Z7_89C21A40L06460A6P4572G3304

Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

viernes, 7 de octubre 2022
07/10/2022
Síguenos
Z7_89C21A40L06460A6P4572G3305

Periódico Alma Máter

Z7_89C21A40L06460A6P4572G3307
UdeA Noticias
Z7_89C21A40L06460A6P4572G3386
Academia Sociedad

La izquierda se reconfigura en América Latina

05/08/2022
Por: Carlos Olimpo Restrepo S. - Periodista

Con el triunfo de Gustavo Petro en las elecciones presidenciales, Colombia se suma a los países del continente que son gobernados por la izquierda, un fenómeno creciente desde comienzos de este siglo en el continente. Analizamos hacia dónde se puede alinear este nuevo actor dentro de su corriente política. 

Foto: Página oficial de Facebook de Gustavo Petro

En menos de un año, la izquierda ha vuelto a poner en el mapa de América Latina a cuatro Gobiernos: Perú, Honduras, Chile y Colombia, que se suman a otros seis que vienen de años o décadas anteriores: México, Argentina, Bolivia, Nicaragua, Venezuela y Cuba, y a los cuales se puede unir Brasil, este segundo semestre, si las proyecciones de las encuestas se hacen realidad. 

Esto no significa, sin embargo, que todos estos países sean gobernados de la misma manera, pues cada uno de sus mandatarios plantea y ejecuta programas que se adecúan a lo que consideran prioridades para sus poblaciones y, en algunos casos, trazan límites a sus relaciones con otras naciones e, incluso, se distancian de sus jefes de Estado. 

Para Gustavo Soto, docente de Geopolítica y Relaciones Internacionales de la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad de Antioquia, «hay una reconfiguración fuerte hacia la izquierda en América Latina y si Lula —Luiz Inácio Lula da Silva— llega al poder en Brasil, estaríamos hablando de que las economías más grandes de Latinoamérica estarían en manos de Gobiernos de esta ideología»

La izquierda como ideología se define, de una manera sencilla, como un sector revolucionario, en contraposición a la derecha, que se identifica con el conservatismo político y el liberalismo económico. Esta definición simplista surgió durante la Revolución Francesa, en 1789. 

David Santos, doctor en Ciencias Sociales y analista para varios medios de comunicación, destacó que «lo que estamos viviendo ahora tiene su contexto específico y sus particularidades. Las nuevas propuestas progresistas están vinculadas a cierto aprendizaje de lo que ocurrió con personajes como Hugo Chávez, en Venezuela; Rafael Correa, en Ecuador; o Evo Morales, en Bolivia; e incluso con los Kirchner, en Argentina»

En ese sentido, Marcelo Cavarozzi, doctor en Ciencias Políticos y profesor invitado del Instituto de Estudios Políticos de la UdeA, agregó que «la diferencia es que en el ciclo que empieza en 1999 con Chávez la bandera era la lucha contra el neoliberalismo y de esta manera se explica que las diferentes variantes, siendo la de Venezuela la más extrema, adoptaran políticas proteccionistas, nacionalistas y anti estadounidense». 

Pero hoy nos encontramos con otro panorama. «Gabriel Boric, presidente de Chile, o Gustavo Petro, mandatario electo de Colombia, representan una izquierda que tiene que tender a ser mucho más moderada, por su contexto internacional, con una economía mucho más problemática que la de comienzo del siglo xxi, con una pospandemia y contextos nacionales conflictivos que afrontar. Ellos mismos son resultado de esos conflictos y, en ese sentido, se parecen mucho, aunque tengan un recorrido distinto», aseguró Santos. 

Cavarozzi, por su parte, indicó que «una distancia muy importante ha sido marcada en los discursos inaugurales o después de su victoria. En el caso de Petro, habló de la modernización de la economía, eso es una muestra de una variante de izquierda responsable. El otro caso es el de Boric, en Chile, lo cual muestra que el mundo capitalista predominante pasa por una situación de alta desorganización, de mucha inestabilidad, acrecentada por la pandemia y ahora por la invasión de Rusia a Ucrania». 

Agregó que, «en cierto sentido, los países periféricos deben tratar de ubicarse dentro de variantes de ese capitalismo, en el cual los problemas clásicos —desigualdad económica, inestabilidad, tendencia a enfrentarse a crisis repetitivas— se han agravado en las últimas décadas, ese debe ser el objetivo prioritario y orientarse hacia ellos». 

