Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

Esp
martes, 18 de enero 2022
18/01/2022
Síguenos

Periódico Alma Máter

UdeA Noticias
Academia Sociedad

Genética para el duelo, el derecho por ser familia

29/11/2021
Por: Yenifer Aristizábal Grajales

El Laboratorio de Identificación Genética —IdentiGEN— de la Universidad de Antioquia, que presta servicios especializados de identificación y filiación genética en humanos, también trabaja en el reconocimiento de restos óseos o molares, conocidos como «muestras difíciles», como en el caso de víctimas del conflicto o desaparecidos.

Yeny Cecilia Posada Posada, analista experta del Laboratorio IdentiGEN. Fotos. Yenifer Aristizábal

El cuerpo de Esteban* fue encontrado en el río Porce tres días después de haber desaparecido de su casa de El Carmen de Viboral, en el Oriente antioqueño. Estaba en un estado avanzado de descomposición, el Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses lo identificó por su carta dental.  Su madre lo vio, pero no lo reconoció: «Ese no es mi hijo. Yo pedí la prueba de ADN. Si no la hacen, no les acepto esta identificación», dijo doña Gloria*, inconforme con la identificación de la Fiscalía, que no accedió a su petición: «Lo sentimos, ya lo identificamos», entonces ella buscó a IdentiGEN por su cuenta.

Este laboratorio, ubicado en la ciudadela de la Universidad de Antioquia, lleva más de 40 años en labores de genética humana, especialmente en la resolución de casos de parentesco a partir de pruebas de maternidad y paternidad. En ese periodo de tiempo ha resuelto alrededor de 19 000 casos. 

A su vez realizan análisis para la confirmación de identidad a partir de restos óseos —ver recuadro—, también conocidas como «muestras difíciles», debido a su complejidad. En este campo se han hecho alrededor de 100 pruebas, conservadas desde 2003 a -20 grados centígrados. 

«En Colombia hay muy pocos laboratorios que realicen pruebas de estas porque la inversión es muy importante, no solo por los equipos sino por la experticia y porque se requiere una infraestructura con condiciones ambientales distintas a las de las otras muestras», explicó Adriana Ibarra Rodríguez, doctora en Biología y coordinadora de IdentiGEN.

El trabajo científico de este laboratorio permite no solo la confirmación de un apellido, sino también sellar un lapso de incertidumbre, como en el caso de doña Gloria; saber que se llora, o no, sobre los restos de un hijo.

Para tomar las pruebas óseas del cuerpo de Esteban, la analista y bacterióloga Yeny Cecilia Posada Posada fue hasta el cementerio de El Carmen de Viboral. Allí tomó la muestra de fémur derecho e izquierdo —siempre toma una contramuestra, porque todos los resultados negativos se confirman—, como control de calidad del proceso. Cotejó esta muestra ósea con una mancha de sangre de doña Gloria y, efectivamente, eran madre e hijo: «¿Sí es el hijo mío?», le preguntó. «Sí, señora», le dijo Yeny personalmente.

El proceso 

Los días de Yeny Cecilia no pasan únicamente entre la cabina extractora, donde limpia y corta los fragmentos óseos, la centrifugadora y el amplificador de ADN; también transcurren entre carreteras y camposantos —no tiene idea de cuántos ha visitado—. Por experiencia, y por lo que aprendió de su profesión, sabe que para hacer un procedimiento se necesita la presencia de un juez, quien autoriza mover cada metro cúbico. Como el procedimiento se hace en presencia de familiares o interesados, se pueden presentar situaciones tensas, por lo que a veces se requiere apoyo policial. 

Durante las exhumaciones, se pone su traje de protección, corta los fragmentos que necesita para realizar las pruebas y hace fotografías. Luego, regresa con las muestras en custodia al laboratorio en Medellín. La responsabilidad de llevarlas consigo le pesa, porque debe responder por todo lo que les suceda. 

Ella estudió investigación criminal en la Escuela de Investigación Criminal de la Policía Nacional y trabaja como analista forense de IdentiGEN desde hace 19 años. Es por eso que conoce a la perfección el material que contiene la información hereditaria en los humanos —ADN— y sabe cómo se fractura o degrada. 

La degradación o conservación del cuerpo también depende de las condiciones medioambientales: «La descomposición de los compuestos vegetales generan unos ácidos que pueden penetrar la estructura ósea y generar una “barrera” que no permite acceder al ADN, porque se adhieren a la molécula y los métodos actuales no alcanzan a penetrarla», explicó.

De hecho, ha encontrado casos en los que no es posible obtener un perfil genético porque el cuerpo recibió gran cantidad de formol durante los arreglos funerarios y esto degradó su ADN. «Nos ha pasado con soldados y policías que fallecieron en un lugar muy diferente a su origen familiar. Mientras llevan los cuerpos y llegan sus seres queridos pueden pasar entre 8 y 15 días. Hemos tenido casos de huesos de uno o dos años de haber sido enterrados en los que definitivamente no obtuvimos resultados», indicó Posada Posada. 

Sin embargo, estos casos representan un porcentaje mínimo. La tecnología para acceder al ADN, amplificarlo y obtener el perfil genético ha avanzado mucho durante los últimos años y más del 95 % de las muestras se procesan sin mayor dificultad. 

Tipos de pruebas

El análisis que Yeny Cecilia y otros investigadores que acceden a esta área del laboratorio sirve, en el marco de la justicia civil, para que alguien reclame una herencia, una pensión o un subsidio. También para proporcionar tranquilidad a familias que necesitan confirmar la identidad de un ser querido y acceder al nivel más complejo de las «identificaciones fehacientes». 

En Colombia, el Código de Procedimiento Penal establece tres tipos de identificación fehaciente, es decir, sin lugar a duda. Estas van desde la más sencilla hasta la más compleja y desde la más económica hasta la más costosa. Las huellas dactilares son las primeras, aunque sin un cuerpo para cotejarlas, o si este está en un avanzado estado de descomposición, es imposible de realizar. 

La segunda es la carta dental, es decir, la historia clínica dental del individuo. Sin embargo, si en vida no consultó al odontólogo o este no subió la historia a los sistemas de información tampoco se puede identificar a la persona.

La tercera es a través del ADN y es la más costosa —todo el proceso científico y jurídico puede costar alrededor de cinco millones de pesos—. Se puede hacer de forma directa —un perfil genético ya hecho, un objeto como el cepillo de dientes, un peine o una muela— o de forma indirecta, la más usada, a través de familiares de la persona fallecida o desaparecida.

«Aunque las tres son igualmente válidas ante la justicia, hemos tenido casos —como el de doña Gloria— de personas inconformes con los resultados entregados por Medicina Legal, porque guardan una mínima esperanza de que su familiar esté vivo o dudan del proceso de entrega del cuerpo y nos buscan a nosotros», concluyó la analista Posada Posada.

Análisis de restos óseos

El laboratorio estuvo acreditado entre 2006 y 2016 para hacer pruebas de restos óseos; entre 2017 y 2019 se hicieron intervenciones significativas en su espacio para volver a ofrecer el servicio y ampliarlo al análisis de ADN en pulpa dental a través de los molares. Por ahora están a la espera del certificado del Organismo Nacional de Acreditación de Colombia —Onac—, con lo que a partir del primer trimestre de 2022 podrían ofrecer abiertamente estas labores. De ser así, sería el único laboratorio en el occidente colombiano —entre Nariño y Córdoba— que tendría esta acreditación. 

*Nombres cambiados por solicitud de la fuente.

Lo más popular
 
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57 + 604] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57 + 604] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2020