Z7_89C21A40L06460A6P4572G3304

Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

Esp
miércoles, 25 de mayo 2022
25/05/2022
Síguenos
Z7_89C21A40L06460A6P4572G3305

Periódico Alma Máter

Z7_89C21A40L06460A6P4572G3307
UdeA Noticias
Z7_89C21A40L06460A6P4572G3386
Academia Sociedad Cultura

Un diálogo museográfico a través de las piedras

07/03/2022
Por: Natalia Piedrahita Tamayo- Periodista

El proyecto «Partículas elementales», ganador del Premio Nacional de Cultura del 45° Salón Nacional de Artes, Mutis 2020, es un inventario de cerca de 30 000 rocas del Servicio Geológico Ápex, creado por Nicolás Bonilla Maldonado a partir de su exploración de la arcilla y la cerámica. La exhibición estará en la planta baja del MUUA hasta el 12 de marzo de 2022.

Tomando como referentes los gabinetes de curiosidades o cámaras de maravillas del siglo XVI, la organización de este material se inspiró en el coleccionismo y en cómo se muestran los objetos de la naturaleza en la historia y en los museos. Fotografías: Alejandra Uribe Fernández. 

Lo que a primera vista es un altar de piedras, una oda a las rocas, es ante todo un inventario de posibilidades técnicas de la cerámica que plantea un juego con el espacio que lo alberga, en este caso el Museo Universitario —Muua—, y con los ojos que lo observan. Podría decirse que es una ficción, pero se basa y reside en la realidad; su materia prima es la arcilla, a partir de la cual el autor creó todas las piedras.

«Son todas rocas inventadas, pero nunca explico que yo las fabriqué en cerámica. Mi idea es jugar con la ficción, por eso el montaje del proyecto cuenta con gabinetes, libros y todo el aparataje propio de la geología. Permito que la gente crea que son de verdad, para potenciar esa idea le inventé meticulosamente un logo y toda la documentación al Servicio Geológico Ápex, la institución que soporta toda mi idea», reveló Nicolás Bonilla Maldonado, autor de este juego de piedra.

Su inmersión en la cerámica comenzó desde que era un niño, en el taller de su familia se hacía preguntas sobre objetos utilitarios y decorativos. Durante muchos años se dedicó a la elaboración de vajillas, platos y pocillos, hasta que decidió estudiar historia en la Universidad de los Andes y posteriormente, una maestría en Estudios Curatoriales e Historia del Arte en la Universidad de Essex, en Reino Unido.

Bonilla Maldonado se considera un ceramista porque es esa la técnica que le ha permitido interpelar a las piedras, y con ellas, al mundo: «La cerámica me da posibilidades infinitas ya que cada roca responde a una posibilidad diferente en cuanto a su método de construcción, a las arcillas que utilizo -que son de diversos lugares del país-, a los tipos de cocción y a los tiempos», aseveró el escultor, con más de nueve años de trabajo en instituciones como el Instituto Colombiano de Antropología e Historia —Icanh— y el Museo Nacional.

Fotografía: Alejandra Uribe Fernández. 

Este proyecto con la cerámica revela cómo a partir de la sátira y creatividad que subyace en Ápex, aquella institución ficcional, se desenmaraña preguntas acerca de cómo se escriben los museos de ciencias naturales y cuál es su poder o la capacidad de sugestión que logra instalarse en el imaginario de los espectadores, como si fueran un pedestal de asuntos incuestionables, portadores de verdades absolutas.

Pero este es también un recurso para potenciar el poder de la ficción: «Ápex es una palabra que apunta al centro de todo, es sonora, bonita y me ayudó a crear una ficción. Invento historias sobre lo que sucede allí y las adaptó al contexto. En el Museo del Río Magdalena, en Honda —Tolima—, dije que este servicio geológico había realizado una expedición para buscar piedras por el río; en San Agustín inventé que en 1980 Ápex había excavado unas tumbas prehispánicas y había encontrado allí unas piedras. Con Photoshop le pongo detalles a las fotos y digo que son de los investigadores que trabajaron allí en otra época. Ese es el juego», narró Bonilla Maldonado.

La arcilla es el material más presente en la corteza de nuestro planeta, alguna vez fue rocas y por unos procesos largos, de mínimo 15 mil años, esas rocas erosionadas por el agua y el viento, se volvieron arcilla. La intervención del autor, como factor de la naturaleza, se da a partir del divertimento: «me gusta pensar que al meter estas arcillas al horno cerámico devuelvo, en diez horas de cocción, diez o quince mil años de su proceso, porque esa arcilla que alguna vez fue roca se convierte de nuevo en roca».

Mentiras y verdades que no lo son tanto

Bichos del mar es una serie de 50 rocas colectadas por Ápex en una expedición marina. El autor puso las piedras en recipientes utilizados por científicos, inspirado en la idea de los museos que meten sus bichos en formol. Con todo esto se logró una inesperada puesta en escena: a las piedras que tienen más de cinco años en estas aguas, les han crecido algas y moho. Fotografía: Alejandra Uribe Fernández. 

Uno de los aspectos contemplados por parte de los jurados —Alberto Gómez, Laura Zarta y Nadia Moreno— en las 115 propuestas que participaron, fue que las obras debían evidenciar una visión contemporánea relacionada con la del naturalista José Celestino Mutis (1732-1808) en cuanto a su vocación transdisciplinar y al abordaje de las relaciones entre animales humanos y no humanos, y su contexto natural. Así se dio la selección de los ganadores.

«Es un juego que cuestiona el carácter de los museos y la noción de verdad que se les ha atribuido a las instituciones científicas, ya que, si bien es el autor quien crea e instala las piedras, estas en cuanto a su composición, siguen siendo piedras reales. Con todo ello, a través del lenguaje plástico se interpela la idea de expedición», declaró Laura Zarta Gutiérrez, curadora de esta exposición y jurado de los Premios Nacionales de Cultura.

En este sentido Bonilla Maldonado relató que, en medio de su exploración de la arcilla y las piedras, llevó algunas al Servicio Geológico Nacional y, al aplicarles estudios sobre su composición, dureza e impacto por refracción de luz —para modificar el color o el relieve de la pieza—, arrojaron resultados similares a los de las rocas «de verdad», ya que el material con el que se hacen proviene también de la naturaleza.

Este es también un intento de acercar o fusionar dos mundos que a veces se han mostrado como contrarios: «Nadie duda del museo de ciencia ni de un paper, pero se acercan al arte como si fuera muy subjetivo. Muchos olvidan que la ciencia también es subjetiva y que las construcciones científicas son modelos que se caen o cambian porque son simples maneras de organizar el mundo para entenderlo. La rigurosidad de la ciencia puede estar en el arte y la creatividad del arte está siempre en la ciencia», aseguró Bonilla Maldonado.

Fotografía: Alejandra Uribe Fernández. 

Z7_89C21A40L06460A6P4572G3385
Z7_89C21A40L06460A6P4572G3387
Z7_89C21A40L06460A6P4572G33O4
Z7_89C21A40L06460A6P4572G33O6
Lo más popular
Z7_89C21A40L06460A6P4572G3340
 
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57 + 604] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57 + 604] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2020