Z7_89C21A40L06460A6P4572G3304

Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

Esp
domingo, 26 de junio 2022
26/06/2022
Síguenos
Z7_89C21A40L06460A6P4572G3305

Gente UdeA

Z7_89C21A40L06460A6P4572G3307
UdeA Noticias
Z7_89C21A40L06460A6P4572G3386
Academia Gente UdeA

«La escuela lo es todo»: investigadora UdeA y Antioqueña de Oro

27/05/2022
Por: Johansson Cruz Lopera - Periodista

Andrea Herrera Cardona, una nariñense que de niña vivió los impactos del conflicto armado en ese municipio del Oriente de Antioquia, volvió como investigadora de la UdeA a su pueblo para indagar por la salud mental en niños de las escuelas rurales. Gracias a ese trabajo, esta egresada de la Alma Máter fue reconocida este 23 de mayo como Antioqueña de Oro 2020 en la categoría Educación.  

Andrea durante la ceremonia de reconocimiento de la Antioqueña de Oro 2020 en la categoría de educación. Los reconocimientos de 2020 y 2021 se entregaron el 23 de mayo de 2022, por parte de la Gobernación de Antioquia, por la pandemia producto de la Covid-19 que no permitía la presencialidad. Foto: Gobernación de Antioquia- Cortesía.  

Ese viernes, 30 de julio de 1999, Andrea salió de su casa con destino a la iglesia del pueblo ubicada en el Parque Central. Caminaba sin prisa por las calles de Nariño, Antioquia, repasando en su mente las lecciones de catequesis, requisito para su Primera Comunión. Diez minutos después de salir de su casa, a un par de cuadras del parque, explotó un carro bomba y, de inmediato, una lluvia de balas y explosiones de cilindros bomba se tomó el paisaje por más de 36 horas.  

Andrea, con apenas siete años, quedó a la deriva. Una familia desconocida, desesperada por ayudarla, la invitó a entrar a su casa para protegerla del terror que se había instalado sobre el pueblo. Dos días después se reencontró con sus padres, gracias al voz a voz de los vecinos que, de casa en casa, iban informando el paradero de los niños desaparecidos.  

Sin nada de lo que habían construido hasta ese momento, los padres de Andrea, dedicados al comercio, tomaron sus tres hijos y huyeron de un sitio que, hasta entonces, había sido su hogar. Dejaron atrás las calles destruidas, manchadas de sangre y cobijadas por el adiós de más de nueve mil desplazados.  

«Cuando regresé, Nariño era otro pueblo diferente del que nos fuimos. Eran otras personas. Cuando yo me fui huyendo de la violencia tenía 15 000 habitantes y en tres días se desplazó la mitad de la población. Al regresar, obviamente todo el mundo era extraño, migraron muchas personas del campo a la ciudad», expresó Andrea Herrera Cardona, 20 años después de haberse ido de Nariño. 

Me fui de éste, el lugar donde nací,
huyendo de una guerra que me dijeron «cuando seas grande la vas a entender»,
a lo mejor aún no estoy lo suficientemente grande, porque sigo sin entenderla.
Migramos después de los 3 días más aterradores, con mucho miedo,
pero con la esperanza de un futuro mejor.
Soy hija de estas montañas, mi apellido donde quiera que voy es: "de Nariño - Antioquia"
y llevo tatuada en mí la resistencia y resiliencia de este pueblo.

Andrea Herrera

El pasado 23 de mayo de 2022 la Gobernación de Antioquia le entregó el galardón honorifico como mujer Antioqueña de Oro 2020 en la categoría Educación, gracias al proyecto Significados y prácticas sobre salud mental en escuelas rurales de Nariño, Antioquia, desarrollado en las veredas Media Cuesta y Quiebra de San Juan, esta última, a dos horas a pie del casco urbano.  

«Desde que ingresé a la educación pública siempre pensé qué puedo hacer por Nariño. Me debo a mi territorio», anotó esta antioqueña de oro que sabía que volver a su tierra era parte fundamental de su proyecto de vida como profesional.  

