Z7_89C21A40L06460A6P4572G3304

Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Letra:

Contraste:

Clic aquí para ir a la página gov.co
jueves, 29 de febrero 2024
29/02/2024
Síguenos
Z7_89C21A40L06460A6P4572G3305

Periódico Alma Máter

Z7_89C21A40L06460A6P4572G3307
UdeA Noticias
Z7_89C21A40L06460A6P4572G3386
Academia Sociedad Gente UdeA

Un recorrido por los documentos del Archivo Histórico de la UdeA

Lo más popular
09/06/2023
Por: Johansson Cruz Lopera - Periodista

En 1994 se creó el Archivo Histórico de la Universidad de Antioquia, el primero de una universidad pública en el país. Su misión es la de proteger miles de documentos que conservan la memoria histórica de la UdeA que se encuentra depositada en cartas, telegramas, notas, calificaciones y libros de matrículas, entre otros, de más de 200 años de historia

Sobre el crepúsculo del viernes 8 de junio de 1973, una gruesa nube de humo comenzó a dibujarse en el cielo de la Ciudad Universitaria, en Medellín. Un incendio devoró los ladrillos, puertas y ventanas del bloque administrativo.  Ese día, 50 años atrás, miles de documentos antiguos que estaban allí guardados, testigos de más de un siglo y medio de historia, se perdieron entre el fuego. Ese hecho obligó a pensar en cómo proteger y preservar de forma segura los libros de matrículas, cartas, telegramas, notas, calificaciones y demás papeles que no se perdieron en, lo que se podría llamar, su propia tragedia de Alejandría, tal como sucedió en el incendio de esta biblioteca.   

En principio, el recién creado Archivo Central de la Alma Máter asumió la tarea. 20 años después, en 1994, se inauguró el Archivo Histórico de la Universidad de Antioquia con el objetivo de «conservar el patrimonio documental de la institución con varios propósitos: la investigación, la cultura y la difusión y, especialmente, el sentido de pertenencia. Hay en ello un acuerdo institucional que este 2023, cuando la Universidad cumple 220 años de historia, cobra vigencia: custodiar nuestra memoria, lo cual siempre inspirará nuestra visión de futuro», afirmó John Fernando Mesa, coordinador del Archivo.   

El de la UdeA es el primer archivo histórico de una universidad pública en el país y es un referente para proyectos similares. «Almacena las historias académicas desde antes del año 2000, un servicio para la comunidad universitaria y muchas otras personas que buscan en él huellas de algún familiar, una foto, una firma o unas calificaciones», explicó Mesa.  

Parte de la memoria de la Alma Máter reposa en este archivo —ubicado en el bloque 3 de la Ciudad Universitaria— y está alojada en miles de documentos que han sido conservados de manera cuidadosa en el tiempo y que dan cuenta de momentos claves, no solo de la Universidad, sino también del país, pues recoge escritos que van desde la Gran Colombia —1819—, la Nueva Granada —1832—, la Confederación Granadina —1862—, los Estados Unidos de Colombia —1863— y la República de Colombia —1886—.   

¡Estos son algunos!  

1823:

En 1823 en la Provincia de Antioquia de la Gran Colombia, el señor Juan Nicolás de Hoyos solicitó una beca para su sobrino Bernabé, hijo de José María de Hoyos, «vecino de Antioquia» —como dice la carta firmada el 23 de agosto—, para estudiar en el Colegio de la Provincia.  

La solicitud, dirigida al entonces rector, el presbítero José María Uribe Mondragón —rector entre 1822 y 1824, período en el que el colegio dejó de pertenecer a la comunidad religiosa de los Franciscanos para pasar a ser parte del gobierno nacional—, asegura que Bernabé se «practicó la información de legitimidad y limpieza de sangre que requieren» para aspirar a la beca y que está sustentada en la partida de bautismo.  La carta está firmada en un papel que costó dos reales de la época con un sello válido para los años 1822 y 1823.  

1871: 

Desde su fundación, la Alma Máter tuvo varios nombres: San Francisco de la Villa de la Candelaria —1803—, Colegio de Antioquia —1822—, Colegio Académico —1832—, Colegio Provincial de Medellín —1853— y Colegio del Estado —1860—. En 1871, durante la gobernación de Pedro Justo Berrío, tomó el nombre de Universidad de Antioquia, tal como se conoce hoy.  

Estas dos cartas, dirigidas al entonces rector Román de Hoyos, firmadas por el secretario de Gobierno del Estado Soberano de Antioquia de los Estados Unidos de Colombia, Abraham García Rojas —quien posteriormente, en 1892, fue elegido gobernador— dan cuenta de ese cambio de nombre y las nuevas funciones como entidad de educación superior.  

En la primera, con fecha del 23 de octubre de 1871, presenta un certificado para excusar al joven estudiante Rugerio Gutiérrez, alumno del Colegio, por no unirse en el tiempo que debía a las clases. La segunda carta —y uno de los primeros documentos recibidos como Universidad de Antioquia—, firmada el 2 de diciembre del mismo año, va dirigida al rector explicando una orden del secretario de Instrucción Pública del Estado para incorporar a cuatro jóvenes en las conferencias de la UdeA.  

1896: 

El 6 de agosto de 1896 el gobernador del Departamento de Antioquia de la República de Colombia, Bonifacio Vélez, nombró al rector de la Universidad, Eduardo Zuleta Gaviria — que implementó importantes cambios en la infraestructura, especialmente en los laboratorios de medicina, y en la planta docente— como «miembro de la junta directiva del Hospital de Caridad de la ciudad de Medellín», mediante el decreto 532 bajo la ordenanza 7 de 1896.  

1919: 

En el archivo también reposan documentos como este vale, fechado del 10 de abril de 1919. El entonces gobernador de Antioquia, Pedro Nel Ospina —hijo del expresidente Mariano Ospina Rodríguez y designado como mandatario departamental por Marco Fidel Suárez, presidente de Colombia para la época—, firmó este papel que representaba un valor de 500 pesos oro para pagar el sueldo «de algunos empleados y profesores del instituto», dinero aportado por el Tesoro del departamento.  

1960: 

Héctor Abad Gómez, médico y activista por los derechos humanos, no solo marcó la historia de la Universidad de Antioquia durante el siglo XX, sino también del departamento y del país. Su obra más importante es, quizás, la creación de la Facultad Nacional de Salud Pública de la UdeA. Pero no solo era un destacado salubrista, también era reconocida su faceta como docente. 

En esta carta, firmada el 18 de agosto de 1960 —y conservada en el Archivo Histórico de la UdeA—, siendo jefe de la cátedra de Medicina Preventiva de la Facultad de Medicina, le escribe al obispo de la Diócesis de Jericó, Antioquia, monseñor Augusto Trujillo Arango, solicitando colaboración para un grupo de estudiantes del Curso de Promotores de Salud, quienes «van a estar durante un mes en varias veredas de su Diócesis, conociendo las gentes y tratando con ellas, como su primera Práctica de campo...».  Cuatro años más tarde, en 1964, se funda la Facultad Nacional de Salud Pública que lleva su nombre. 

Z7_89C21A40L06460A6P4572G3385
Z7_89C21A40L06460A6P4572G3387
Correo del contacto
Correo del contacto
[57 + 604] 219 5026
Z7_89C21A40L06460A6P4572G33O4
Z7_89C21A40L06460A6P4572G33O6
Lo más popular
Z7_89C21A40L06460A6P4572G3340
 
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2033 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57 + 604] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57 + 604] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2020