, esto con el fin de favorecer principalmente el rencauche, el aprovechamiento y el reciclaje y evitar que sean quemadas en espacios a cielo abierto o como combustible en actividades informales, generando daños ambientales. 

Un neumático convencional normalmente contiene un 85 % de hidrocarburos y un 10-15 % de hierro, junto a una variedad de productos químicos. Neumáticos al final de su vida útil, publicado por el Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible. 

El Sistema Posconsumo de llantas Rueda Verde, apoyado por la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia —Andi—, es una de las entidades encargadas de recolectar y hacer una gestión de residuos adecuada de los neumáticos usados en el territorio nacional. Según sus cifras más recientes, del 2012 al 2022 recogió y gestionó 23 240 184 neumáticos de vehículos livianos. 

Z7_89C21A40L06460A6P4572G3385
Z7_89C21A40L06460A6P4572G3387
Correo del contacto
Correo del contacto
[57 + 604] 219 5017
Z7_89C21A40L06460A6P4572G33O4
Z7_89C21A40L06460A6P4572G33O6
Lo más popular
Z7_89C21A40L06460A6P4572G3340
 
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2033 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57 + 604] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57 + 604] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2020