Regresar con las manos llenas  

Antes de regresar a su territorio, Andrea se graduó como tecnóloga en Regencia de Farmacia de la Universidad de Antioquia y, posteriormente, del pregrado de Administración en Salud, ofrecido por la Facultad Nacional de Salud Pública —FNSP—. En los pasillos de esta escuela comenzó a gestionar el proyecto que la llevaría de nuevo a las calles y montañas de su pueblo.  

«Yo me presenté a la Universidad de Antioquia como primera opción a Periodismo, porque me interesaba el tema del conflicto, de la violencia, contar eso. Pero, además, mis papás toda la vida han tenido farmacias, yo crecí en medio de cajas de medicamentos, entonces puse como segunda opción Regencia de Farmacia —no era lo que soñaba, pero había una tradición familiar— y pasé a esa segunda opción. Fui feliz», dijo.

En la vereda Media Cuesta del municipio de Nariño, Antioquia, durante el Festival por la Salud Mental que desarrolló Andrea en compañía del Semillero de Investigación en Salud Mental de la FNSP. Foto: Andrea Herrera - Cortesía

Siendo estudiante del pregrado en Administración en Salud, esta nariñense comenzó a participar en los grupos y semilleros de investigación. Era la primera en anotarse para participar en las salidas de campo y todo lo que tuviera que ver con trabajo social y trabajo con la comunidad. Su entusiasmo y disposición la llevaron al Semillero de Investigación en Salud Mental de la FNSP. 

«Obviamente todos los temas de violencia me llaman mucho la atención, porque estoy atravesada por la violencia —dijo la administradora en salud—. Me interesa saber eso cómo se relaciona con la salud mental y cómo promover esa conversación, especialmente en los municipios afectados».  

Andrea comenzó a construir la propuesta de su proyecto en el semillero de investigación y en el transcurso de esa construcción, la Vicerrectoría de Investigación de la UdeA abrió la convocatoria: Proyectos Ideación, que apoyaba con recursos económicos las ideas de investigación ejecutadas desde los semilleros. Eso coincidió, además, con el requisito del trabajo de grado para el pregrado en Administración en Salud. «Encontré que podía articular ese trabajo de grado con mi trabajo en el semillero. Presenté entonces esa propuesta de investigación y me la gané», afirmó.  

Durante 2019 y parte del 2020, Andrea realizó el trabajo de campo de su proyecto y encontró valiosas conclusiones, que giraban en torno a la pregunta: ¿Cómo se cuida la salud mental de estos niños en las escuelas rurales? Y la respuesta fue contundente: desde la cotidianidad, desde la posibilidad de jugar con los amigos, de tener la oportunidad de estar en la escuela, de tener materiales para jugar. «Si yo no voy a la escuela no tengo un balón, no hay una cancha. La escuela lo es todo. Hay un tema de solidaridad y compañerismo muy fuerte porque hay un solo salón y ahí se dictan todos los grados al mismo tiempo», afirmó la investigadora.  

Para cerrar el proyecto se realizó un Festival por la salud mental que incluía una comida comunitaria entre las escuelas, un kit para el cuidado de la salud mental —pinturas, colores, un libro para colorear, un espejo, un mapa de los sueños, una alcancía para ahorrar, etc.— y un diploma que los certificada como cuidadores y promotores de la salud mental, tanto a niños como a los padres, como una estrategia de vinculación y apoyo.  

«Les dimos una dotación a las escuelas para fortalecer el tema de juegos y lúdica: balones, pinturas, libros, entre otras cosas», recordó Andrea, reconociendo que esto fue posible gracias al apoyo de algunas empresas y personas que se vincularon, como los recursos económicos que se ganó con el proyecto, por ejemplo, el Premio a la Investigación Estudiantil Universidad de Antioquia en 2020.  

«La idea es mostrarles a esos niños y niñas que es posible estar en la Universidad. Yo un día fui esa niña del pueblo que soñaba con ser profesional», concluyó Andrea.  

 

Z7_89C21A40L06460A6P4572G3385
Z7_89C21A40L06460A6P4572G3387
Z7_89C21A40L06460A6P4572G33O4
Z7_89C21A40L06460A6P4572G33O6
Lo más popular
Z7_89C21A40L06460A6P4572G3340
 
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57 + 604] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57 + 604] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2020