Z7_89C21A40L06460A6P4572G3304

Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

sábado, 24 de septiembre 2022
24/09/2022
Síguenos
Z7_89C21A40L06460A6P4572G3305

Academia

Z7_89C21A40L06460A6P4572G3307
UdeA Noticias
Z7_89C21A40L06460A6P4572G3386

Una patrulla llega al Campus central de la UdeA

29/07/2022
Por: Natalia Piedrahita Tamayo- Periodista

Se trata de una de las más de 250 obras del artista Carlos Castro Arias que estarán expuestas hasta octubre en seis segmentos del Museo Universitario —Muua—. En el sótano, el hall principal, el patio trasero y los cuatro pisos, se presentarán instalaciones relacionadas con preguntas y respuestas sobre la memoria en Colombia, todo en formatos diversos y aleatorios. El sábado 30 de julio de 2022, a las 10:00 a. m., se inaugurará la exposición en el Museo Universitario.

Capilla blanca (2013). Instalación. Foto: Dirección de Comunicaciones UdeA / María Camila Monsalve A. 

Cuando un bus quemado apareció en el patio trasero del Museo de la Universidad de Antioquia muchos pensaron que era un acto de vandalismo. Nadie tenía claro por qué o para qué estaba allí, cómo llegó, quién lo trajo. Días después se supo que era una de las piezas de la exposición La Vida de las Cosas Muertas, muestra retrospectiva que evoca 25 años de creación artística alrededor de temas como la memoria, los íconos políticos y los tabúes sobre los que está cimentado el poder y su vigencia o caducidad en la sociedad.

Carlos Castro Arias, el creador de la obra, generó experiencias de inmersión con el interés de que cada persona que visite esta nueva exposición del Muua pueda construir su propia visión: «Me gusta que las obras queden abiertas desde su sentido. Estamos en un momento en que muchas cosas se están replanteando, se dan miradas que rechazan ese modelo de educación en el que el profesor está arriba y los estudiantes abajo y pasivos escuchando. La obra parte de objetos existentes, el carro de policía apela a preconceptos que todos tenemos, pero pretende que cada espectador elija un camino».

Por esto, los espectadores de estos vehículos en desuso tienen la posibilidad de trascender el mero gesto de contemplación de la infraestructura y sus achaques y, al entrar a ellos, dejarse persuadir por los sonidos que guardan y la atmósfera sacra que contienen. La música es uno de los elementos relevantes de la obra, por ello el artista hizo xilófonos y marimbas a partir de cuchillos decomisados. 

«Son cuchillos que fueron adaptados por sus anteriores dueños, por lo general personas de la calle que buscaban improvisar sus propias armas. Mi idea con la recolección de estos elementos fue darles una utilidad, y con ello, armar un himno de guerra a partir de estos elementos en desuso, de modo que cuando la gente se acerque comiencen a rotar y a hacer sus melodías», destacó el artista bogotano. 

Toque de Calacuerda, caja musical con cuchillos decomisados por la Policía de Bogotá. Foto: Dirección de Comunicaciones UdeA / María Camila Monsalve Ardila. 

La obra acude además a esculturas preexistentes para hacer instalaciones o a arquitecturas en las que conviven elementos vivos e inertes. Una cabeza de cuatrocientos kilos de San Juan Bautista de La Salle fue adaptada al escritorio en el que el artista estudiaba cuando era un niño; un busto de Francisco José de Caldas que había sido tumbado, ahora aparece integrado a una pecera en la que nadan peces; y a la figura de Simón Bolívar se le incrustó en una estantería giratoria. El artista pasó un buen tiempo recuperando estatuas rotas y comprando íconos históricos relevantes que fueron abandonados en alguna bodega de Colombia. 

En esta obra se evidencia que la historia colombiana no es un asunto en blanco y negro, sino que en ella reside un complejo entramado de matices relacionados con mitos y supuestos en los que los medios de comunicación han participado activamente: los hipopótamos de la Hacienda Nápoles, Pablo Escobar, las armas de guerra, la iglesia. Es una obra en la que las instituciones vencidas pasan a ser elementos estéticos o complementarios de la experiencia de inmersión.

La exposición, que contiene 250 obras, reúne collage, dibujos, máquinas de percusión, tapices, fotografías, instalaciones, entre otras. Algunos títulos son: La caja negra, Cosecha, Creación de Autodefensa en la Finca Guacharacas, El hijo de Dios, Remordimientos, Juicio público, la creación del unicornio. 

«Todo esto es un tejido. He buscado desde las construcciones de los grupos indígenas lo que hemos perdido y lo que ha perdurado. Me pregunto por el origen y por mi raíz, también por aquello que ha sido olvidado en medio de las memorias que tenemos en común en la historia de Colombia», declaró el también profesor de la Universidad Estatal de San Diego. 

Un autor hibridador 

Padre. Escultura de Cristóbal Colón recubierta con Chaquiras con símbolos de la cultura Inga del Putumayo colombiano. Foto: Dirección de Comunicaciones UdeA / María Camila Monsalve A.  

Carlos Castro Arias nació en Bogotá en 1976 y se ha desempeñado como artista, profesor y músico. Su obra nace de un mecanismo que le permite entender mejor lo que a primera vista no puede ver. A partir de objetos con antecedentes establece una conversación con la historia y el contexto que los rodearon en su época de utilidad. La interacción y unión de lo antiguo y lo contemporáneo es una marca sus proyectos.

Es licenciado de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, Bogotá y maestro en Bellas Artes en Pintura de la Universidad de San Francisco, California, Estado Unidos. En este mismo país, es profesor asociado de la Universidad Estatal de San Diego, una de sus tres ciudades de residencia. Las otras dos son: Tijuana, en México y Bogotá.

Su obra se ha presentado en museos y galerías de países como Bolivia, Brasil, Colombia, Francia, México, Nueva Zelanda, Perú, España, Suecia, Estados Unidos y Venezuela. Fue becario de Fullbright Colombia y la Fundación Cisneros y, en 2013, estuvo nominado al Premio Luis Caballero.

Algunas de sus últimas y más destacadas exposiciones son: Vine a poner el mundo en llamas (2020); Ires y Venires (2020); En Construcción, Narrativas Latinoamericanas (2019) y Gótico Tropical (2017). Ha participado en tres proyectos musicales: POPO, Los Claudios de Colombia y Amor Negro.

Z7_89C21A40L06460A6P4572G3385
Z7_89C21A40L06460A6P4572G3387
Z7_89C21A40L06460A6P4572G33O4
Z7_89C21A40L06460A6P4572G33O6
Lo más popular
Z7_89C21A40L06460A6P4572G3340
 
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57 + 604] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57 + 604] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2020