Distancias necesarias 

Los recién llegados a este nuevo grupo de mandatarios de izquierda en América Latina tienen retos internos muy fuertes, a los que deben dar prioridad por encima de la unidad o de las alianzas regionales, un ideal que marcó las políticas de los gobernantes de comienzos de este siglo. 

Según Gustavo Soto, si se mira con referencia a las izquierdas que ya han estado en el poder, la administración de Petro se puede proyectar a algo parecido a lo hecho por Lula y su sucesora, Dilma Rousseff, quienes privilegiaron la industrialización y mantuvieron sólido el sector extractivo, aunque con mayor responsabilidad ambiental y social que en Gobiernos anteriores. 

11 países de América Latina son gobernados en la actualidad por presidentes de izquierda, cada uno con diferentes visiones de la administración pública. 

«Petro seguramente va a buscar una izquierda más pragmática, obvio que va a llevar a cabo cambios en el país, pero él sabe que hay cosas que no las puede hacer y va a enviar señales de confianza y de tranquilidad a los mercados, no va a espantar la inversión, no va a cometer los mismos errores que se cometieron en Venezuela, por eso lo pondría en una izquierda pragmática, con inflación baja, bienestar social y crecimiento económico, como es el caso de Bolivia», anotó el investigador. 

Al respecto, Marcelo Cavarozzi complementó que «el hecho de que Petro haya anunciado a José Antonio Ocampo como ministro de Hacienda, un economista serio, respetado; el hecho de que haya invitado a otros partidos por fuera del suyo a integrarse a su gabinete, está indicando que la búsqueda de estabilidad, en el contexto de cambios, es un objetivo prioritario, muy diferente a los casos en los cuales se ha adoptado una variante totalitaria, como Venezuela y Nicaragua». 

Y David Santos aseguró que «el éxito de estas izquierdas recién llegadas al poder dependerá de desmarcarse de procesos caóticos y con muchos cuestionamientos; Boric ha sido muy crítico de Nicaragua y Venezuela, en el tiempo reciente Petro ha sido muy crítico de Maduro, algo que a personajes como Andrés Manuel López, en México, y Alberto Fernández, en Argentina, les cuesta mucho, porque hay un vínculo de años o de más de una década con esos regímenes». 

La indiferencia de Estados Unidos 

Desde el resurgimiento fuerte de la izquierda en América Latina, a comienzos del actual siglo, las relaciones con Estados Unidos se han tensionado bastante, en especial con los Gobiernos de Venezuela y Nicaragua, que, si bien llegaron al poder mediante elecciones libres, gradualmente han dado giros hacia regímenes autoritarios. Y desde Washington se ha pasado de la confrontación a una actitud de casi indiferencia, no solo con los Gobiernos de izquierda, sino en general con todos los países. 

«América Latina ha tenido muy poca importancia para el Gobierno de Joe Biden. Después de los cuatro años de Trump, muy enfocados en una política agresiva contra el régimen de Venezuela, en este año y medio de Biden el asunto no ha pasado del tema fronterizo y migratorio con México y Centroamérica, pero de resto, no se da una gran importancia a los asuntos latinoamericanos», afirmó Santos. 

Cavarozzi, por su parte, agregó que «Biden no ha hecho más que profundizar algo que venía desde George Bush hijo y las administraciones siguientes, que es el creciente desinterés de Estados Unidos por América Latina, más allá de los dos temas que siempre le han preocupado: los negocios directos de sus empresas en la región y la creciente migración». 

Y desde el punto de vista geopolítico, América Latina no tiene peso para los estadounidenses. «Dentro del orden de sus prioridades, sobre todo para los demócratas, los americanos son muy cercanos a lo que se denomina euroasianistas, es decir, para ellos el tablero de ajedrez de la política mundial está entre Europa y Asia», aseguró Soto. 

Z7_89C21A40L06460A6P4572G3385
Z7_89C21A40L06460A6P4572G3387
Z7_89C21A40L06460A6P4572G33O4
Z7_89C21A40L06460A6P4572G33O6
Lo más popular
Z7_89C21A40L06460A6P4572G3340
 
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57 + 604] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57 + 604] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2020